Política monetaria: de apaga déficit a conductora del PIB

Cuando el 31 de marzo pasado el Banco Central decidió subir 25 puntos a su tasa de política monetaria, fue apenas el segundo movimiento en 18 meses en su principal macro instrumento económico, el cual en los últimos cuatro años ha estado utilizando como promotor del crecimiento y de control preventivo de la inflación.

La medida representó, asimismo, la tercera alza de la tasa de política monetaria dispuesta por el Banco Central en tres años y ocho meses.

El prolongado período de crecimiento y estabilidad económica ha permitido que el uso de la política monetaria como apaga fuego haya recesado, o disminuido a su nivel mínimo, y que prevalezca la intención de utilizar ese instrumento en función proactiva, como promotor del crecimiento, incidiendo en el incremento del financiamiento bancario al sector privado.

Además, la desaparición de los

desequilibrios fiscales no contemplados presupuestariamente, ha facilitado la concentración de la política monetaria en objetivos diferentes, esencialmente de expansión o estabilización del crédito bancario al sector privado, para a través del financiamiento empujar el crecimiento de los diferentes sectores que componen el producto interno bruto (PIB). Ha habido liberalización de encajes para favorecer diferentes sectores de la economía, incluyendo al comercio, aunque privilegiando al sector de la construcción de vivienda.

La política monetaria, como una de las dos macros políticas con las que se maneja la economía, ha ido cambiando su proceder, priorizando su papel de promotor en lugar de mecanismo de corrección de desequilibrios fiscales. En ese esquema ha sido su accionar desde que el Banco Central adoptó el mecanismo meta de inflación, en el cual proyecta para cada año cuales son los niveles entre los cuales debe o espera que se mueva el índice de precios al consumidor (IPC) y en ese corredor mueve sus instrumentos.

El papel de inducir el comportamiento del crédito bancario como mecanismo para acelerar o ralentizar el crecimiento económico ha puesto a la política monetaria en el centro de las políticas públicas que rigen la economía.

Referencia

Desde agosto del 2012 hasta abril en curso, el Banco Central ha variado ocho ocasiones su tasa de política monetaria, y en la mayoría de esos movimientos ha primado el interés en promover el crecimiento del PIB, y en los tres restantes ha procurado enfrentar ciertos riesgos inflacionarios, siempre de origen externo.

El Banco Central, en su reunión mensual de política monetaria, envía señal al mercado, manteniendo, subiendo o bajando su tasa de referencia. De las últimas 53 reuniones de política monetaria realizadas por el BC desde agosto del 2012 hasta el 31 de marzo pasado, en 45 de ellas decidió mantener invariable la tasa de política monetaria, decisión que refleja o proyecta que el desempeño económico se desarrollaba en esos momentos dentro de los parámetros esperados.

En la reunión del 31 de agosto del 2012 las autoridades del BC decidieron reducir 50 puntos a la tasa de referencia, colocándola a 5.0% anual. Fue la primera decisión en el primer período de Gobierno del presidente Danilo Medina. En ese nivel se mantuvo invariable hasta la reunión del 30 de mayo del 2013, cuando fue nuevamente reducida, en esa ocasión en 75 puntos a 4.25%. Para entonces la economía estaba en un período de estancamiento, debido al freno que el Gobierno había aplicado al gasto público, a fin de enfrentar el gran déficit fiscal del 2012.

Cuando se decidió la baja en agosto del 2012, la economía dominicana estaba en pleno impacto de ese déficit, uno de los mayores desequilibrios presupuestales que se ha generado y que para el período completo rondó un 8% del PIB. A partir de agosto se decretó un drástico programa de austeridad, que frenó el gasto público, llevándolo a su nivel mínimo de operación del Estado. El freno del Gobierno debía ser compensado por el sector privado y ahí entró en función el papel promotor de la política monetaria, bajando la tasa de referencia.

Cuando el BC reduce su tasa de política monetaria (TPM) manda un mensaje al mercado financiero de los niveles alrededor de los cuales considera que deben moverse las tasas activas y pasivas, porque siempre ajusta el corredor del costo del dinero, que es la brecha entre la tasa de captación y la de colocación. El propósito es inducir un aumento del crédito bancario para empujar el crecimiento de la economía.

Es convertir o aplicar una política monetaria expansiva, que casi siempre opera en escenarios donde no hay riesgos inflacionarios mayores.

La postura expansiva aplicada por el Banco Central en agosto del 2012 y mayo del 2013 duró hasta agosto del 2013, cuando la tasa de política monetaria fue objeto de un incremento de 200 puntos, llevándola a 6.25%, el mayor impacto restrictivo desde que el instrumento estaba siendo utilizado como mecanismo de promoción del crecimiento.

Un ajuste de 200 puntos en la tasa de referencia

El frenazo mandado por la política monetaria en el 2013 fue adoptado por el BC tomando en “consideración el balance de riesgos sobre las proyecciones de inflación, particularmente el potencial traspaso a los precios internos que podría ocurrir”, producto de la volatilidad que había para entonces experimentado el mercado cambiario en las últimas semanas. La tasa interanual de inflación, julio 2012-julio 2013, se situó en 5.67%, acumulándose 2.39% en los primeros siete meses del 2013, mientras la variación mensual alcanzó 0.62%. El BC mantuvo el pie en el pedal de su política monetaria hasta el 2015, cuando redujo en marzo y abril 50 puntos a su tasa de referencia y 20 puntos en mayo. Las proyecciones apuntan a una inflación que se mantendría por debajo del rango meta en el presente año, según argumentó el documento de política monetaria emitido.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorMaira Jiménez dice es necesario desarrollo integral de bancas de fomento y social
Noticia siguienteAcusan maestro de agresión sexual contra 14 estudiantes; se entregó a las autoridades