La vacuna contra el VPH previene el cáncer cérvico

    Un término al que la mayoría (o todos) de los médicos suelen acudir al momento de hablarle sobre cualquier patología a sus pacientes es: prevención. Sí, prevenir es la mejor herramienta para evitar todo tipo de complicaciones, ya sea personal, laboral, emocional o de salud.

    Llevar una alimentación balanceada y hacer ejercicios son medidas preventivas para evitar un gran número de enfermedades, como la hipertensión. Otra alternativa para “escaparse” de posibles afecciones, es la aplicación de vacunas, medicamentos biológicos que generan anticuerpos en el organismo que actúan protegiendo a la persona ante futuros contactos con los agentes infecciosos contra lo que ha sido vacunado, lo que evita que la infección.

    En la actualidad, existe un sinnúmero de vacunas para prevenir infinidad de enfermedades, tales como la hepatitis B, tétanos, poliomielitis, sarampión, rubéola y parotiditis, entre otras tantas, como la vacuna contra cáncer cervical, enfermedad que es provocada por el virus del papiloma humano, cuya aplicación, según la pediatra panameña Elidia Domínguez Salazar, mientras a más temprana edad se inyecte a la mujer mayor es su efectividad.

    De acuerdo con el Centro de HPV Organización Mundial de la Salud (OMS), la República Dominicana tiene cerca de 1,299 mujeres que cada año son diagnosticadas con cáncer cérvico uterino, debido al desarrollo de cepas del virus del Papiloma Humano, por las cuales más de 500 mujeres mueren a causa de esa enfermedad.

    ¿Cuál es la mejor forma de prevenir un posible contagio? Domínguez Salazar considera que optar por vacunar a las niñas antes de entrar a la pubertad, edad donde la mayoría inicia una vida sexual, es lo recomendable.

    El riesgo es cada vez más elevado

    “El riesgo de contraer el virus del papiloma humano es muy alto, y más cuando se tiene una vida sexual activa y sin precauciones. En el caso de la República Dominicana es de suma importancia que se tomen cartas en el asunto, ya que el cáncer cérvico uterino, el cual es causado por el virus del papiloma humano, está afectando cada vez a más dominicanas”, dice Domínguez Salazar, quien recientemente visitó al país para dar a conocer los resultados del estudio Papiloma Cervical de Cáncer en Jóvenes Adultos (PATRICIA, por sus siglas en inglés) conducido en Europa, Asia-Pacífico, Norte América y América Latina y que permitió a GSK recibir autorización de la Comisión Europea para actualizar el Resumen de Características del Producto (RCP) de Cervarix.

    La incidencia del cáncer cervical es el segundo más frecuente entre mujeres en el país  y el primero entre mujeres de 15 a 44 años de edad. Esta alarmante situación se puede combatir mediante campañas de educación sexual y la orientación en los valores morales, pero también es necesario ser preventivos ante un posible contagio de VPH, pues se encuentra relacionado al desarrollo del cáncer uterino, con una vacunación a temprana edad, que según la pediatra la recomendada es a partir de los 10 años.

    “Hasta el momento se han clasificado más de 200 cepas del virus del papiloma humano, de los cuales 15 son de alto riesgo. La vacuna protege de dos de las más comunes, pero también ha demostrado que tiene un 93% de eficacia contra lesiones precancerosas avanzadas”, comenta la especialista, quien considera que los padres deben tomar medidas para darles mejor calidad de vida a sus hijas para cuando sean adultas. Pero advierte que la vacuna está desarrollada para ayudar a proteger a las mujeres contra el cáncer cervical, vulvar y vaginal y la prevención de infección persistente y lesiones genitales pre malignas, pero que eso no quiere decir que tengan una vida sexual irresponsable y que no acuda a un ginecólogo a realizarse sus chequeos médicos.

    Los padres deben vacunar y orientar

    Existen muchos mitos sobre la forma como se contrae el virus de papiloma humano. Hay versiones de que si se contrae en baños públicos o por usar ropa de una persona contagiada. Con relación a esto, la pediatra aclara que este virus se contrae básicamente mediante el acto sexual y de una mujer embarazada al hijo si esta tiene un parto natural, razón por la que los médicos optan por una cesárea.

    En cuando a la detección del virus del papiloma humano, explica que existen estudios que pueden determinar hasta el tipo de cepa. Sin embargo, dichos estudios son muy costosos y solo se realizan cuando se quiere saber algo específico.

    ¿Para qué esperar un diagnóstico? Según explica Domínguez Salazar, todo aquel que tenga relaciones sexuales está expuesto al virus, y las mujeres tienen la de perder. Por tal razón, recomienda que los padres opten por proteger a sus hijas con la vacuna y a proporciónale información y educación sexual efectiva. “Es mejor prevenir, que lamentar. Y si vacunamos a nuestros hijos contra la hepatitis B, por qué no hacerlo contra el VPH”, concluye.

    Dato
    Las vacunas pueden disminuir la necesidad de atención médica, de biopsias y de procedimientos agresivos asociados con las secuelas de pruebas de Papanicolaou.

    De interés
    Las vacunas son muy efectivas en la prevención de infecciones persistentes por los tipos 16 y 18 de VPH, dos de los VPH de “alto riesgo” que causan la mayoría (70%) de los cánceres de cuello uterino.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorBethania, Brenda y Arias, honradas en el Norceca
    Noticia siguienteReinventando el Otoño