Hermanas llevan medio siglo vendiendo frutas en Santiago

Santiago. Lo que comenzó como un oficio aprendido por su madre, medio siglo después ha servido como sustento para levantar a sus familias y poder vivir con dignidad.La historia de las hermanas Adelaida del Carmen Betances y Luisa María Ramos Betances se remonta a cuando apenas tenían siete y seis años de edad, y junto a su progenitora comenzaron a instalar puestos de ventas de frutas en la calle 30 de Marzo.
Las hermanas Betances, nativas de la comunidad de Matanzas, al sur de Santiago, cumplieron recientemente 55 y 50 años de labor ininterrumpida como vendedoras con puestos improvisados.

De los 61 años de edad que tiene Adelaida del Carmen Betances, 55 han sido trabajando. Luisa María tiene 57 y desde los siete se instaló al lado de su hermana.

“Yo recuerdo que mi madre Rafaela Betances nos traía en burro hasta acá en la calle 30 de Marzo. Desde los años sesenta nos movíamos desde los bomberos hasta el cementerio y así nos hemos pasado ya medio siglo trabajando de forma ininterrumpida vendiendo frutas”, expresa Adelaida del Carmen Betances.

Narra que su madre la llevó a trabajar con apenas siete años de edad. “Con este trabajo mantuve mi familia e hice mi casa, aunque ahora solo me alcanza para mantenerme”, lamenta Adelaida.

Ana Luisa María Ramos Betances dice que se tuvo que integrar un poco más tarde al trabajo que servía como sustento familiar, debido a que le tocó la tarea de cuidar a sus 20 hermanos. “Yo llevo menos tiempo que mi hermana Adelaida porque me quedaba en casa cuidando mis 20 hermanos y luego en la tarde le llevaba la comida a ellas”, indica Ana Luisa.

Margarita de Jesús Betances, de 39 años, es la más joven de la familia. Hace cinco años decidió instalarse también en la calle 30 de Marzo, cercano al puesto de la parada de vehículos que se desplazan a la línea Noroeste, Navarrete y Villa González, pero con un puesto de venta de artesanía y tarros.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorSeminario: La mujer, está ausente, es violentada y discriminada
Noticia siguienteEn Puerto Plata un hombre mató a a otro que lo golpeó