“La disciplina determina el éxito en el deporte”

75
Ozuna preside la Federación Dominicana de Levantamiento de Pesas desde el 2011.
Ozuna es presidente de la Federación Dominicana de Levantamiento de Pesas y de la Federación Panamericana de esta misma disciplina deportiva

Desde muy temprana edad, William Ozuna estuvo ligado al deporte, practicando béisbol y boxeo. Sin embargo, fue a partir del 1986, en plena juventud, que se involucró en la disciplina que lo ha posicionado como referencia a nivel regional; el levantamiento de pesas.

Tras dar sus primeros pasos en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), formando incluso parte del Comité Ejecutivo de la Unión Deportiva Universitaria, Ozuna ha tenido la oportunidad de ser presidente de la Federación Dominicana de Levantamiento de Pesas y de la Federación Panamericana de esta misma disciplina.

1. De Villa Consuelo
Nací en el 1963 en Villa Consuelo, uno de los barrios del Distrito Nacional. Mi infancia fue común. Aunque, como niños de escasos recursos, nos criamos con brega y con ciertas limitaciones. Pero gracias a Dios, me esforcé por llegar a donde estoy. Me crié con mi madre, Paulina Ozuna. Cuando vivíamos en ese barrio, a finales de los 60, asistía al Don Bosco, aunque luego pasé a la Escuela Ferrer, que está en el Ensanche La Fe. En ambos lugares conocí muy buenos amigos, y encontré profesores que me motivaron a ser mejor y a tener disciplina en todo momento. Fue una etapa de aprendizaje y de esfuerzo”.

2. Actividad escolar
Para el 1973, cuando se celebraron los Juegos Centroamericanos y del Caribe, los estudiantes de educación física de mi escuela encabezaron una presentación artística que gustó mucho y fue aplaudida. Yo fui parte de los que conformaron la bandera en esa presentación, y aunque no comprendía por completo de qué se trataba eso entonces, me doy cuenta ahora de la importancia que tenía, por lo que me alegra mucho haber participado. Recuerdo que en esa ocasión me dieron un pantaloncito de poliéster y una franela, ambos blancos porque conformaba la parte de la bandera de ese mismo color. No olvide que estuve al lado de mi hermano, Manolo, quien estaba vestido de azul”.

3. Practicó béisbol y boxeo
Comencé a temprana edad en el deporte. Primero jugué béisbol, ya que era el deporte que generalmente se practicaba en aquel momento, especialmente en barrios como el mío, y los que estaban alrededor. Fui parte de la Liga Padilla, practicábamos en el Club El Manicero. Recuerdo también que íbamos a Cristo Rey, detrás del Club Los Cachorros, ya que ahí había un estadio de béisbol. Sin embargo, en ese momento no sentía las ganas de dedicarme enteramente al deporte. Solo lo hacía para distraerme y disfrutar con provecho un poco del tiempo libre. Cuando no estaba jugando béisbol, me gustaba jugar en la calle boxeo, en el que siempre ganaba. Peleábamos en el Club Los Cachorros, y los que ganábamos ahí nos íbamos a La Normal, a pelear con otros muchachos. Luego íbamos a Villa Francisca, en el Centro Social Obrero, y en el Parque Enriquillo también nos poníamos los guantes. Era solo una competencia callejera. Lo único que buscábamos era divertirnos de la mejor manera”.

4. Inicio de vida universitaria
Me alejé un tiempo de la actividad física. Me inscribí en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) a estudiar la licenciatura en Contabilidad. Allí me di cuenta de que mi futuro estaba ligado al deporte, tras participar en la prueba de actitud física realizada en el 1982. En ese tiempo para tomar la materia de educación física, que estaba en el Colegio Universitario, se hacía una prueba para conocer cómo te encontrabas físicamente. Lo primero que hacen es preguntarte si previamente había hecho algún tipo de deporte. Les conté que yo había practicado béisbol y boxeo de forma informal. Me indicaron que el boxeo no se daba así que lo descartaron de inmediato, por lo que me sugirieron entrar a béisbol, donde jugué como campocorto. Recuerdo que me decían que era pequeño pero que me movía muy rápido y bien, pero la realidad es que cuando entendí que ese era un deporte no de tamaño, sino de habilidad y velocidad, me preparé para dar lo mejor de mí. Fui entrenado por Justo Cruz, mánager de la selección de béisbol de la República Dominicana. Con él, en el 1984, di la materia de educación física, y sin duda fue una etapa de crecimiento en todos los sentidos. Su aliento me llenó de motivación”.

5. Pinitos en el levantamiento de pesas
Cuando iba al gimnasio de la universidad, en esa época en la que la UASD era la meca en el deporte nacional, veía a los atletas muy fuertes, tenía tantas ganas de ser como ellos. Pero me acomplejé un poco al principio, porque tenía menos de 5 pies, y como 100 libras. Entonces yo no tenía tanta habilidad para eso. En una ocasión, el profesor de pesas Rafael Paulino me comentó, tras ver mi interés por las pesas, que tenía el potencial de ser bueno en esa disciplina. Iba al gimnasio y miraba cómo lo hacían. Me dijeron que fuera al otro día a eso de las 3 de la tarde para enseñarme mejor. Cuando llegué a mi casa, le comenté a mi madre que quería practicar levantamiento de pesas. Ella al principio no quería, me reclamó, me dijo que quizá no era la mejor idea, pero insistí tanto que al final accedió. Sin embargo, ella me advirtió que la única condición de entrar a pesas, era no descuidar los estudios en la universidad, y así lo hice. Me compró unos pantaloncitos cortos y tenis. Los eché en la mochila y, con mucha ilusión, fui al gimnasio. Me hicieron una prueba, y la pasé”.

6. Se destaca en la UASD
En esa primera etapa como levantador de pesas en la universidad logró muchas cosas. Fui campeón de la facultad de Economía en el 1987. En ese momento participé en los Juegos Tony Barreiros, en los que me destaqué.Luego fui miembro de la Liga Universitaria de Pesas, y tiempo después fui el presidente. Fue un momento de mucha satisfacción, porque lo vi como un regalo por el esfuerzo que había hecho hasta ese momento. Veía ya los frutos del sacrificio, pero seguía adelante, eso no me conformó. Luego fui miembro del Comité Ejecutivo de la Unión Deportiva Universitaria, ahí fui delegado estudiantil. Todo eso me enseñó que la disciplina determina el éxito en el deporte. Después de ahí, alrededor del 1994, había practicado en el Centro Obrero, lo que me llevó a ser preseleccionado nacional para los Juegos Centroamericanos del Caribe, aunque no pude participar. En una ocasión, cuando se hicieron las elecciones de la Federación Dominicana de Levantamiento de Pesas, me propusieron ser secretario general, ya que habían visto que estaba metido en eso y pendiente a todo lo que pasaba. Acepté el cargo, así que ayudaba a la Federación con los trámites y otros asuntos. Poco a poco fui escalando. Duré 20 años en ese puesto, siempre apegado a la humildad y esforzándome para que nuestras atletas crezcan y triunfen en todo los terrenos”.

7. Preside Federación Panamericana
Siendo secretario general trabajaba con el doctor Bolívar Vargas, con quien estuve realizando una campaña en varios países para reestructurar la Federación Panamericana de Levantamiento de Pesas. Apoyamos la postulación a presidente de la institución a un político de Guatemala. Yo encabezaba su comité de campaña. Cuando terminé de recoger todos los seguidores le presenté las firmas de los países que le apoyaban. Pero el doctor Bólivar y él me preguntaron que si yo sabía quién iba a ser presidente, y le dije que claro. Pero me contestaron que realmente quien debía presidir la Federación era yo. Después de meditar esa propuesta, acepté. Fuimos a Chile, y gané contra el argentino Basilio Chalá, quien después formó parte de esa Federación y apoyó las iniciativas que impulsamos para mejorar las condiciones de los atletas y brindarles una organización que les respaldara en todo momento. Un tiempo después, por la edad, mientras el doctor firmaba en la Federación Dominicana se equivocaba mucho, por lo que teníamos que ir varias veces al banco porque continuamente le encontraban algo que no estaba bien. Bolívar Vargas, quien dirigió la entidad por 26 años, me insistió en que me postulara a la presidencia de la Federación local, así que acepté, aunque esperé que él terminara su período, y gané. Llevo dos períodos”.

8. Obtienen mejoras para Federación
Me he empeñado por dejar un legado de trabajo en la Federación Dominicana, y gracias a Dios todos mis esfuerzos han sido reconocidos, sobre todo el cambio que hemos dado. Antes estábamos en el Centro Social Obrero, un sitio desagradable. Nuestra oficina no estaba en condiciones óptimas y caminábamos sobre un piso prácticamente de tierra, porque estaba muy abollado, era infrahumano. Estaba trabajando para obtener una instalación normal, así que hablamos con el doctor José Joaquín Puello para que nos ayudara en ese sentido, y así sucedió, pues coincidió con los juegos panamericanos de esa época, para los cuales se pidió espacios para las diferentes disciplinas. Puello habló con Miguel Vargas Maldonado, que era ministro de Obras Públicas, para hacerle llegar la propuesta a Hipólito Mejía. Pudimos obtener un terreno digno, y por eso le pusimos al Pabellón de Halterofilia, que está en el Parque Mirador de Este, el nombre de José Joaquín Puello.”

9. Frutos del deporte
Durante estos años hemos montado un campeonato mundial y cuatro panamericanos. Esta instalación, que representa en gran medida un nido para todos nuestros jugadores, ha sido el primer paso para que se les conozca en todo el mundo. Trabajamos duro para pronto tener medallistas olímpicos a otros niveles. Algunas de las figuras que se mantienen en el camino como estrellas de este deporte son Beatriz Pirón, Crismery Santana, Luis García Brito, y Dahina Ortíz: muchachos que tienen el perfil de ser destacados, porque se les nota la disciplina y el esfuerzo que han hecho para salir adelante. Pero también por los resultados que han producido; han ganado oro en varias categorías”.

10. El apoyo familiar
Mi familia lo representa todo para mí. Es mi prioridad incluso antes que el deporte. Tengo tres hijos, que son la mayor bendición que he recibido de Dios. Tres jóvenes ya bien formados, que practicaban karate antes. Otra bendición es mi esposa, Teresa Bueno, quien ha estado conmigo en las buenas y en las malas, y con la que he superado muchos momentos duros. Ellos son mi fuente de alegría y fe”.

Deporte creció en estos últimos años

“En todos estos años que llevó practicando levantamiento de pesas, me he dado cuenta de que este deporte es más técnica que fuerza. La cuestión es que mucha gente cree que puede levantar pesas por tener una musculatura grande, pero al no poseer la técnica correcta, no pueden. La fuerza deben combinarla con flexibilidad y resistencia, además de otras técnicas propias de cada atleta. Si ves la contextura de la mayoría de los levantadores de pesas, te darás cuenta de que no tienen tanta masa muscular en el tren superior, sino en sus piernas. Esa es una de las claves. Los atletas se han dado cuenta de eso, y ha provocado un crecimiento en varios aspectos. En un 80%, podría afirmar, los últimos 20 años, tanto en el interés de los deportistas como en el perfeccionamiento de la técnica. Además, hemos crecido en cuanto a infraestructura, porque, por ejemplo, aquí practican más de cien jóvenes con tres entrenadores, pero también tenemos espacios para entrenar en Cambita, San Cristóbal, San Pedro de Macorís, y otros lugares. Incluso tenemos previsto impulsar la creación de más espacios similares, ya que entendemos que a este deporte le queda todavía mucho futuro”.

1986
“Practico levantamiento de pesas desde 1986. Y aunque al principio fue un poco complicado, poco a poco fui esforzándome más. Dominé la técnica, así que logré escalar y ganar en varias ocasiones”.

Jóvenes
“Este es un deporte de mucho sacrificio, que generalmente no está lleno de personas con dinero, sino de muchachos humildes que vienen de barrios o comunidades del interior”.

Deportistas
Algunas de las figuras que se mantienen en el camino como estrellas de este deporte son Beatriz Pirón, Crismery Santana, Luis García Brito…”.

Inicios
Primero jugué béisbol, ya que era el deporte que generalmente se practicaba en aquel momento, especialmente en barrios como el mío”.

Formación
Me inscribí en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) a estudiar la licenciatura en Contabilidad.”

Esfuerzo
Me he empeñado por dejar un legado de trabajo en la Federación Dominicana, y gracias a Dios todos mis esfuerzos han sido reconocidos”.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anterior“Príncipe de Gales”, estampado de moda
Noticia siguienteEmbajadora de EEUU hace “ofensiva” ante “fiebre china” en RD