Cuando el amor se demuestra a través de la cocina

98
Cocinar para la pareja o algún ser querido es una demostración de amor que se valora.
Para seguir con la celebración el chef Martín Omar comparte la receta de una “panna cotta”

Dicen por ahí, que el amor entra por la cocina, y todavía hay gente que lo confirma y lo aconseja. Y es que, al preparar un platillo con el corazón es inevitable no demostrarle a la pareja que se le quiere mucho.

Si ayer no tuviste la oportunidad de sorprender a tu pareja, aún tienes el año entero para hacerlo y qué mejor inicio que sea que a través de la cocina.

“Como eres de los que quiere encontrar una forma innovadora y diferente para seguir sorprendiendo a tu pareja, tengo una fórmula delicada, dulce y sencilla de hacerlo: cocinándole”, explica el chef Martín Omar, productor del programa Masterchef República Dominicana y quien ofrece experiencias gastronómicas en villas de Santo Domingo.

“Por eso te comparto mi receta de la “panna cotta”, que traducido “literalmente” es “crema de leche cocida”. Esta es una versión, de frambuesa y chocolate, sutil, ideal y fácil de hacer”, comenta.
“Cambia fresas por frambuesas de las que reposan fríamente en los congeladores de los supermercados. Pero el chocolate no lo sustituyas, escoge de ese que “levanta” el orgullo dominicano y que cada vez se hace más fácil conseguir en nuestras tiendas”, dice el chef a elCaribe.

Asimismo, Martín Omar sugiere unos croissants recién horneados, un mangú de guineitos con plátano maduro en forma de corazón con la guarnición preferida de la pareja, adornado de una rosa en una flauta.

Panna cotta de frambuesa y chocolate

Haz un postre en forma de flan en dos colores, pon en un molde individual o en un vaso, la parte de frambuesa, menos de la mitad del vaso. Déjala enfriar hasta que cuaje; coloca la parte de chocolate y luego déjalo enfriar hasta que condense, para que al final se pueda desmoldar, de forma que, la parte roja quede hacia arriba.

Receta para 12 vasitos
Para la frambuesa
200 gramos de frambuesas congeladas
400 mililitros de crema de leche
200 mililitros de leche entera
70 gramos de azúcar
10 gramos de gelatina sin sabor (6.5 hojas de gelatina en láminas)

Gotas de vainilla a gusto

Pon a descongelar las frambuesas y luego la licuas junto con 35 gramos de azúcar, llévala al fuego hasta que hierva alrededor de cinco minutos, por otro lado, pon a hidratar cinco gramos de gelatina en un poco de agua fría. Luego apartas del fuego, añade la gelatina, remueve bien y reserva.

En otra olla coloca la leche, la crema de leche y el resto de los ingredientes. Llévalos a ebullición; una vez hiervan, apártalo del fuego y agrégales los cinco gramos de gelatina restantes. Deja que refresque un poco, sin que llegue a enfriarse del todo, para que después hagas una mezcla con la frambuesa con sumo cuidado, pero que quede homogéneo. Ubica el resultado en los vasitos o moldes individuales, poco menos que la mitad, para luego llevar a la nevera hasta que cuaje.

Para el chocolate
170 gramos de chocolate (del que viene en barras tipo lingotes o en lágrimas)
400 ml de crema de leche
100 ml de leche entera
70 gramos de azúcar
5 gramos de gelatina sin sabor (tres hojas de cola de gelatina en láminas)
1 pizca de sal a su gusto.

Coloca la leche junto a la crema y el azúcar en una olla y llévala a punto de ebullición. Empieza hidratar la gelatina en un poquito de agua fría. Cuando la leche esté hirviendo coloca el chocolate y cuida de bajar el fuego; remueve bien. Retira del fuego, al momento, pon la gelatina y esparce una mínima pizca de sal. Revuelve bien y distribúye el resultado en los vasitos o moldes una capa sobre la gelatina de frambuesa (que ya ha de estar cuajada. Al final, llévalo nueva vez a la nevera).

Martín Omar, chef.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorFalta de diligencia
Noticia siguienteAños después de su partida