“El deporte es una manera de desarrollar un mejor ser humano”

Tony Piña Cámpora fue consagrado como Inmortal del Deporte Dominicano en 2017.
En 2015 puso a circular el libro “Pedro el Grande. Cronología de una Carrera Ejemplar”, donde destaca la trayectoria del lanzador de Grandes Ligas

Aunque nació y se crió en Santo Domingo, Lorenzo Antonio Piña Cámpora se siente “sanjuanero”, gracias al estrecho vínculo que lo une a San Juan de la Maguana, la tierra de su padre y de toda su familia paterna. “Cuando me dicen sanjuanero me siento muy orgulloso, porque realmente es como me siento. Agradezco a esa provincia que me haya aceptado como parte de ella”, expresa visiblemente orgulloso, Tony Piña Cámpora, como tambén se le conoce en el ámbito deportivo. Comenta que desde muy temprana edad, abrazó el deporte con pasión, asumiendo el béisbol como la actividad que más destaca y proyecta la esencia de la dominicanidad, en el cual resalta sus propiedades positivas, razón por la que se ha dedicado en cuerpo y alma a cooperar con su crecimiento. Y es que esta disciplina ha sido para él una manera muy especial de reflejar la dominicanidad, por considerar que “la esencia dominicana se manifiesta, a través del beisbol”.

1. Sus padres
Mi papá, Lorenzo Piña Puello era de San Juan de la Maguana. Mi mamá, Hilda Cámpora de Piña, “Monina”, que era su apodo, también vivió allá muchos años, incluso la Escuela de Bellas Artes de allá lleva su nombre. Mamá fue una educadora, perteneciente a la primera promoción de concertistas de piano que se graduó en el Conservatorio Nacional de Música en los años 40. Fue maestra de grandes figuras del arte dominicano como Dante Cucurullo; Marianela Sánchez, también fue su alumna, ellos son grandes artistas de San Juan. Mi padre fue abogado, era una persona respetada y querida en San Juan. Fue procurador general de la Corte de Apelación, gobernador varias veces, y fue una figura muy importante, sobre todo por su capacidad intelectual y su aporte cívico a esa provincia. Mi hermano Víctor Piña Cámpora todavía vive en San Juan.

2. Estudios
Cursé mis estudios primarios en el Colegio Luis Muñoz Rivera, que en ese entonces era mixto. Allí aplicaban una educación muy avanzada en el aspecto de la liberación y eso me ayudó muchísimo y me siento orgulloso de esa educación que tuve. Era el Sistema Montessori, que permitía que las personas desarrollaran su propia esencia humana con libertad. Recuerdo con mucho cariño a mis profesores, sobre todo a los directores, entre ellos a Félix Rodríguez, Míster Rodríguez. En un tiempo el colegio se vio en problemas y tuvieron que cambiarle el nombre, porque como estábamos en la época de Trujillo, quien había recibido sanciones de la OEA, era enemigo de Luis Muñoz Rivera, que era un patriota puertorriqueño, padre de Luis Muñoz Marín, gobernador de Puerto Rico, pero el cambio de nombre duró solo unos años, porque después de la caída del régimen volvió a su nombre hasta el día de hoy.

3. Pasión por el deporte
Mi pasión por el deporte comenzó cuando estudiaba en el Muñoz Rivera, porque Míster Rodríguez era un gran aficionado y propulsor del deporte. Todos los años realizaba una serie de eventos deportivos que me inculcaron y me dieron la idea, la que he sostenido toda la vida, de que el deporte no es solamente competencia, sino una manera de desarrollar la esencia humana, porque, a través de éste se enseña a trabajar en equipo, a ser solidarios y, sobre todo, se enseña a ganar sin arrogancia y a perder sin sentir humillación, algo que es muy importante en el ser humano.

4. Empresario
Me inicié muy temprano también en los negocios, eso fue en 1963, van a ser 56 años ahora en febrero. Siempre he trabajado en el mundo de la importación, comencé en Navarro Cámpora y Compañía CXA, que era una importante empresa del país, donde manejábamos importaciones de licores, vinos y productos del agro. En la actualidad soy gerente general y vicepresidente del Consejo de Administración en Alta Copa, una empresa que también se dedica a las importaciones de licores, bebidas y productos del agro, entre otros productos.

5. Primera publicación
Mi primera publicación fue para la celebración de la primera Serie del Caribe que se efectuó aquí en 1972, porque mi pasión fue recopilar la historia del beisbol para mantenerlo vigente, porque si no sabemos de dónde venimos, no sabremos hacia dónde vamos, además de darle la importancia al deporte y al acontecimiento del beisbol con el entorno que tenía alrededor. Recuerdo que la historia completa la publiqué en el país en un suplemento de El Nacional que se llamaba Deportes de Ahora. Hice muchas publicaciones como “Cronología de la Historia del Beisbol Dominicano”, editada por el Centro Cultural Eduardo León Jiménez para una feria que realizaron en Santiago bajo el título “Nos vemos en el Play”, que fue un ensayo histórico del desarrollo del beisbol en República Dominicana desde sus inicios en 1886.

6. Escritor
Escribí varios libros, entre ellos “Los Grandes Finales”, que recopila la historia de los torneos de beisbol dominicano, desde 1951 hasta 1981. Asimismo, la “Guía del Béisbol profesional Dominicano, durante nueve años, desde 1981 a 1989. En ese mismo año escribí el libro “Presencia Dominicana”, que recoge la actuación de los dominicanos en las ligas mayores desde 1956 hasta ese año. Escribí, también “Presencia Dominicana”, cuyo título es el nombre de la columna que publico semanalmente en Listín Diario. En el 2014 coloca en la red de Internet el portal de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe la “Serie del Caribe. Historia de la Confederación”, así como todas las estadísticas históricas publicadas en esa página virtual. En 2015 puse a circular el libro “Pedro el Grande. Cronología de una Carrera Ejemplar”, que es una serie cronológica de su carrera, donde se determina que ha sido el mejor lanzador que habido en la historia del beisbol de Grandes Ligas.

7. Pabellón de la Fama de la serie del Caribe
En 1996 junto a Jorge Bournigal y Juan Francisco Puello Herrera, creamos por encargo de la Confederación de Béisbol del Caribe, los estatutos y reglamentos que sustentan la creación del Pabellón de la Fama de la Serie del Caribe. En la actualidad, organizo y dirijo la selección de los candidatos a la exaltación que se efectuará en cada serie del Caribe que se realice.

8. Liga del Sur
En 1981 fundé la Liga de Béisbol Profesional del Sur. Ese fue un intento bien interesante, porque era tratar de desarrollar en el Sur el beisbol profesional, a través de cuatro equipos sucursales de los cuatro equipos tradicionales que existían en ese entonces en el beisbol dominicano que eran el Licey y los equipos tradicionales. Recuerdo que logramos hacer dos torneos, pero lamentablemente cuando el Congreso aprobó la Ley 447 que obligaba la expansión de la Liga, esto ocasionó que uno de los equipos, Los Caimanes del Sur colapsara económicamente. Sobrevivieron y todavía existen los Azucareros del Este, ahora los Toros del Este. La Liga del Sur lo que propugnaba era desarrollar beisbol y, sobre esas bases, en el Sur surgieran los equipos que pudieran ser parte de ella, pero que se hiciera de una manera privada, por iniciativa propia del mismo sistema. Posteriormente, el 26 de noviembre de 2005, la Suprema Corte de Justicia declaró inconstitucional esa ley, y se explicó con claridad que el Congreso no tenía facultad para obligar a una entidad privada a aceptar a nuevos socios.

9. Colapso de los Caimanes del Sur
El colapso de los Caimanes del Sur provocó por varios años que solo se jugara con cinco equipos, eso no procedía, porque nunca se juega en números impares en un torneo de ese tipo, porque entonces se queda uno sin jugar. Lo recomendable es que jueguen dos equipos, en números pares deben ser las ligas. El Estado crea los estadios para que se juegue un deporte profesional, que ofrece entretenimiento, salud mental, pero también consumo y pago de impuestos, pero eso no le da derecho a querer imponerse. Eso fue lo que provocó el colapso de la Liga del Sur, pero este es un sueño que todavía mantengo, que podría ser una vía para darle a esos pueblos un entretenimiento sano, y además de desarrollar el beisbol, ya que de ahí podrían surgir, quizás otros equipos que pudieran incorporarse después de que se desarrollen internamente y demuestren la capacidad para sostenerse económicamente.

10. Esposa e hijos
Mi esposa es Sonia Peralta de Piña, nos casamos en 1967, este año cumpliremos 52 años. Nos conocimos en San Juan de la Maguana, hace 57 años, éramos los dos muy jovencitos, nos enamoramos y todavía estamos juntos. Hemos logrado sobrevivir crisis como es natural, eso es parte de la vida, pero hemos podido mantenernos juntos en base a la tolerancia y a saber, sobre todo, perdonarse el uno al otro en momentos de crisis, y estamos muy orgullosos, tanto de nuestros ascendientes como de nuestros descendientes. Tenemos dos hijos Hilda y Lorenzo Piña Peralta y cinco nietos. Mi esposa es músico igual que mi mamá, profesora de armonía y solfeo, fue subdirectora del Conservatorio Nacional de Música. También por sus manos pasaron grandes figuras del arte como Juan Luis Guerra, José Antonio Molina y Ramón Orlando. Realmente la pasión que llevo por el deporte, ella la lleva por la música.

Recuerdo de su accionar deportivo

Cuando me surgió la idea de la Liga del Sur, tenía una estrecha amistad con el fenecido Jorge Bournigal, éramos como hermanos, él era uno de los comentaristas deportivos de mayor arraigo que había tenido el país. Recuerdo que le dije a Jorgito como le decíamos, que tenía la idea de formar una Liga en el Sur, y a él le encantó, entonces fuimos a presentársela a Félix Mario Aguiar, que era el presidente del Escogido. Recuerdo que cuando llegamos donde Félix a presentarle la idea, que por cierto le encantó, él nos dijo que se la presentáramos a Monchín Pichardo, que en ese entonces era el presidente del Licey, pero que no le dijéramos que él estaba de acuerdo. Cuando fuimos donde Monchín a presentársela, a él también le encantó, entonces nos dijo que se la mostráramos a Félix, pero que no le dijéramos que él le había gustado. Eso me dio mucha risa, porque ellos sin saberlo pensaban igualito, porque Félix siempre me decía que Monchín nunca aprobaba lo que decía, y entonces Monchín también decía lo mismo de Félix. Sin darse cuenta ellos tenían los mismos pensamientos. Esa es una de las anécdotas más simpáticas que me ha sucedió y que siempre recuerdo de mi accionar en el deporte.

Recuerdos
Mis padres eran dos personas sumamente apasionados por sus carreras que dejaron una huella en su transitar por este mundo que es imperecedera. Creo que de ellos heredé la pasión que tengo por el deporte.

Justicia
El Estado crea los estadios para que se juegue un deporte profesional que ofrece entretenimiento, salud mental, pero también consumo y pago de impuestos, pero eso no le da derecho a querer imponerse.

Opinión
Creo que, a través del beisbol ha sido la manera muy especial de manifestar y reflejar la esencia de la dominicanidad”.

Juicio
La gente no entiende, pero manejar un equipo de beisbol profesional se necesita mucho dinero y no todo el mundo puede tener esa base económica”.

Hábito
Siempre he tenido por costumbre, cuando analizo algo del deporte, tomar en cuenta la situación social, política y económica alrededor del torneo”.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorNo estaban perdidos
Noticia siguienteCampo de batalla