ChocoMuseo

212
ChocoMuseo se encuentra situado en una casa del siglo XVI de la Calle Arzobispo Meriño, de la Zona Colonial. Wilmer Jiménez
En el museo se imparten talleres para niños y adultos sobre la forma de elaborar diferentes tipos de chocolates

ChocoMuseo es un espacio que permite a los visitantes conocer, de forma interactiva y amena, la historia del cacao y su uso a lo largo de la historia, así como sobre la elaboración del chocolate.

Esta iniciativa surgió en Nicaragua, un país productor de cacao, cuyos propulsores Michel Badián, Clara Isabel Díaz y su esposo Alain, así como Francisco González, entendían que en Latinoamérica y el Caribe existían muchos países productores de cacao. Es por eso que buscaron lugares donde ofrecer la misma experiencia. De esta forma surge este museo, tanto en Puerto Plata como en la Zona Colonial.

“Se dice que los Mayas fueron los primeros en cultivar el cacao, y no solo eso, sino que lo consumían de manera diferente. Ellos hacían una especie de bebida espumosa, en la que utilizaban, además, achiote, chili y bija, lo que era de suma importancia para ellos, incluso para los Aztecas, posteriormente. Hablamos del año 900 y 1200 Antes de Cristo”, explica Alexandra Peña, encargada del museo en Santo Domingo.

Indica que cuando llegaron los españoles a la isla y conocieron el cacao y cómo se consumía, llevaron la receta a Europa y la combinaron con leche y especias como clavo dulce, canela y anís, “convirtiendo la receta de la bebida en el chocolate caliente que consumimos ahora”.

Recorrido por el museo

Durante el recorrido guiado, el público podrá observar en el área del “Huerto” el árbol de cacao natural, un arbusto que crece de 12 a 25 metros de altura, cuyo nombre es Trinitario. En este espacio se encuentran, además, todas sus especificaciones: cómo es su hoja, su flor, su desarrollo y su cultivo. También, se encuentra una explicación amplia y detallada de las variedades de cacao que se producen en el mundo, siendo tres los más cultivados: el criollo, forastero y trinitario.

Los visitantes reciben explicación sobre las fases para hacer el chocolate de la manera artesanal y de cómo lo harían las grandes industrias, desde la cosecha hasta el proceso de fermentación.
“ChocoMuseo” cuenta con una cafetería, donde el cacao es el ingrediente estrella para disfrutar de bebidas y de diferentes postres; variaciones de sus líneas de chocolate, mermeladas, licores, así como productos de belleza.

Elaboración del chocolate

En el museo, tendrá la oportunidad de apreciar y aprender sobre los procesos para la elaboración de la barra de chocolate, además de observar, a través de gráficas, la forma en que se realiza el proceso de desmembramiento del cacao. “Les enseñamos cómo las semillas son colocadas en un recipiente de madera, que tapamos con hojas de plátano para su fermentación, durante cuatro a seis días para después pasar al proceso de secado al sol”, explica Peña.

Indica que el secado es importante para sacar la mayor humedad posible que contiene la fruta, ya que al momento de comercializarla no puede estar húmeda, porque se daña dentro de los sacos.

“Mientras las grandes industrias cuentan con maquinarias modernas para secar y moler las semillas, nosotros lo hacemos de forma artesanal en una sartén sobre la estufa, a fuego alto, que luego remueven con un molinillo o majamos en un pilón hasta convertirla en una pasta. De igual forma, exhiben cómo es el aspecto de las semillas ya secas y las que están tostadas, con las cuales hacen el té de cacao.

Variedades de cacao

De acuerdo a Alexandra, existen tres tipos de cacao: “Criollo”, “Forastero” y “Trinitario”, cuyo sabor y textura son diferentes unos del otro.

Sobre el cacao “Criollo” explica que, no es porque sea nativo de un lugar específico, sino porque es la variedad más vieja cultivada por los Maya hace más de 2000 años. Comenta que es más difícil de cultivar, produce menos semillas que las otras variedades y, es clasificado como “cacao fino”. Es de aroma dulce, poco amargo y de sabor muy delicado. Esta variedad se cultiva en México, Centroamérica, Venezuela e Indonesia. Su producción es solamente el 1% del cultivo global.

Del cacao “Forastero” indica que éste es nativo de la región del Norte del Amazonas, Ecuador y Venezuela, de rendimiento alto y es muy resistente a las enfermedades. Es de aroma perfumado y de sabor amargo. Esta especie es la más cultivada, específicamente en África, del 80 a 90% de la producción global.
En tanto, que el cacao “Trinitario” es una mezcla entre el criollo y el forastero, en el cual se combinan los aspectos mejores de ambos; es más resistente a las enfermedades y daños. Además, está clasificado como un tipo de cacao fino. Su aroma es frutal, un poco ácido y de sabor es espaciado y fuerte. Esta variedad se cultiva en Trinidad, Camerún y Papúa, Nueva Guinea; su cultivo es del 10 al 15% de la producción global.

Estructura
El museo fue diseñado para compartir los conocimientos de forma interactiva, entre el personal y los visitantes”.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorLas Estrellas y el Escogido empatan en el primero con los Toros del Este
Noticia siguienteOnamet no descarta El Niño llegue en 2019