Un tercio de pacientes con epilepsia en RD podría requerir cirugía

    Alrededor de un tercio de los 90 mil pacientes con epilepsia estimados en el país no responden a los tratamientos, por lo que podrían requerir de procedimientos quirúrgicos para controlar las alteraciones eléctricas cerebrales, asegura el neurocirujano José Orlando Bidó Franco.

    El profesional, cuyo equipo ha intervenido con éxito a más de 20 individuos con epilepsia de diferente origen y manifestación, afirma que se ha logrado controlar las crisis en más de un 90 por ciento, “habiendo inclusive pacientes sin convulsiones por más de tres años tras la operación”. “Los resultados son muy halagüeños. Quienes responden mejor son las personas con lesiones evidentes o localizadas en el lóbulo temporal del cerebro”, expone.

    La epilepsia resistente a fármacos o refractaria se presenta en unos 30 mil dominicanos de uno y otro sexo, en los cuales perduran las crisis a pesar de recibir tratamiento adecuado; o ameritan dosis tan altas que los efectos colaterales los incapacitan para el desarrollo de una vida normal.

    Bidó Franco –especialista en cirugías de la epilepsia, estereotáxica, psicocirugía, radiocirugía con Gamma Knife, del dolor y guiada por imágenes− indica que los pacientes con epilepsia refractaria deben ser sometidos a rigurosas evaluaciones neurológicas y neuropsicológicas, así como a estudios de resonancia y videoelectroencefalografía. En un elevado porcentaje, los casos refractarios de la enfermedad obedecen a una lesión cerebral discreta y localizada. Al interpretar la información que arroja el videoelectroencefalograma, los neurofisiólogos pueden definir la relación exacta entre las lesiones encontradas en la resonancia magnética y el origen de las crisis epilépticas.

    “Mediante resonancia magnética de alta definición, los neurocirujanos visualizamos esas alteraciones. Otro estudio fundamental es la evaluación del video-electroencefalograma prolongado de la crisis convulsiva, el cual registra imágenes del paciente y registra sus ondas cerebrales”, subraya el especialista.

    “En casos complejos” −añade− “el neurocirujano coloca, mediante cirugía, electrodos en la superficie o la profundidad del cerebro, para captar las ondas eléctricas anormales. Una vez localizadas, se procede a desconectar esa porción del resto del cerebro, para evitar la propagación de dichas ondas y controlar así la epilepsia”.

    Bidó Franco –quien consulta en los centros médicos de Obstetricia y Ginecología y Moderno, en Santo Domingo– explica que la epilepsia se caracteriza por alteraciones en la activación eléctrica del cerebro, las cuales ocasionan convulsiones de diferente tipo, dependiendo de la región cerebral lesionada.

    La epilepsia es ocasionada por infecciones, traumas, lesiones vasculares o de oxigenación del cerebro durante la vida fetal o el parto; por alteraciones en el desarrollo de porciones del cerebro, por pequeños tumores o por malformaciones vasculares. “En la mayoría de los casos, la enfermedad puede ser controlada con medicación antiepiléptica o anticonvulsiva, que los pacientes debe tomar de manera regular, muchas veces de por vida”.  concluye el neurocirujano.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorEducación e Inefi inauguran en Gaspar Hernández extensión del CIDE de Moca
    Noticia siguienteMonchi frenó a Vinchito