Vendas frías, una alternativa al bisturí

    Las vendas frías es procedimiento que tonifica y reduce medidas en poco tiempo, sin mucho esfuerzo e inversión. Tener el cuerpo perfecto, en el que no existan vestigios de “chichos”, marcas, celulitis, estrías y demás “desperfectos” por los que las personas suelen pensar afean su figura es el deseo de muchos. El llamado a gritos, tanto por los hombres como por las mujeres, es poseer un “templo” que esboce un ¡Woaaoo!, de admiración por todos, ya sea para alimentar el ego o fortalecer la autoestima.

    El ideal, según los tiempos actuales y las exigencias del mercado, para estar conforme con tu figura y sentirte orgulloso de ser dueño de la “percha” en buen estado, es que ésta se destaque por su firmeza, definición y tersura. ¿Cómo lograr el “cuerpazo”? Piensas en ejercicios, en cremas y un cambio en el plan alimenticio, alternativas que funcionan, pero el problema está en la constancia, el tiempo a dedicarle  a este proceso y que en muchas ocasiones no estás dispuesto a someterte a éste. Al final piensas que la solución está en hacerse a una cirugía plástica, como medida extrema y definitiva, pero no. Resulta que por alguna razón u otra no calificas para una liposucción o una abdominoplastía.

    Tranquila. Antes de que te invada el estrés y pienses que no tienes solución, es bueno que sepas que al final del camino hay una luz que te muestra una alternativa: las vendas frías. Según especialistas en estética, la aplicación de las vendas frías es una solución para todos los “desperfectos” en el cuerpo antes mencionados, pues es uno de los procesos no invasivos que te ofrecen mejores resultados en menor tiempo, costo y esfuerzo.

    El éxito de este tratamiento para embellecer al cuerpo en poco tiempo se debe a los componentes utilizados, entre los que se encuentran las algas marinas, el mentol, la solución salina, lipolíticos y alcanfor, que al momento de la aplicación en el área deseada, siendo las más comunes donde se acumula más grasa (abdomen, muslos, caderas y brazos) trabaja desde el interior, enfriando el cuerpo para que éste aumente la temperatura del cuerpo y acelere el metabolismo. La unión de la baja temperatura, el envoltorio y las soluciones trabajan como una especie de quemadores de grasa, pues altera la temperatura desde el interior.

    Este tipo de tratamiento estético, según los expertos, puede ser aplicado en todo el cuerpo, tipo de personas y edades, lo cual es una ventaja. Pero como todo, puede haber una reacción alérgica leve a nivel epitelial. Esto ocurre en un dos o cinco por ciento de los casos. Esto se soluciona retirando las vendas y limpiando el área. Otra complicación que puede suceder, si la aplicación de las vendas no es monitoreada por una persona especializada, es que el paciente entre en etapa de hipotermia, pues el cuerpo puede llegar a tener una temperatura muy baja. Esto suele suceder poco, pero es una posibilidad, por lo que es necesario tomar las medidas de lugar.

    ¿Cómo se aplican las vendas frías?

    Las vendas frías se pueden aplicar en 3 sesiones por semana o diario, según sea el caso. Para que sea más efectiva se deben realizar de 10 a 15 sesiones continuas, aunque podrían ser más según el volumen de la persona, de 40 minutos a una hora. Es imporante resaltar que las vendas frías funcionan, pero que no son milagrosas. No todas las personas reaccionan igual debido al metabolismo. Para tener un buen resultado se les hace toda su analítica al paciente y ahí se puede saber qué tipo de vendas frías preparar.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anteriorPelotero Chris Pérez es hallado culpable en caso de marihuana
    Noticia siguienteLanzan en el país la obra “Coaching para padres”