Platillos de Semana Santa: ¿Quién empezó a degustar?

Los platillos que se consumen en Semana Santa, constituyen una auténtica tradición gastronómica en todo el mundo. En el caso de República Dominicana existe un amplio menú que puede variar de una provincia a otra, según la chef Esperanza Lithgow.

De acuerdo a la chef, la costumbre culinaria de Semana Santa viene acompañada  de alimentos como bacalao, langosta, camarones, calamar, pescado y todo lo que tenga que ver con mariscos, cuyos aliementos se pueden preparar a la criolla,  fritos o al vapor.

En la mesa del dominicano también hacen honor el moro de guandules, el arroz con bacalao, la ensalada de papas, el locrio de arenque, los buñuelos, los asopaos, los caldos y los víveres. “Los vegetales  también ganan terreno, ya que también son un sustituto de las carnes. En este abanico de opciones tenemos  berenjenas, tayotas, papas, las que se pueden hacer de distintas maneras: hervidas, rellenas y enpastelones”, sugiere la experta en gastronomía.

El agrio de naranja, el orégano, el ajo, la pimienta y la sal, no faltan en ninguna de nuestras preparaciones. Es por ello, que para Lithgow no importa lo que nosotros cocinemos, siempre le vamos a agregar esos ingredientes.

Postres

Semana Santa también “huele a dulces”. Lithgow indica que los postres típicos de la época son las habichuelas con dulce, el majarete, el arroz con leche, el chaca y el pan de batata.

“El postre protagonista, sin dudas, son las habichuelas con dulce. En esta época es usual que las familias dominicanas preparen el plato, en especial, el Viernes Santo. Pueden ser consumidas tanto calientes como frías, de acuerdo al gusto de cada persona”, destaca Lithgow.

 

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorReflexionemos
Noticia siguienteEl papa insta a sacerdotes a “ensuciarse” con heridas y angustias de la gente