¡Dios habla!

Nuestro Dios no es mudo, no es una estatua ni una imaen, el Todopoderoso reina, el universo rota entre sus manos,;el multiverso gravita en su cabeza y dijo el profeta Amós: “Si el león ruge, ¿quién no temerá?, Si habla Jehová, el Señor, ¿quién no profetizará?.

Sus argumentos son conocidos por quienes le buscan, sus hijos se recuestan en su pecho; sus siervos dependen de É;, su pueblo no lo puede esconder. Él es el sol de justicia. Él mira a quien pervierte el camino de los humildes, humilla al desvalido y se enriquece del necesitado, reclama a quien puede, debe y fue llamado pero esquiva, no paga y huye. En un mismo día el simple y el sabio son juzgados, más quien no la debe no la teme.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEl olvidado hidrante
Noticia siguienteLa inversión en la niñez y adolescencia subió a 5.1% del PIB