“Mi abuelo materno era mi espectador principal”

503
Ambarlucía reveló que “tocar en solitario me permite interactuar de una forma más directa con el público”.

Ambarlucía Montero estudió una carrera universitaria para complacer los deseos de sus padres, pero dentro de ella tenía bien claro lo que quería hacer: dedicarse a la música, en especial tocar el saxofón, un instrumento musical que la cautivó “por ser un instrumento tan expresivo y sentimental que al escucharlo te transportas a otra dimensión”. Ingeniera industrial de profesión, saxofonista profesional por elección, Ambarlucía, su nombre artístico, nos cuenta que en sus inicios tuvo la oportunidad de ejecutar otros instrumentos, como la guitarra y el piano, pero afirma, que el saxofón fue, sin dudas, el que “cautivó mi corazón”. Manifiesta que en su trayectoria ha participado en eventos nacionales e internacionales, y ha formado parte de importantes agrupaciones musicales. En su haber profesional cuenta con un amplio y moderno repertorio, que va desde bossa nova, jazz, merengue, rock, pop, entre otros, adaptables a todo tipo de evento.

Si tuvieras que describir con cuatro palabras tu perfil profesional, ¿cuáles usarías?
Responsable, dinámica, creativa y dedicada.

¿Recuerdas tus primeros contactos con la música?
Mis primeros contactos con la música iniciaron desde muy temprana edad, tuve la dicha de heredar de mi familia materna y paterna el amor e interés por la música y las artes en general. Nací y crecí rodeada de talentosos músicos y artistas de diferentes ramas del arte, recuerdo a mi padre con mucho amor y esmero darme mis primeras enseñanzas mientras yo curioseaba entre sus instrumentos musicales, jugando con ellos. Mi padre toca piano, trombón, trompeta y guitarra, y tenía una tienda de música. De mi papá y de mi abuelo materno recibí una marcada influencia que me llevó a estudiar en la Academia de Música de Bellas Artes. Empecé con la guitarra, pero luego me enamoré del saxofón. Me llamó la atención su forma y el sonido “tan sentimental” que emitía. Es lo más cercano a cantar.

¿Cómo surge el interés por este estilo tan propio como el jazz?
Mediante la influencia de mis familiares, el día a día de mi niñez estaba acompañado de este género musical, lo que despertó mi interés en él.

¿Qué caracteriza tu música?
La pasión, el amor y entrega que pongo en cada presentación, fluyen a través de mis interpretaciones logrando conectar con el público, interactuando con él, creando momentos mágicos e inolvidables.

¿Cuál fue la primera pieza de jazz que te marcó?
Summertime, esta pieza me trae muy gratos recuerdos de mi infancia. Mi padre y mi tío acostumbraban a tocarla.

¿Quiénes te influenciaron en la música y quiénes son tus ídolos?
La oportunidad que la vida me ha dado de experimentar en diversos géneros musicales me ha enseñado a valorar y disfrutar la música en todas sus vertientes. Es por esto que mis influencias musicales son muy diversas, escucho todo tipo de música y voy absorbiendo un poco de cada género. No tengo ídolos, pero sí una larga lista de artistas preferidos, algunos de los saxofonistas que componen mi lista son: Jonh Coltrane, Gato Barbieri, David Koz y Eric Marienthal.

¿Por qué el saxofón y no otroinstrumento?
En mis inicios tuve la oportunidad de ejecutar otros instrumentos, como fue la guitarra y el piano, pero el instrumento que realmente me cautivó el corazón fue el saxofón, por ser un instrumento tan expresivo y sentimental que al escucharlo te transportas a otra dimensión. De sus cualidades la que más adoro es su versatilidad de adaptación en cualquier tipo de género musical.

¿Qué recuerdos atesoras del inicio de tu carrera?
Mis primeros conciertos con la Banda Municipal de mi pueblo, Baní, que se llevaban a cabo todos los domingos en la glorieta del Parque Central. Mi abuelo materno era mi espectador principal, recuerdo la alegría que reflejaba su rostro al ver a una de sus nietas tocando el mismo instrumento que él tocó por tantos años. Recuerdo que mientras estudiaba, tocaba en agrupaciones, me iba también de gira, y eso me atrasó en mis estudios; por eso me tomó más tiempo de lo debido terminar mis estudios. En ocasiones tenía que retirar cuatrimestres para poder continuar con la música, pero luego, decidí hacer una pausa en la música y dedicarme de lleno a los estudios hasta terminar la carrera.

¿Cuál es tu opinión sobre el nivel ‘saxofonístico’ en general, hoy en día?
Que este ha ido evolucionando a través de los años de una manera acelerada, tomando un protagonismo a nivel mundial, logrando captar la atención con facilidad del público en general.

¿Qué significa para ti ser ‘artista’como músico en un escenario?
Es poder regalar a los demás todo lo bello que llevas dentro de ti, creando recuerdos memorables y felices en cada presentación.

¿Cómo ves el futuro para los jóvenes saxofonistas en RD?
Cada vez con mejores oportunidades de crecimiento y expansión, no solo para los saxofonistas, sino para cualquier instrumentista en general. Las nuevas generaciones nos estamos preocupando por adquirir otros conocimientos que, en conjunto con la música, nos permiten tener mejor proyección y por ende, un mejor futuro como profesionales.

¿Qué proyectos tienes?
Seguir proyectándome, a través de mis redes sociales @ayiteru y mi correo [email protected] me pueden seguir. También, consolidarme en un mercado más amplio y que mis interpretaciones logren llegar al gusto popular.

Carrera
Con el tiempo aprendí a unir estas dos pasiones. Lo que hago ahora es amenizar eventos sociales, y esa modalidad me permite manejarlas y combinarlas sin que una afecte a la otra”.

Instrumento
Utilizo el saxofón soprano, alto y tenor en mis presentaciones. El tipo de boquilla que uso es de pasta de fabricación brasileña o francesa”.