“Yo Me Quedo” para vivir la Semana Santa en comunidad

Las actividades de la iniciativa católica “Yo Me Quedo” comienzan el Jueves Santo y terminan el Domingo de Resurrección.
En un esfuerzo por mantener la unidad y seguridad de la familia en el feriado de Semana Santa, la Iglesia Católica desarrolla en todas las parroquias del país la iniciativa “Yo Me Quedo”

Al decir “Yo Me Quedo” se llama a la sociedad, y sobre todo a los jóvenes, a no sumarse a la fanfarria pagana. Además, los cristianos acompañan a Jesús en su Pasión, Muerte y Resurrección, mediante la celebración de la Pascua, así como Él acompaña a cada ser humano cada día de su vida.

En ese sentido, esta iniciativa católica invita a toda la Iglesia y a la familia a corresponder el amor y la obediencia mostrados por Jesús en la Cruz.

“Yo Me Quedo” se fundamenta en la Pascua, que es la celebración de toda la vida cristiana, es decir, un continuo paso de la muerte a la vida, de la esclavitud del pecado a la libertad de la vida de gracia. Y es que para el cristiano la Pascua es la fiesta de la gran liberación, que es un regalo de Dios, una exigencia de un gran esfuerzo en la vida, es el constante grito de ¡Cristo Vive!

Al fundamentarse en la Pascua, “Yo Me Quedo” tiene como eje central el Triduo Pascual (Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado Santo), en el cual se celebra la Pascua de Cristo, cuyo significado es celebrar nuestra Pascua por los cambios que provoca en nosotros y porque en Él encontramos nuestra ansiada liberación.

Las parroquias lo celebran como encuentros comunitarios de fe, íntimos y alegres, en los que se fomenta la comunicación fraterna entre los feligreses, mientras participan en los compromisos apostólicos comunes, y se alimenta la búsqueda de iniciativas diversas para un servicio más rico a Cristo y la Iglesia.

El padre Milcíades Florentino, párroco de Cristo Salvador, dijo que este año la parroquia tiene una programación en la que se combina la presencia en el templo y el calor en el seno de la familia.

Y es que el objetivo es permitir que cada integrante de la familia pueda disfrutar de la Pascua en todo su esplendor, con actividades acordes a su realidad de vida”, apunta el sacerdote, que también dirige la Pastoral de la Familia de la Iglesia.

Al anunciar el programa, señaló que “Yo Me Quedo” tiene una visión preciosa, de aprendizaje, donde cada uno va adquiriendo el mundo espiritual.

Explicó que la mejor manera de irradiar la alegría es invitar a las personas que no conocen a Dios para que se encuentren con el tesoro que muchos se han encontrado en Yo Me Quedo”.

“A las personas que no han tenido esta experiencia hay que enseñarles que todos somos iglesia, y estamos llamados a ser sal y luz, a irradiar a los otros”, apuntó.

Actividades de “Yo me quedo”

La Pascua Familiar es un programa desarrollado para toda la comunidad parroquial, el cual tiene por objetivo proveer un entorno propicio para vivir el Triduo Pascual de una manera intensa, mientras acompañamos a Jesús en su Pasión, Muerte y Resurrección.

En ese sentido, las familias, en especial los jóvenes de todas las edades, comparten momentos de adoración, formación y acción apostólica, todos debidamente concebidos entorno a las actividades litúrgicas, como centro principal de la celebración.

El jueves, la iglesia celebra su Misa Crismal para renovar los votos de los sacerdotes, pues como ya se había dicho, en este día se recuerda cuando el Señor estableció el sacerdocio. Y también se celebra la institución de la Eucaristía.

El viernes, se realizan viacrucis o procesiones en silencio. A nivel mundial no se ofician Eucaristías, sino que se celebra la palabra. En los templos se retiran las imágenes y las cruces en un ambiente de silencioso.

Para el sábado en la noche se celebra la vigilia pascual con carácter solemne, con la cual se da por finalizado el Triduo Pascual. Aunque no es obligatorio en varias parroquias se desarrolla durante toda la madrugada.

Durante la vigilia se entonan alrededor de 10 salmos. También se realizan bautismos.

Semana Santa: tiempo de reflexión

La Semana Santa debe ser un tiempo para que aprovechemos esta ocasión para darle un verdadero sentido santo, dedicar parte de nuestro tiempo de ocio o libre para pensar, meditar y reflexionar sobre ese tiempo, especialmente dedicarnos a buscar una relación con Dios, en este periodo dedicado a recordar los últimos días de Jesucristo.

En esta semana tenemos menos tiempo de trabajo y de estudios, lo que nos permite un precioso tiempo para elevar nuestro conocimiento y relación con las cosas humanas. Es apropiado para realizar actividades familiares y sociales que nos acerquen a lo espiritual.

La Semana Santa es la conmemoración anual cristiana de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret o lo que es igual conmemorar sus últimos días, es un período de intensa actividad litúrgica dentro de las diversas confesiones cristianas.

Las personas debemos tomar conciencia de que este tiempo no es para diversión, ni playas; es tiempo de conocer y practicar el cristianismo. Dediquemos parte de esta semana para acercarnos a los familiares, los amigos, los compañeros de trabajo; vivir una semana santa.

La sociedad actual nos presenta diversas alternativas para la vida. Las nuevas tecnologías, la ciencia y el modernismo se inclinan por el materialismo, olvidando buscar a Dios, creador del Universo, algunos convierten la Semana Santa, en una diversión…

Muchos buscan los placeres, el dinero, otros el poder político y económico, algunos tratan de borrar a Dios en la existencia, varios tratan de suplantarlo con las nuevas tecnologías, pero debemos darle el sentido humanista de estas fechas humanistas. En esta semana podemos leer algunos buenos libros, y si es posible escribir sobre algo que nos guste.

Por Rafael Alonso Rijo, José Gómez cerda y Rosmerys De León 

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorMariano es baja por lesión en el Real Madrid
Noticia siguiente“Ayudamos a todos los pacientes que tocan nuestras puertas”