Más de 2,000 adictos están bajo tratamiento en RD

    Al menos 2,054 personas, incluido un  niño de ocho años, están bajo tratamiento de recuperación en cien centros de rehabilitación diseminados en todo el territorio nacional. De acuerdo a datos suministrados por la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), de las personas internas en dichos centros, 1,837 son hombres adultos, 113 mujeres, 103 adolescentes y hasta un menor de 8 años recibe tratamiento por su adicción a las drogas.

    Los datos ofrecidos por la DNCD reflejan que la sustancia prohibida más demandada es la marihuana y en la actualidad hay 704 personas bajo tratamiento, cuyos mayores consumidores son los adolescentes, quienes residen, principalmente en zonas metropolitanas. Otras 548 personas tratan de controlar su adicción a la cocaína y por consumo de crack hay 409 pacientes.

    Ivelisse Germán, directora de tratamiento y rehabilitación del Consejo Nacional de Drogas (CND), dijo que la comunidad terapéutica en el país, realiza un tipo de intervención que no es “todo lo ideal para el tratamiento de los adictos”, porque tiene muchas limitaciones para atender a los enfermos.

    Diversas entidades de la sociedad civil consideran que el tema de las drogas no ha sido tratado de manera correcta en la nación, puesto que se continúa mirándolo desde un punto de vista que lo asocia con la delincuencia y no a un problema que hace sufrir al ser humano. Consideran, además, que los modelos de intervención son poco profesionales e inadecuados, sin atención médica, psicológica, psiquiátrica, sin participación de la familia, los amigos y amigas. Lo que hace que el nivel de recaídas sea más alta que en otros países. 

    Noventa y siete de los cien espacios están orientados a personas de escasos recursos. Los Hogares Crea Dominicano e Internacional son las más destacadas en ese reglón, cuya filosofía de trabajo es tener como terapeutas a exadictos tratados en el programa, entendiendo que la mejor manera de ayudar a alguien es a través de la empatía, o sea, quien mejor puede entender a un adicto y ayudarlo a salir de ese estado, es un exdependiente a sustancias psicoactivas.

    Otros lugares con base cristiana, ejecutan su labor basados en la fe en Dios, teniendo como mayor metodología inculcarles la doctrina cristiana, acercar a los usuarios de drogas a las iglesias y grupos de apoyos que en ellas existen, “donde reciben el perdón de sus pecados”, entendiéndose el problema de adicción como “una trampa de satanás” y que solo  Dios puede librarlos del vicio.

    Tanto en los Hogares Crea como en las instituciones cristianas, el tiempo para la recuperación de los ingresados oscila entre año y medio a dos años.

    En el territorio nacional existen además, tres centros privados para el tratamiento, donde solo permanecen cuatro o seis semanas internos, como parte de las etapas de recuperación. Dos en Santo Domingo y uno en Santiago, donde se brinda tratamiento integral, profesional y especializado a los problemas de dependencia a sustancias psicoactivas.

    Coinciden en señalar que el ingreso a esos centros contribuye de manera más efectiva a la recuperación de las personas drogadictas, ahora bien, no todos los drogodependientes pueden ser beneficiarios de dichos procedimientos, debido al costo que implica, “hay que ser millonario para entrar y recibir tratamiento de lugar, pero son centros que pueden medir y conseguir resultados”.

    Las entidades privadas y públicas, afirman que el Estado ha sido muy tímido en ayudar a los pacientes, que se sustentan de manera individual sin apoyo económico del Gobierno dominicano.

    Daños y consecuencias del consumo de drogas

    La drogadicción es una enfermedad crónica, progresiva y recurrente que desarrolla patologías predispuestas genética y ambientalmente, tales como diabetes, hipertensión y esquizofrenia.

     Según la doctora Germán, el consumo crónico de drogas en mujeres embarazadas produce efectos muy negativos y peligrosos en los bebés, entre esas bajo peso al nacer, retraso mental, problemas respiratorios, así como convulsiones fuertes, producto del síndrome de abstinencia, debido a que ya no recibe la sustancia a través de la progenitora.

    El informe mundial sobre drogas del año 2012 estima que entre 153 y 300 millones de personas de 15 a 64 años (entre el 3,4% y el 6,6% de la población mundial de ese grupo de edad) consumieron una sustancia ilícita por lo menos una vez en el último año. Refleja también que las muertes por el consumo de drogas, en su mayoría, son prematuras y prevenibles, lo cual constituye claramente la manifestación más extrema del daño que puede provocar el consumo ilícito de drogas.

    Precisa que si bien las definiciones y los métodos para registrar la mortalidad relacionada con las drogas varían de un país a otro, suelen incluir los casos de sobredosis no intencional, suicidios, infección con el VIH como consecuencia del uso compartido de accesorios contaminados, y golpes y heridas producto de accidentes automovilísticos causados por conducir bajo la influencia de sustancias ilícitas.

    Hace falta política de Estado definida

    La doctora Germán considera que en el país existe infraestructura y profesionales capacitados para el tratamiento de personas con problemas de dependencia a sustancias psicoactivas pero que deben organizarse como sistema y que el Estado debe de enfocarlos y definir una estrategia para hacerlos funcionales.

    Informó, además, que en la actualidad el Ministerio de Salud Pública abrió un centro de atención profesional  en el Hospital Moscoso Puello, que pretende ofrecer servicios gratuitos. 

    Poner más énfasis en el tratamiento

    Por ser el problema de adicción algo tan complejo, el abordaje del mismo tiene que hacerse de una manera sistemática, ya que las razones que causan dicha complicación son muy diversas, según explicó la doctora Germán.

    Dijo que si queremos una sociedad diferente, con menos adictos y adictas, poca violencia y delincuencia, necesitamos entender que el problema de drogas es una enfermedad que amerita la atención de toda la sociedad, ya que afecta por igual a grandes estrellas del arte como a los indigentes.

    Rehabilitación
    Estadística. Entre lo adictos que buscan dejar el consumo de sustancias controladas hay un niño de ocho años.

    Consumidores
    Mundo. Entre 153 y 300 millones de personas de la población mundial consumió sustancias ilícitas en el 2011.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anteriorAprendamos de otras naciones
    Noticia siguienteCinco hombres violan una reportera en la India