Grupo Alonzo: listo para enviar carne al exterior

    Cuando desde naciones extranjeras se abran definitivamente las puertas a las importaciones de carne dominicana, Grupo Alonzo aspira a estar primero en la fila. Y a juzgar por los estándares con que se maneja y el optimismo de sus ejecutivos, está trabajando para eso.

    De hecho, las cinco veces que República Dominicana ha enviado carne de res a Asia, el producto ha sido de la citada empresa, más un sexto contenedor que va de camino a esa parte del mundo.

     “Alonzo es una planta-matadero industrial de res (bovino) diseñado y en operación con niveles de calidad, aptos para exportación hacia Estados Unidos o cualquier país del mundo”, asegura el vicepresidente administrativo de la firma, Efraín Taboada Santos, a un equipo del periódico elCaribe que visitó el lugar en procura de conocer los procesos que allí se realizan.

    Regularmente, en el matadero -suplidora A&B (Situado en el km 26, carretera Villa Mella-Yamasá), uno de varios que tiene Alonzo y donde se produjo la visita, se trabajan (sacrifican) en promedio entre 190 y 200 animales. Los empleos que genera el matadero A&B son unos 200. Hay un turno diurno, que es para producción normal y uno nocturno, que se toma para limpieza y sanitización.

    Cuidado muy riguroso
    Para permitir acceso a las distintas áreas de trabajo del matadero hay tantos requisitos como si se tratara de la sala de cuidados intensivos de una clínica. Eso incluye desde el lavado y secado de manos, colocación de casco protector especial, vestimenta propia para movimiento interno y la puesta y desinfección de unas botas que suministra el negocio. Eso no es casual, asegura Santa Mella, gerente de planta.

    “Obedece a que si la planta quiere seguir cumpliendo, como lo hace actualmente, con todos los requisitos que debe reunir un establecimiento de ese tipo, debe ser riguroso en cada paso”, indica.

    El proceso en el matadero inicia con la recepción de los animales, que permanecen en condiciones de “relajamiento” para evitar su estrés y que posteriormente la carne cambie de color o salga dura (como comúnmente dice la gente).

    El cuidado que se tiene en las operaciones de manejo de carne incluye análisis de puntos de control, buenas prácticas de manufactura, sistema estandarizado de operaciones, entre otros procedimientos.

    Matadero Alonzo cuenta con una certificación SGS, que verifica si un producto cuenta con niveles de calidad internacionales. La empresa también ha sido inspeccionada por el Departamento de Agricultura de EE.UU.

    Alonzo es uno de 13 mataderos con los cuales la Dirección de Ganadería trabaja de cerca a través del proyecto “Fortalecimiento de las Capacidades de Exportación Agropecuaria”.

    Lo que se busca es fortalecer los sistemas de inspección, control y vigilancia de los productos cárnicos y sus derivados, tanto para el consumo local, como para la posible exportación al mercado norteamericano y otros mercados a nivel mundial, a través de la certificación de al menos 2 de los mataderos seleccionados. Las explicaciones sobre ese componente las ofreció a este diario el doctor Rafael Núñez Mieses, encargado del proyecto.

    Grupo Alonzo hace tiempo les vende carne a algunas franquicias internacionales que operan en República Dominicana y que tienen un monitoreo desde el exterior. En la planta hay apostados de manera fija y envueltos en cada proceso de la industria dos inspectores del Gobierno. Uno es del Ministerio de Salud Pública y el otro de la Dirección de Ganadería.

    Recibe también inspección y auditoría de clientes locales, entre ellos de la hotelería y de fábricas de embutidos de renombre a nivel nacional que tienen control de calidad para los proveedores.

    Alonzo tiene dos líneas de producción, una de ellas es de corte primario, que incluye, por ejemplo, piezas enteras que se venden empacadas al vacío para hotelería, restaurantes y supermercados. La otra línea es de cortes porcionados que salen en sus bandejas listos para el cliente que va  al supermercado. l

    Grandes negocios  son sus clientes

    Entre las cadenas hoteleras a las que Alonzo les vende figura Meliá, Riu, Barceló y Sirenis. A nivel de supermercados están Bravo, La Cadena y de manera compartida (porque hay otra empresa a quien también le suple) Grupo Ramos. Alonzo conjuga tres factores que le dan consolidación, plantea Taboada Santos. Refiere que la firma, además de comprar ganado para su matadero, es a la vez, productor y propietario de finca. Eso le da la garantía al cliente de que si un día, por la razón que sea, la empresa no puede ir a un pueblo a buscar las reses que compra, puede tomar de las que tiene en su finca.

    Efraín Taboada Santos
    ejecutivo de suplidora de carnes a&b

    “La carne se garantiza con análisis microbiológicos. Realizamos un monitoreo riguroso de cloro, temperatura, E.coli, coliformes totales, salmonela, de lavado de manos de los empleados, para asegurar que las mantienen limpias y otros muchos cuidados de manera rígida y permanente”.

    Luis Núñez Mieses
    funcionario dirección de ganadería

    “El alcance del proyecto que estamos implementando con los mataderos sugiere un trabajo a nivel nacional, para adecuar y hacer funcional y sostenible el sistema dominicano productor de carnes. Esto colocará, sin duda alguna, a la República Dominicana a otro nivel. Eso es lo que buscamos”.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorObama promulga ley agrícola
    Noticia siguienteCritican Santiago haya sido declarada Destino Turístico