Rafting, un deporte extremo para llevar la adrenalina al límite

El rafting es el descenso de un grupo de personas a bordo de un bote tipo neumático, sin motor, por un río de montaña. La embarcación es arrastrada por la corriente mientras los tripulantes la dirigen hacia donde quieran mediante remos.El éxito de este deporte reside en que no es necesario unos profundos conocimientos técnicos o una preparación física excepcional, es apto para casi todo el mundo, ya que la labor más difícil recae en el monitor o guía, presente siempre en todo descenso, que es quien se encarga de llevar el “raft” por las zonas apropiadas, mientras que los demás navegantes solo deben seguir unas instrucciones simples, para facilitar su labor.

Para practicar este deporte es necesario el uso de chaleco salvavidas, casco y un traje isotérmico, para protegerse de las bajas temperaturas del agua y el aire. Los lugares más apropiados son los ríos de montaña, con abundante agua.

Teniendo en cuenta que entraña ciertos riesgos, es importante que las personas que practican rafting, además de llevar el chaleco y el casco pertinentes, también tengan en cuenta otros consejos relativos a medidas de precaución que tienen que acometer para evitar daños innecesarios. Por ejemplo, deben prestar atención en todo momento a las indicaciones que les dé el guía, llevar un calzado que no resbale, que cuente con buen agarre. Es importante que si ese descenso lo van a hacer en un río que cuente con aguas muy frías, utilicen un traje de neopreno. Así, antes de practicar este deporte de aventura deben haber comido adecuadamente, para que sus cuerpos cuenten con la energía necesaria y poder hacerle frente al mismo, o a situaciones complicadas que pudieran surgir.

Aunque es aconsejable saber nadar, este requisito no es imprescindible para practicar este deporte.

República Dominicana ofrece decenas de destinos donde se puede disfrutar de esta aventura única y a la vez poner a prueba la adrenalina.

Destinos como Jarabacoa, Puerto Plata, Punta Cana y Constanza, entre otros, son visitados cada año por miles de turistas y nacionales que buscan entretenerse y disfrutar de esta intensa aventura, además de entrar en contacto con la naturaleza y deleitarse con los hermosos paisajes verdes que rodean tales lugares.

En las excursiones para practicar rafting, la adrenalina fluye cuando los turistas corren río abajo por los “rápidos” de nivel 2 de aprendizaje. La edad mínima permitida para practicarlo es de 14 años.

En Jarabacoa se practica rafting en el Yaque del Norte, un río caudaloso con numerosos “rápidos”, incluyendo algunos de clase III (nivel intermedio). Cada bote cuenta con un guía que conoce el río a la perfección y que va dando las instrucciones sobre cómo y cuándo remar. A menudo se cuenta también con un bote de emergencia que acompaña al grupo para mayor seguridad.

El precio del rafting es de 50 dólares por persona y puede realizarse tanto de manera individual (formando parte de un bote con otras personas asignadas por la empresa) como en grupo (cada bote lleva aproximadamente 4-5 personas). Tours operadores como Explora Dominicana y Dominicana Tours ofrecen excursiones para vivir esta experiencia al máximo. Las reservaciones deben hacerse al menos con un día de antelación.

Consejo
Los ríos para practicar este deporte son calificados de acuerdo al grado de dificultad; por lo tanto, si estás a punto de incursionar al mundo del rafting debe ser en uno de grado fácil, que cuente con una rápida corriente de pequeñas ondulaciones y no represente riesgos.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorProcurador define como adecuada y ejemplar condena de 30 años contra Blas Peralta
Noticia siguienteMuere el dirigente del PRD Fulgencio Espinal en un accidente de tránsito