Napoleón y la inseguridad

    Con hondo pesar recibimos la noticia del fallecimiento del colega Napoleón Rojas, un periodista de una extraordinaria vitalidad que habitualmente nos hablaba por Color Visión, y que fue parte de una generación de reporteros que imprimieron un sello muy especial a la labor que realizaban.

    A Napoleón Rojas, con su nombre completo, como lo llamábamos, que trascendió del periodismo a la abogacía, que se movía como pez en el agua en la búsqueda de las noticias, nunca lo podíamos imaginar como una víctima de las tantas a que nos ha acostumbrado el crimen.

    Cuando sufrió el ataque de dos asaltantes desalmados que le dispararon en su minimarket en la urbanización Ralma de Santo Domingo Este, tuvimos que reiterarnos, en medio del dolor, lo expuesto que estamos todos a sufrir cualquier agresión, sin importar que se encuentre en su recinto laboral o en la casa.

    Para ser víctima sólo hay que estar vivo, no importa lo tranquilo o pacífico que se pueda ser, como en efecto lo era Napoleón. Y es una pena que estemos asistiendo a su fallecimiento después del ataque sufrido el pasado 7 de mayo. Las graves heridas no permitieron su recuperación y qué pena que lo hayamos perdido.

    Nueva vez nos vemos ante el drama de la muerte de una persona muy útil, por la inseguridad que sufrimos. Y es una lástima que los organismos de control, muy “eficientes” para detener determinados delincuentes, no siempre muestran igual capacidad para la prevención del delito.

    Y es que quienes deben mantener la seguridad están desbordados, ya para contener el crimen o para perseguirlo. Imagínese, si ayer mismo el procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, comentaba lo que todos sabemos, y es el alto involucramiento de policías y ex policías en la criminalidad.

    Ahora nos ahoga el dolor por la muerte de un compañero, hermano de nuestro colaborador Ricardo Rojas León y del también periodista Ricardo Rojas Vicioso. Nuestra solidaridad con la familia Rojas, su padre don Ramón y la madre doña Blanca Estela, su esposa doña Yesenia Roa y sus hijos.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorMejía y Abinader arremeten contra Miguel y Leonel
    Noticia siguienteLos que negocian con la soberanía nacional