La educación a distancia, ¿realmente funciona?

    Compartir

    La educación a distancia toma auge como modelo de enseñanza en el mundo y nuestro país no escapa a ello, aunque realmente todavía está en proceso de aprobación por parte del Ministerio de Educación, ya que hasta este momento solo se desarrolla de manera parcial a través de programas y algunas materias.

    Es tal la demanda, que se asegura que dentro de unos cinco años este modelo educativo será el que domine. Como todo, presenta pros y contras.  Beneficios y limitaciones.

    Para tratar el tema con propiedad hemos entrevistado al doctor Rafael Bello Díaz, director del Campus Virtual de la Universidad Católica Santo Domingo UCSDVirtual.

    Quien cuenta con estudios de Postgrado en Educación a Distancia y Gestión de la Educación Virtual en las universidades a distancia de, España, Costa Rica, la Universidad de Alcalá y la Universidad de Buenos Aires, Argentina.

    “Lo virtual tiene como característica que escinde tiempo, cuerpo y espacio” dice Bello Díaz,  a la vez que asegura que los programas a distancia que tenemos en el país son de  instituciones extranjeras que con la globalización cuentan con oficinas, como el Instituto Tecnológico de Monterrey, con sede en México  y la Universidad Rafael Belloso de Venezuela y la Universidad Nacional a Distancia de España (UNED).

    “La educación a distancia vía internet, es una herramienta que la están esperando varios niveles, como las universidades e instituciones de educación superior.

    De hecho, ya están los reglamentos en el Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnológica (MESCYT) y se está a la espera de que el Consejo Nacional de Educación Superior los apruebe para que este nivel de aprendizaje, mediado por las tecnologías, pueda contemplar carreras de grado y postgrado, completamente en línea”,  explica quien fuera ex viceministro de Educación Superior, Ciencia y Tecnología y es miembro de la Directiva de la Red Avanzada Dominicana de Educación e Investigación de la República Dominicana (RADEI). Destaca que esto  colocaría al Sistema de Educación Superior de la República Dominicana en el mundo.

    Entre los beneficios que ve a este modelo educativo, cita que miles o cientos de miles de estudiantes podrían ingresar a distancia al Instituto de Educación Superior (IES) del país.  “Con un volumen de ingresos que permitiría mejorar las herramientas científicas y técnicas, más oportunidades de trabajo y desarrollo académico profesional a los docentes. Y no solo como facilitadores y tutores, la educación a distancia, tiene en su diseño instruccional  la necesidad de disponer de contenidistas (formateadores de contenidos) animadores audiovisuales especialistas en curricula, por lo que se abren más puertas y oportunidades a este nivel docente de trabajo y desarrollo personal y académico”, abunda.

    Además, dice, los estudiantes de todo el mundo, en especial los dominicanos residentes en diversos países como Estados Unidos, Europa, Asia, etcétera, tendrían oportunidades para realizar sus estudios, capacitarse y certificarse en las disciplinas que les permitan un mejor acceso al mundo del trabajo de calidad y disponer de un mejor envío de remesas a sus familiares y relacionados.

    También, orientaría sobre los programas de becas nacionales e internacionales por su menor costo de estadía, movilidad y alimentación, además del ausentismo familiar.

    Permitiría el desarrollo de líneas de investigaciones en Educación Virtual y Educación a Distancia, de Evaluación de la ED y de Currículo, entre otras.  Estos son algunos de los beneficios de la educación a distancia. Bello importantiza el hecho de que mantendría vinculados a los profesores y docentes mayores, permitiéndoles continuar siendo útiles y aportando al país, además de integrar sus expertos de muchos años a la educación virtual.

    El experto considera que existe un contrasentido, dado que el Ministerio de Educación otorga becas en líneas con universidades del exterior, pero aún no permite que las carreras o maestrías la desarrolle personal dominicano ni instituciones dominicanas. Hasta ahora, se desarrollan programas y algunas materias a distancia.

    La escuela de la Magistratura dispone para los jueces educación a distancia. “Tenemos que avanzar,  confiar en nuestro sistema, que ya ha tenido entre las gestiones de Alejandrina Germán, Andrés Reyes y doña Ligia Cardona miles de becarios, para que pueden asumir estos compromisos de elevar la calidad de la educación a distancia” subraya Rafael Bello Díaz.

    Sugiere que el país disponga   plazas para docentes dominicanos, para la construcción de universidades virtuales y semipresenciales,  “no podemos esperar al 2020 para hacer esto, esta aprobación sería una herramienta importante para la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030”. Igual es la necesidad del sistema de educación media, “más de un millón de estudiantes necesitan finalizar el bachillerato, la única opción es FUNDAPEC que cuenta con un sistema de educación a distancia”, sostiene.

    Limitaciones
    Las limitaciones naturales de nuestro sistema de educación, que aunque se comienzan a desmontar y a superar con el 4% del PBI para la educación (precisamente este compromiso político y social fue firmado en el Campus de la Universidad Católica Santo Domingo), aún maneja niveles elevados de deserción escolar que limita a cientos de miles de estudiantes para accesar al nivel de bachillerato y poder inscribirse en los niveles superiores, o tecnológicos.

    La labor del Instituto Nacional de Formación Magisterial –INAFOCAM- ha sido extraordinaria al mejorar la capacitación docente, e inclusive ha permeado hasta el nivel de padres, madres y amigos de la escuela, actores no menos importantes, ya que el hogar es la primera escuela; utilizando estrategias hasta neurocientíficas para el mejoramiento de la educación en el país. Esta es la materia prima de los estudios universitarios, que ya comienza a cualificarse desde su aplicación.

    Requerimientos para los maestros
    Certificarse en tecnología educativa. Aceptar un cambio de roles, debido a que el profesor es tradicionalmente un proveedor del conocimiento, pasando al papel de tutor, facilitador, asesor, animador y motivador, así como consultor de los aprendizajes.

    ¿Quiénes no califican?
    Los reglamentos que apruebe  el Ministerio de Educación deberán establecer estos elementos de acceso a la educación virtual y la educación semipresencial. 

    Supervisados y evaluados por el Ministerio con los expertos del tema, nacionales e internacionales, y este renglón insertarse en la evaluación quinquenal de las universidades e instituciones de educación superior y disponer de una autorización oficial para estas prácticas académicas.

    Carreras que pueden disponer de acceso o no
    La tecnología ha crecido de manera extraordinaria, las aplicaciones móviles APP, es decir... la tecnología educativa cuenta ya con todas las herramientas, las videoconferencias, los chats, los repositorios de objetos del conocimiento, los programas y módulos de aprendizaje, tanto programas propietarios como de distribución libre (Blackboard, Moodle, etc.).

    Los laboratorios virtuales facilitan estas oportunidades de la mano de las redes avanzadas, por lo que para que estas redes en el país tengan pertinencia y sentido y puedan desarrollarse, van de la mano con la educación virtual y los laboratorios y simuladores virtuales y su conectividad a las supercomputadoras y centros de avanzada, que sin esta aprobación ambos niveles estarían estancados o detenidos.  Si se aprobaran en el país estas regulaciones dispondríamos de telescopios, acceso a microscopios electrónicos, satélites de vigilancia del cambio climático y prevención de desastres, computación en la nube repletas de tecnología. En fin, expertos han comentado que no hay límites en estos momentos del avance tecnológico.

    Los pros y contras
    La educación a distancia permite concluir los estudios postergados. Contiene una atención personalizada pues el tutor acompaña, supervisa, anima y corrige de manera individual a los participantes. El estudiante puede adaptar sus clases de acuerdo con su tiempo, así como su ritmo de estudios. Puede meditar y reflexionar antes de responder. Ahorro de tiempo y dinero, evitando desplazamientos. La educación virtual exige autodisciplina, tener hábitos de estudio y el dominio de la tecnología y computación.

    Deserción en más del 50%
    Hay quienes consideran negativo la ausencia de contacto personal con los docentes y el resto de los alumnos. En ocasiones se requiere un elevado rendimiento académico del estudiante, mayor, incluso, que en la formación presencial por lo que se requiere una dedicación regular al estudio. l

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anteriorCONEP solicita entrega de información para Pacto Eléctrico
    Noticia siguienteInmortalizan cinco deportistas Noroestanos