Los números de Adosec

    La Asociación Dominicana de Empresas Courier (Adosec) ha fijado su posición en torno al privilegio impositivo que reciben los que pueden comprar por internet bienes con un valor declarado inferior a US$200.

    Adosec indica que las compras por internet en el 2012 inferiores a US$200 ascendieron a US$189 millones. Ese es el dato registrado por la Dirección General de Aduanas (DGA). Ese es el valor FOB declarado, el cual, dado el incentivo de la exención fiscal, es inferior al verdadero. Para aprovechar la exención muchos optan por subvaluar el valor declarado. Bienes con valores que van de US$200 a US$1,200 son declarados por debajo de US$200. Son muchas las facturas originales de los vendedores extraídas en Miami, para no dejar rastro sobre el valor real de las compras. Cuando la exención es significativa, como es el caso, el incentivo a la subvaluación es muy grande.

    Adosec indica que las asociaciones empresariales del comercio formal exageran, pues en realidad, los ingresos fiscales dejados de percibir por la exención del arancel, el ITBIS y el impuesto selectivo para las compras por internet, apenas llegan a RD$600 millones al año.

    En el Presupuesto General del Estado del 2014 enviado al Congreso Nacional se establece que el sacrificio fiscal por la exención de impuestos en las compras por internet será de RD$2,107.1 millones. Esa estimación está subestimada.
    En el 2012, el valor FOB declarado de las compras por internet inferiores a 200 dólares fue de US$189.3 millones. El grueso de las compras por internet realizadas por dominicanos es ropa (70% de las veces), zapatos (51%), artículos electrónicos (50%) y celulares y mp3 players (46%), según una encuesta de Asisa Research de julio del 2012. El arancel para todos esos bienes es de 20%. Si asumimos un arancel promedio de 14% para las compras por internet inferiores a 200 dólares, no se podría argumentar que es un nivel exagerado. Dado que el ITBIS del 18% se cobra sobre el valor CIF más el arancel, tendríamos que el impuesto consolidado (arancel + ITBIS) sobre el valor CIF de las importaciones sería de 34.52%. Aplicando la tasa de 34.52% sobre el valor CIF de las compras por internet inferiores a 200 dólares (asumiendo un costo de flete aéreo igual a 5% del valor FOB), convertido a pesos a la tasa de cambio promedio del 2012 de RD$39.32, tendríamos que el sacrificio fiscal del 2012 fue de RD$2,698 millones (US$189.3 x 1.05 x 39.32 x 0.3452).

    Ese estimado asume que el valor declarado de las compras por internet no está subvaluado y que ninguno de los bienes importados por esa vía están gravados por el impuesto selectivo al consumo. Asumiendo una subvaluación promedio del 50%, un nivel de compras por internet en el 2014 igual al del 2012, y la tasa de cambio de 44.40 promedio estimada para el 2014, se tiene que el sacrificio fiscal en el 2014 ascendería a RD$6,093 millones, diez veces mayor a los RD$600 millones mencionados por Adosec y casi tres veces el estimado en el Presupuesto del 2014.

    Adosec señala que si el Gobierno comete el gravísimo error de imitar a los gobiernos de México, Chile, Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Panamá, que gravan todas las compras por internet, y decide por tanto eliminar la exención impositiva, las compras por internet caerían estrepitosamente, lo que afectaría la disponibilidad de aviones para los exportadores de vegetales que se benefician del subsidio de 4 centavos de dólar por libra, que reciben actualmente cuando exportan sus vegetales en los aviones que traen las compras por internet.

    Debo reconocer que estoy muy confundido y necesito que alguien me aclare. Adosec indica que las compras por internet han aumentado aceleradamente en los últimos años porque los comerciantes dominicanos operan con un margen de 300% por encima del precio que paga el consumidor que compra por internet, libre de impuestos. En otras palabras, que un pantalón que al comprador por internet le sale en mil pesos, el comerciante “chupasangre” lo está vendiendo en 4 mil.

    Si la afirmación de Adosec sobre el margen de 300% es correcta, entonces las empresas de courier deben reconocer que si el Gobierno dominicano cobrase, como lo hace la mayoría de los gobiernos de la región, los impuestos a todas las compras por internet, el pantalón de RD$1,000 le saldría en lo adelante al comprador por internet en RD$1,350 pesos.  Dado que el comerciante explotador lo vende en 4 mil, el comprador por internet se estaría ahorrando RD$2,650.  ¿Porqué entonces se reducirían las compras por internet? ¿Alguien de Adosec me podría explicar por qué el consumidor dejaría de comprarlo por internet si todavía, aún pagando todos los impuestos, se estaría ahorrando un 265%? No entiendo.

    Analicemos ahora el subsidio en el transporte aéreo de vegetales. En el 2012, RD exportó 133 millones de libras de vegetales, de las cuales 27 millones (20% del total), se exportaron por vía aérea. Adosec señala que de esos 27 millones de libras, el 60% se transportó en los aviones que traen las compras por internet y que gracias a eso, en vez de pagar el flete aéreo de 6 centavos de dólar la libra, los exportadores pagaron sólo 2 centavos.  Esto quiere decir que 16.2 millones de libras de vegetales recibieron en el 2012 un subsidio de 648 mil dólares, unos RD$25 millones.

    Adosec recomienda como buena política pública que el Gobierno dominicano asuma un sacrificio fiscal de RD$5,396 millones en el 2012 ó RD$6,093 millones en el 2014 al no gravar las compras por internet inferiores a US$200, para garantizar que los exportadores de vegetales reciban el subsidio de RD$25 millones.  ¿Acaso no habría sido más razonable, lógico y sensato, cobrar los impuestos correspondientes a las compras por internet, con lo cual el Gobierno habría recibido RD$5,396 millones en el 2012, y tomar RD$25 millones -el 0.46% de lo que habría recaudado-, para subsidiar a los exportadores de vegetales?

    Lo del subsidio a las exportaciones de vegetales que según Adosec tienen como destino “mayormente a los Estados Unidos”, me genera una duda que de seguro Adosec, que conoce al detalle el DR-Cafta, me aclarará. ¿El DR-Cafta permite que los países otorguen este tipo de subsidio a las exportaciones? ¿No podrían argumentar Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua -países miembros del DR-Cafta que gravan todas las compras por internet-, que ese subsidio que confieren empresas de transporte aéreo norteamericanas a las exportaciones de vegetales de RD, constituye una práctica violatoria del DR-Cafta que coloca a Centroamérica en una posición de desventaja? Hago la pregunta porque el Artículo 3.14 sobre Subsidios a las Exportaciones Agrícolas del DR-Cafta indica que “ninguna Parte podrá introducir o mantener cualquier subsidio a la exportación sobre cualquier mercancía agrícola destinada al territorio de otra Parte”. La aclaración es necesaria pues Adosec indica que “el consumidor dominicano está subsidiando una gran parte del costo de transporte de las exportaciones de vegetales”, que van “mayormente a los Estados Unidos”.

    Esto nos trae al último punto de las declaraciones de Adosec. La entidad ha indicado que la eliminación de la exención para las compras por internet inferiores a los US$200, violaría el DR-Cafta, pues en dicho acuerdo se consigna que las exenciones arancelarias prevalecientes al momento de la suscripción de dicho acuerdo, no pueden ser eliminadas. 

    RD suscribió el DR-Cafta el 5 de agosto del 2004.  A esa fecha no existía la exención impositiva para las compras por internet, pues el Decreto del Poder Ejecutivo 402-05 que estableció la exención de derechos e impuestos para las compras inferiores a US$200, es de fecha 26 de julio del 2005, prácticamente un año después de la fecha de suscripción del DR-Cafta por parte de RD. El argumento esgrimido por Adosec, como se puede advertir, podría aplicar para otro acuerdo de libre comercio firmado después del 26 de julio del 2005, no para el DR-Cafta.

    Pero aún si el Decreto 402-05 hubiese estado vigente el día de la suscripción del DR-Cafta, habría que cuestionarse la validez que tendría una exención impositiva otorgada por el Poder Ejecutivo, una facultad que la Constitución de la República confiere exclusivamente al Poder Legislativo. ¿O es que en el DR-Cafta puede “entrar to”, incluyendo decretos inconstitucionales?

    Lo que el comercio formal pagador de impuestos y creador de empleos reclama es que haya justicia de mercado. Que los 10.3 millones de dominicanos reciban una exención de impuestos en todas sus compras inferiores a RD$8,500 ó US$200 cada vez que la realicen, sea físicamente en el país o por internet, o que todos paguen. No que 9.8 millones de dominicanos paguen y que medio millón esté exento. Igualdad tributaria, eso es lo que se reclama. La misma que han reclamado las empresas comerciales que venden físicamente en los Estados Unidos y que ha llevado a la administración del presidente Obama -a quien nadie acusa de ser enemigo de los consumidores-, a someter el “Marketplace Fairness Act” o Ley de Justicia en el Mercado, aprobada el pasado 6 de mayo, por el Senado de EUA.  Nadie en ese país ha visto a Amazon tildar a las empresas de “retail” norteamericanas de “chupasangre” y explotadores.  Todo lo contrario, Amazon ha dado su apoyo a esa Ley.

    Ojalá que los miembros de Adosec recuperen la cordura, la prudencia y la sensatez. Les conviene. Les conviene mucho, para que sigan prosperando como hasta ahora. Deben evitar que les suceda lo que enfrentó Japón luego del ataque a Pearl Harbor. Sin darse cuenta, despertaron a un gigante dormido.

    Ninguno de los miembros de Adosec podría competir con los grandes comercios de detalle del país, si ante la permanencia de la injustica de mercado, estos decidiesen incursionar, con todos sus recursos en el negocio de courier y ventas por internet entregadas en Miami. Los miembros de Adosec perderían el monopolio de “enseñar y facilitar a los dominicanos sobre cómo comprar por internet libre de impuestos”.

    Si el comercio formal se “moderniza”, lo que sólo en RD parece significar “vender por internet libre de impuestos”, el Gobierno deberá prepararse para una reducción apreciable de las recaudaciones.  Y Estados Unidos, por su parte, para recibir con los brazos bien abiertos a los miles de dominicanos que emigrarán al aumentar el desempleo en RD. En ese “land of opportunity” podrán trabajar los que están y quedarán desempleados aquí.  Eso sí, el Tío Sam no juega con sus impuestos. Allá  tendrán que pagar impuestos cuando compren por internet.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorTres mil alfabetizados en provincia Duarte reciben certificados
    Noticia siguienteRD, la cuna del potencial artístico