La conducta del niño habla de su estado emocional

    Cuando un niño o niña se muestra rezagado en su desenvolvimiento diario con relación a su grupo de edad, es importante que los padres y educadores le presten atención. Esto podría ser un llamado de alerta con relación al correcto desarrollo del infante.

    La falta de contacto visual; no responder al llamado de su nombre; rabietas excesivas; pobre expresión del lenguaje (entre el primer y segundo año de edad se espera que el infante maneje al menos entre 10 a 20 palabras); pobre comprensión de instrucciones; habilidades motrices débiles  (que no sea capaz de moverse con seguridad sin o con poca ayuda, correr, treparse, agarrar cosas); también, si no interactúa o lo hace de manera agresiva  con sus iguales u otras personas, son indicios de que su hija o hijo tenga algún tipo de trastorno psicológico, explica Alexandra Febles Geara, terapeuta infantil en el Centro de Asistencia Familiar, CAF.

    “Informarse sobre lo esperado para su edad en sus distintas áreas de desarrollo: conductual, cognitiva, comunicacional, físicas, psicomotrices y socioemocionales podrían servir de gran ayuda, tanto para estimular sus habilidades como descubrir cuáles son sus limitantes”, explica Febles Geara, especialista en psicoterapia infantil y familiar.

    Si el aprendizaje del infante en cuanto a conceptos es más lento de lo esperado a partir de los dos años, edad en la que debe identificar objetos, colores, figuras, responder a preguntas sencillas, reconocerse a sí mismo y a los demás por su nombre, así como colocar las cosas en su lugar, puede considerarse como una alteración del desarrollo, pues  según la experta, son aspectos que deben darse en todos o en la mayoría de los ambientes en los que el niño se desenvuelve.

    ¿Cuándo es emocional y cuándo no?

    Lo emocional y psicológico son aspectos que van siempre de la mano. Según Febles Geara, “cuando hablamos de aspectos psicológicos nos referimos al conjunto de áreas que permiten el desenvolvimiento de una persona conductual, emocional y mentalmente. Por lo general, cuando una de estas áreas se ve afectada, es esperado que las demás también puedan alterarse, principalmente cuando se trata de un desorden mental, ya que se refiere a la alteración en los procesos cognitivos que facilitan el aprendizaje, la manera de pensar, comprender y expresarse ante las situaciones”.

    En cuanto al desorden emocional, explica que se refiere a una incapacidad de controlar la manera de sentirse ante eventos que afectan la vida de un niño o una persona. Mientras que el desorden conductual, hace referencia a la manera inadecuada de reaccionar y comportarse en los distintos ambientes que frecuenta la niña o el niño.

    Cuando un niño se ve afectado psicológicamente, es probable que se manifiesten cambios en su comportamiento y emociones. Una buena manera de detectar estas alteraciones puede ser observando las reacciones del niño en sus distintos ambientes.

    “Es importante observar si su aprendizaje escolar está siendo adecuado para el nivel en que se encuentra o si a partir de algún momento ha empezado a decaer. Cuando un niño está afectado emocionalmente su conducta tiende a alterarse sea reaccionando agresiva o impulsivamente hacia sí mismo y/o los demás. Algunos niños tienden a aislarse, prefieren evitar la interacción con los demás”, comenta.

    En otros casos, hay niños que se desconcentran constantemente, prestándole más atención a los momentos de juego, siendo esta una escapatoria a su realidad perturbadora. En el hogar, les cuesta seguir las normas, gritan para expresar su malestar o por el contrario podrían mostrarse ausentes. Lloran con facilidad por razones que podrían parecer insignificantes, estrellan o rompen objetos, se muestran desafiantes ante la autoridad. Algunos niños somatizan o presentan regresiones (descontrol de los esfínteres, se aprietan del pecho,  les sale algún rash en la piel o malestares gastrointestinales).

    Existen numerosos factores que pueden causar estas alteraciones psicológicas. Para encontrar una solución es necesario descartar la presencia de algún trastorno, así como alguna alteración neurológica, dice Febles Geara, quien también es encargada del Departamento de Orientación del Colegio Apostolado.
    Cuando se detecta cualquier alteración en la conducta en los primeros años de vida y se llevan a cabo evaluaciones y los seguimientos terapéuticos correspondientes, según la experta, existe mayor probabilidad de que a medida que este se siga desarrollando pueda ir superando sus deficiencias y funcionar sin mayor dificultad en la adultez. Los trastornos conductuales, de aprendizaje o generalizados del desarrollo pueden ser tratados, para lograr que el infante pueda desenvolverse en las distintas áreas de su vida cotidiana. No obstante, Febles Geara  aclara que en algunos casos dependerá el grado de sus dificultades y las posibles alteraciones neurológicas implicadas.

    El apoyo familiar es importante

    Es importante consultar con especialistas del área en caso de tener alguna preocupación o duda sobre el desarrollo de sus hijos, ya que en muchos casos es fácil confundir un trastorno con una inadecuada estimulación o falta de la misma (casos en los que el niño o niña se altera o deja de cumplir con sus funciones en lugares o con personas específicas).

    “La clave de los avances que se puedan alcanzar radica en la prontitud de la atención especializada, el compromiso de la familia y la constancia en el seguimiento de las recomendaciones y terapias asignadas”, dice la psicóloga.Cuando existe un niño con alguna condición o alteración psicológica dentro de la familia, es muy importante que el resto de los miembros participe en el proceso de atención terapéutica, ya que en muchos casos estas alteraciones suelen generar ansiedades y estrés en los demás miembros debido al desconocimiento de cómo tratar a ese niño o niña con alguna condición especial.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorTres mil alfabetizados en provincia Duarte reciben certificados
    Noticia siguienteRD, la cuna del potencial artístico