Gran homenaje para los monarcas del mundo

    El Salón Las Cariátides fue como una especie de máquina que viajó por el tiempo. Lo que se vivió ayer en ese salón del Palacio Nacional hizo parecer que el equipo de República Dominicana recién ganaba de forma invicta el Clásico Mundial de Béisbol y no poco más de ocho meses atrás como en efecto sucedió.

    El presidente Danilo Medina recibió, honró y celebró a los integrantes del seleccionado criollo que se coronó en la tercera versión del evento mundialista y le entregó a casi toda la nómina el anillo de campeón para dejar abierta la tanda de celebraciones que más tarde incluiría una gran caravana y una fiesta popular en el estadio Quisqueya.

    Medina, al igual que su asistente Carlos Pared Pérez, también recibió una sortija de la mano de Moisés Alou, Tony Peña, Robinson Canó y Fernando Rodney.

    Se trató de una ceremonia liviana con ciertos momentos hilarantes y con una nutrida concurrencia de 26 de los 28 peloteros que hicieron historia el pasado 19 de marzo en el AT&T Park de San Francisco, California, frente a la representación de Puerto Rico.

     Robinson Canó, José Reyes, Erick Aybar, Nelson Cruz, Edwin Encarnación, Miguel Tejada, Hanley Ramírez, Carlos Santana, Leury García,  Ricardo Nanita, Francisco Peña, Eury Pérez y Moisés Sierra fueron los jugadores de posición que asistieron a la actividad en la casa de gobierno. Los lanzadores Samuel Deduno, Wandy Rodríguez, Fernando Rodney, Santiago Casilla, Octavio Dotel, Ángel Castro, Lorenzo Barceló, Edison Vólquez, Juan Cedeño, Pedro Strop, Kelvin Herrera, Atahualpa Severino y Alfredo Simón Cabrera acompañaron  a Alou, Peña y al cuerpo de coaches del equipo nacional. Brillaron por su ausencia  Alejandro de Aza y José Veras, previamente excusados.

    Medina, seducido

    Medina, que no tenía previsto hablar durante la actividad, se dejó envolver por el ambiente festivo y pidió tomar la palabra, el último en hacerlo. El primer mandatario habló de la importancia que tuvo el triunfo del combinado tricolor para la República Dominicana, que en ese momento -dijo- vivía una incómoda situación socioeconómica. “El Clásico y el equipo dominicano me resolvieron un problema. Cuando hice la reforma fiscal se esperaban revueltas, pero el Clásico fue un toque de queda y la gente solo habla de eso”, recordó Medina. “La hazaña que realizaron será irrepetible, por esto tengo que decir a Tony Peña que ya no puede afirmar que haremos lo que nunca se ha hecho, porque ya ustedes hicieron lo que nunca se había hecho”.

    Danilo agradeció a cada uno de los peloteros por el sacrificio que hicieron a la hora de representar los colores patrios, dejando a un lado responsabilidades personales y profesionales.

    Después que el mandatario tomó su turno, procedió a entregar los añillos junto al ministro de Deportes, Jaime David Fernández; el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, y el presidente de la Federación Dominicana de Béisbol, Héctor (Tito) Perreira, quien minutos antes había hablado de la hazaña criolla.

    Previo al primer mandatario, Alou agradeció a Medina la distinción y reiteró que los verdaderos héroes del triunfo fueron los jugadores. “Finalmente ustedes están aquí”, expresó. “Así pueden recibir un justo reconocimiento”. “Sentado en mi mesa veo la armonía que tenemos, somos una familia y será hasta que la muerte nos separe”.

    Peña y Canó

    El dirigente Tony Peña se refirió a la unidad que primó durante todo el torneo y enumeró los tantos sacrificios que hicieron los peloteros dominicanos en busca de los mejores resultados. “Hanley jugó tercera y no puso quejas cuando se lo pedimos”, recordó el estratega. “Se quiso hacer un lío después del primer juego con Tejada y superamos eso. Somos soldados de la República Dominicana”, agregó.

    Peña fue un tanto emotivo y en un momento de su discurso sus palabras se entrecortaron, algo que aprovechó Carlos Santana para pasarle un pañuelo, lo que provocó la risa de algunos.

    Canó basó su opinión en esa misma línea. El segunda base dominicano incluso recordó que muchos peloteros se arriesgaron a jugar en el evento a sabiendas de que estaban a las puertas de la agencia libre y citó los casos de Rodney y de Cruz, hoy agentes libres. Canó invitó al pódium a algunos peloteros, incluido al relevista Santiago Casilla, a quien le pidió que orara “como hacíamos allá”. l

    Fernando Rodney se roba el show

    Tal y como sucedió en el Clásico Mundial, Fernando Rodney dejó su divertida marca.

    Rodney debe ser el primer civil que comparte mesa con el presidente Medina armado hasta los dientes. El relevista, quien tuvo siete rescates, se sentó con un plátano en el cinto y con un arco, dos artículos que han caracterizado su carrera últimamente. Pero donde el nativo de Samaná se robó el show fue precisamente al momento de la entrega de los añillos. Medina entregó una a una cada sortija y los peloteros la tomaban, se tomaban una foto y seguían la marcha. Rodney, sin embargo, fue más allá. Al momento de recibir el anillo, el relevista agente libre tuvo una petición para Medina. “Póngamelo”, le  dijo mientras el jefe de estado accedió a colocarle el anillo de su dedo con una sonrisa. El salón se fue en carcajadas.

    .469
    Fue el promedio de Robinson Canó, quien fue nombrado el Jugador Más Valioso del evento mundialista. Canó dio 15 imparables en 32 turnos, con seis carreras remolcadas.

    Feliz por estar aquí celebrando como lo merecemos. Siempre estaré para representar a mi país”.
    Hanley Ramírez
    Torpedero

    Fue una experiencia grandiosa y espero poder repetirla. Qué bueno que tenemos este reencuentro”.
    Nelson Cruz
    Jardinero

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anteriorRescatan niño le machacaron dedos; apresan mujer intentó quemar a hijo
    Noticia siguienteRenuevan la Cinemateca Dominicana