Anuncios del Super Bowl: humor, sorpresas y… robots

152

La otra cara del Super Bowl, además del deporte, fueron los anuncios publicitarios que lucieron, entre otros, los rostros de Harrison Ford, convertido en el gruñón dueño de un perro en un anuncio de Amazon.

La cadena CBS, que retransmitió el partido este año, se embolsó entre 5,1 y 5,3 millones de dólares por 30 segundos de anuncio.

Los anuncios del Super Bowl de este año estuvieron cargados de humor, y de sorpresas.Tomen, por ejemplo, el anuncio de Jason Bateman para Hyundai sobre un ascensor con cosas desagradables en cada piso. O la sorpresiva relación entre “Game of Thrones” y Bud Light que dejó a los espectadores tanto confundidos como encantados. Y los robots parecían estar por todas partes luego de que los anunciantes detectaron la inquietud de los estadounidenses por la creciente dependencia de la inteligencia artificial.

Los Patriots de Nueva Inglaterra dominaron a los Rams de Los Ángeles sobre el césped en Atlanta pero, durante las pausas comerciales, los anunciantes se pelearon entre sí por ser el más popular. Y la apuesta de Bud Light fue una de las más comentadas durante el juego.

Su sorpresivo comercial se llevó algunos elogios. Comenzó centrado en su mascota, “Bud Knight”, en un torneo de justa, quien acaba enfrentado a un personaje maléfico de una serie de televisión que lo acata mientras un dragón llena el cielo y aparentemente abrasa la escena, transformando de repentinamente el anuncio en una promoción de la temporada final de la serie.

Pero el de Bud no fue el único con un giro de guion. El anuncio de la nueva entrega de “The Handmaid’s Tale” comenzó como una parodia del comercial de la campaña de Ronald Reagan en 1984 “Morning in America”, y el de “Twilight Zone”, de CBS, hizo que pareciese que el juego volvía a reanudarse en Atlanta antes de cortarse abruptamente a un estadio vacío con el presentador Jordan Peele en el centro.

Los comerciales burlándose de los robots estuvieron por todas partes. Turbo Tax mostró a un “Robochild” y Michelob Ultra presentó a un robot súper atlético que no puede tomar cerveza. Los de SimpliSafe y Sprint también incluyeron robots, mientras que Pringles y Amazon se burlaron de los asistentes inteligentes. El anuncio de Amazon fue el mejor de ese estilo, añadió. La pieza mostró a Harrison Ford, Forest Whitaker y otras celebridades probando los productos rechazados de la empresa que incluyen a su asistente digital Alexa, un cepillo de dientes eléctrico parlante y un collar de perro que responde al animal en lugar de a los humanos.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorBoston se convierte en la capital de las dinastías
Noticia siguientePadre hiere de bala a hijo de manera accidental