Oda a la tolerancia

Compartir

Hace días, en España, la intolerancia alzó su maligna voz de forma inhumana, pusilánime y ruin. Desde entonces reflexiono más sobre el tema, pues todos somos iguales por el hecho de ser humanos. Apenas tenemos diferencias accidentales. Somos distintos en la forma, no en el fondo.

En la canción “Sortilegio”, Silvio Rodríguez expresa: “Tolerancia, tolerancia, palabrita en el mantel. Pocos platos se la sirven, muchas bocas a comer”. Enarbolamos la tolerancia, pero que sea “de ellos hacia nosotros”, no “de nosotros hacia ellos”. Así no. La tolerancia es de dos vías. Para ser real debe ser recíproca.

Ser tolerantes es comprender que no necesariamente tenemos la verdad, aunque defendamos nuestras convicciones con gallardía; es aceptar la personalidad del prójimo, siempre y cuando sus actuaciones no hagan daño; es pedir perdón cuando nos equivocamos al juzgar a los demás; es valorar al hermano por sus hechos, no por su condición.

Los intolerantes “odian” y “aman” sin comprender los límites de ambas palabras, que mal asumidas pueden ser fatales para el buen juicio de quienes las practican. Juran que sus ideas son las únicas correctas y punto, sus sentencias no permiten apelación y desdichado el que las enfrente, que por eso hasta su vida peligra.

Evitemos a los intolerantes políticos. Ellos discuten con pasión sobre temas banales, enarbolan con rabia su ideología sin apreciar las bondades de otras y no ven nada bueno en el contrario, pues la razón solo la tienen ellos.

Evitemos a los intolerantes religiosos que todo lo justifican en nombre de Dios. Nos dijo el papa Francisco que el fanatismo es un monstruo que osa decirse hijo de la religión. La religión no es fanatismo, es fe, bondad, comprensión, misericordia y servicio al prójimo. Escudarse en ella para cometer actos de barbarie es propio de cobardes.

Evitemos a los intolerantes nacionalistas. Solo ven lo bueno en su terruño, aborrecen naciones hermanas porque las consideran inferiores y en nombre de la raza o de una alegada superioridad, humillan, maltratan, condenan y asesinan. No saben que, respetando la identidad de cada pueblo, los extranjeros no existen.

Evitemos a los intolerantes que solo piensan en lo material, que justifican y provocan guerras, bombardeos y crímenes para proteger sus intereses o el poder que representan; también alejémonos de quienes solo se alimentan con dinero, esos infelices que en sus estómagos prefieren las monedas al agua que refresca el espíritu.

En fin, evitemos a todos los intolerantes, sin limitaciones, que los hay de muchas categorías. Reprochemos a esos radicales, poderosos o no, ateos o creyentes, educados o analfabetos, pobres o millonarios, pues sus conductas no ayudan a construir un mundo mejor.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorBuscan poner fin a estigma de hijos de sacerdotes
Noticia siguienteCelebran el Día Mundial del Folklore en RD