Ruido para sordos

    El panorama político dominicano se parece cada día más a una torre de babel. Cada resolución que se adopta o sentencia que se emite en torno a la vida política parece actuar como un ingrediente más de enredadera del panorama. Las decisiones echan hacia atrás distancias que los partidos creían recorridas, pero que al tenor de las interpretaciones jurídicas, el recorrido se había hecho por una senda no habilitada. El resultado, carrera nula, a comenzar de cero, pero con poco tiempo para organizar y hacer la carrera sobre la pista correcta. Las luchas internas entre los partidos, las declaradas y las que hay debajo de la línea, son la materia prima que produce el actual “diálogo de sordos” con exceso de ruido.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorSixers extienden la serie a un séptimo partido
    Noticia siguiente“La atención primaria fortalece el sistema de salud”