Michel Camilo y Tomatito, el dúo musical perfecto

    La noche prometía mucho, y no era para menos. Ambos, Michel Camilo y Tomatito son dos de los máximos exponentes de la música actual, cada uno en su género jazz y flamenco.Por eso no causó sorpresa la extensa fila formada a la entrada del Teatro Nacional Eduardo Brito, espacio seleccionado para la función especial. La química que logran en escena viene dada por su larga amistad de más de 17 años. De ahí la posibilidad de lograr una armonía única que deleitó durante una hora y casi treinta minutos a todos los presentes, quienes desde el inicio se mostraron eufóricos ante los concertistas que actuaron el pasado martes, con motivo de los 90 años de la Cámara Oficial Española de Comercio, Industria y Turismo.

    Nos encontramos en un encuentro entre amigos, así lo demostraban Michel y Tomatito, aunque este último se mostró en ocasiones muy tímido, en cuanto a su empatía con el público en escena. Sin embargo, esto no fue obstáculo para lograr su cometido: enamorarnos de la fusión del jazz latino y el género musical español más famoso, el flamenco.

    Ver a Michel Camilo frente al piano es ser testigo de que el uno no puede vivir sin el otro, que nacieron para transitar juntos por la vida. Y junto a su acompañante de la noche, Tomatito, uno de los guitarristas mas famosos del mundo, por igual.

    El repertorio

    La noche estuvo cargada de una música que en todo momento hizo vibrar la sala. Los temas de sus álbumes “Spain” y “Spain Again” fueron los protagonistas y el testimonio de que disfrutan de una innegable comunicación e intensidad. Y una que otra sorpresa: “Bésame mucho” y el “Concierto de Aranjuez”, hicieron su aparición por momentos. Comprobar hasta dónde pueden llegar juntos y cuánto pueden descubrir de sí mismos sólo es posible asistiendo a una velada igual, en la que se demuestra a leguas su complicidad y sobre todo, diversión al hacer música.

    La variedad de acordes clásicos, latinos y caribeños de Camilo junto a los acústicos y flamencos del artista de Almería, España, a pesar de ser tan diferentes, encontraron en este concierto el punto exacto para lograr la armonía perfecta. Los dos, manteniendo sus raíces y mezclando sus sonidos, han descubierto uno nuevo que los identifica desde el momento de tocar el primer compás del pentagrama.

    El público que abarrotó la sala Carlos Piantini aplaudía intensamente al final de cada pieza, sobre todo de las más intensas y de gran ejecución técnica, donde juntos demostraron que son verdaderos maestros. Esta cita fue un claro recordatorio, o más bien, el desvelo de una fórmula mágica que les ha servido para reunir a miles alrededor del mundo.

    El público recibió un concierto de lujo

    Durante la presentación, el diálogo entre ellos resultó perfecto e intenso, en calidad y detalles. Composiciones de artistas que ambos admiran, adaptadas a la improvisación jazzística, al flamenco y al corazón del Caribe provocaron la ovación de un público dominicano orgulloso de que Michel sea tan dominicano como ellos. Juntos han logrado romper el tabú de unir el piano y la guitarra, y desde entonces son historia.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorUn muerto y un herido tras chocar de frente dos motocicletas
    Noticia siguienteGrupo Metro celebra 45 años de servicios