Colombia es Caribe

Jorge Elías-Caro.

Dedicado a Jorge Elías-Caro

Caribe soy de la tierra del amor
donde las verdes palmeras

Caribe soy de la tierra del amor
donde las verdes palmeras

Busco un amor
que me quite del alma el pesar

Quiero sentir
las caricias de nueva ilusion
entregarle todo el corazón, Leo Marini

Hace justo 7 años que me inicié en el mundo del Caribe. Como investigadora había escrito varias obras sobre la historia dominicana. En ese momento ya tenía más de 15 años como columnista en el periódico HOY, en la sección cultural AREITO.
Una de las primeras tareas como directora del Centro de Estudios Caribeños de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, fue la de investigar cuál era el estado del arte sobre la materia. Me dediqué a buscar qué universidades trabajaban sobre el tema. No eran muchas. En el Caribe insular la actividad era grande. En Cuba, por ejemplo, la Universidad de La Habana tenía un gran programa académico, así como la Cátedra de estudios del Caribe Norman Girvan. Puerto Rico, a través del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, ofrecían programas académicos en estudios caribeños. Pero lo que más me impresionó y sorprendió fue que varias en universidades del Atlántico colombiano estaban haciendo esfuerzos importantes por importantizar el Caribe.

Así, la Universidad de Magdalena en Santa Marta, la Universidad del Norte en Barranquilla y la Universidad Nacional-sección Caribe, comenzaron a convocar a las universidades del Gran Caribe para discutir temas históricos y de actualidad.

La primera vez que participé en un evento fue en agosto del año 2012. El evento se realizaba en la UNINORTE de Barranquilla. Allí conocí a Antonino Vidal Ortega y a Jorge Elías-Caro. El evento fue importante para mí porque tomé el pulso del mundo caribeño en las universidades del Caribe insular y del Caribe continental.

Después de ese importante evento hace 7 años, volví en varias oportunidades al Caribe colombiano. En esas estancias no solo aprendía y discutía sobre temas históricos caribeños, sino que fortalecí los lazos de amistad con los amigos investigadores.
Juntos compartimos nuestras ilusiones, nuestros temores, nuestros problemas, nuestras proyecciones, nuestros proyectos.

Por razones labores y de salud, no participaba en ningún evento desde el año 2017. Este año, en enero, me encontré de nuevo con el amigo Jorge Elías Caro en Madrid para trabajar en un gran proyecto: Connected World, del que ya hablamos en las entregas anteriores.

Después del abrazo acostumbrado, Jorge Elías me reclamó mi distanciamiento. Le expliqué como pude todas las actividades y proyectos en los que estaba envuelta, y que por eso me había ausentado de esas lides académicas. Me regaló un libro titulado “España como escenario. Política y acción cultural de diplomáticos latinoamericanos (1880-1936)”. Jorge Elías y Pilar Cagiao fueron los compiladores de esta importantísima colección de textos. Una publicación de la Editorial UNIMAGDALENA, de la cuál el amigo historiador es su director. Sobre la obra vamos a hablar en las próximas entregas. Algunos de los artículos merecen menciones especiales.

La labor de Jorge Elías en la editorial de su universidad ha sido importantísima. Solo en el área de Humanidades e Historia han publicado más de 20 obras, de las cuales podemos citar:

1. “Historia de Santa Marta y el Magdalena Grande. Del período Nahuange al siglo XXI”, compilado por el activo amigo historiador y Joaquín Victoria de la Hoz.
2. “Simón Bolívar. Entre Escila y Caribdis” autoría del muy querido y ya desaparecido historiador cubano Jorge R. Ibarra Cuesta.
3. “Jugar con fuego. Guerra social y utopía en la independencia de América Latina” cuyo autor es el reconocido investigador Sergio Guerra Vilaboy.

Podríamos seguir citando otras obras, pero pueden conocer más a través de la página de internet de la editorial. Esa labor que realiza el amigo historiador es sumamente valiosa, en un mundo universitario donde la labor de publicación ha descendido a niveles sorprendentes y dolorosos; sin embargo, esa universidad colombiana ha impulsado ese proyecto con nuevos bríos. Ojalá que otras instituciones de educación superior la imitaran. Y lo digo yo que llevo 30 años escribiendo y luchando en nuestras universidades.

Dedico este artículo al amigo Jorge Elías porque quizás con estas palabras pueda subsanar mi ausencia de algunos años. Desde que lo conocí me sorprendió su envidiable carisma, su gran capacidad organizativa y su formación como investigador. Formado en Colombia y Cuba, donde obtuvo su maestría y doctorado. Como historiador se ha dedicado a la historia económica, especialmente la empresarial.

Su liderazgo ha trascendido las fronteras de Colombia, aunque hay que reconocerle su importante participación en la Asociación Colombiana de Estudios del Caribe (ACOLEC). Es sin duda uno de los mayores activistas en la Asociación de Historia Económica del Caribe (AHEC), de la Asociación de Historiadores de América Latina (ADHILAC).

Así es que mi querido amigo, con estos artículos dedicados a tu persona, compenso mi ausencia.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEdificaciones inauguradas en 1968
Noticia siguienteLa salud en el 1931