La reelección

123

Señor director: ¡Ahora sí llegamos donde íbamos! Los opositores a la reelección del presidente Danilo Medina acaban de pedir al gobierno de Estados Unidos su intervención para que los legisladores y simpatizantes del licenciado Medina no sometan el proyecto para modificar la Constitución, y pueda presentarse de nuevo el próximo año como candidato presidencial.

De manera que los opositores de Danilo, tanto dentro del partido, como a lo externo del mismo, prefieren que la soberanía sea violada y ultrajada a cambio de que Danilo no pueda presentarse como candidato y reelegirse. A ellos le importa un bledo el país y su soberanía, y mucho menos lo que opina el pueblo, el cual ha manifestado directamente y a través de la mayoría de las encuestas, que quiere que Danilo siga.

Esto nos recuerda el 28 de abril de 1965, cuando un grupo de oligarcas y ultraderechistas prefirieron la intervención norteamericana, y no el triunfo del pueblo que pedía el retorno al poder del insigne patriota profesor Juan Bosch.

Cuando leímos la primera plana del prestigioso vespertino El Nacional del domingo 12 de mayo, nos llenamos de estupor y de vergüenza, o sea, que la oposición prefiere una intervención norteamericana, con tal de que Danilo no pueda reelegirse.

Lo que pasa es que Danilo encabeza el gobierno más eficiente, humano y progresista en la historia de nuestro país, y por ello el pueblo quiere que siga. Pero los opositores prefieren la intervención norteamericana, a cambio de que Danilo no se reelija.

La oposición está provocando al pueblo, y pronto veremos la formación de comandos reeleccionistas en la mayoría de los hogares del pueblo. ¡Contra el pueblo no podrán! ¡Adelante Lic. Danilo Medina, ni un paso atrás!
Pedro Pablo gonzález María
Periodista

Las palabras de la ciencia

Señor director: De los archivos de casos de noticias estúpidas pero verdaderas, el vuelo 163 del Aeropuerto Reagan a Los Ángeles se retrasó para una descarga, no de un pasajero borracho sino de una pila de papel, específicamente 635 kg de documentos gubernamentales o un poco más de 141,000 páginas.

Hay demasiados componentes tontos en esta historia para que todos los examinen. ¿Por qué no mantener los originales en casa y usar un USB de 10 g o incluso enviar una copia de seguridad por USB también por correo?

¿Por qué se imprimió tanto de todos modos?

¿Alguno de los documentos gubernamentales ‘secretos’ o simplemente las cosas habituales que nadie lee?

Como hay solo unas 1000 páginas en ‘Guerra y paz’ de Tolstoy, ¿esto es ‘muchas guerras y no paz’?

¿Fueron las numerosas cartas enviadas al presidente Trump agradeciéndole por hacer “realmente genial”?

Probablemente la mejor solución, aparte de la contaminación, podría haber sido volarla sobre el océano y luego descargarla.
Dennis Fitzgerald
Ciudadano

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEEUU quita aranceles a México y a Canadá
Noticia siguiente¡Parte del plan!