Funciones de las fibras en los alimentos

    Las fibras tonifican los músculos de la pared intestinal, ayudando a evitar la formación de pequeñas bolsas llamadas divertículos.  Por su capacidad para retener líquidos las fibras mantienen las heces húmedas y blandas, actuando así como suavizantes.  Por su índice Glicémico bajo, los alimentos con fibras contribuyen a un mejor manejo de la insulina por el cuerpo, ayudando a evitar el exceso de peso y la diabetes.

    Las fibras actúan como barreminas, arrastrando parte de las grasas y el colesterol de los alimentos, así como las sustancias tóxicas consideradas cancerígenas.  En adición, las fibras dan sensación de saciedad, satisfacen más pronto y por un tiempo más largo, frenando el deseo de comer en exceso.

    Clasificación.- Hay dos tipos de fibras: las solubles y las insolubles.  Las solubles están constituídas por pectinas, gomas y mucílagos que al absorber agua forman un gel homogéneo que facilita el deslizamiento del bolo fecal, evitando el estreñimiento.  Ejemplos de alimentos con fibras solubles: las frutas cítricas, la pulpa de la manzana y de otras frutas, la avena, la cebada, las zanahorias, fresas.  Las fibras insolubles están constituidas por celulosa, hemicelulosa y lignina.  El intestino es incapaz de digerir este tipo de fibras que llegan al colon intactas, contribuyendo a aumentar el peso y el volumen del contenido intestinal.  Su exceso produce muchos gases debido a la fermentación de las fibras, producida por la enzima de la flora bacteriana, y en ocasiones provoca diarreas.  Algunos ejemplos de alimentos con fibras insolubles: los granos, las semillas, el salvado de trigo y otros cereales, el repollo, la espinaca, los tubérculos y raíces, las frutas secas, etc.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anteriorJonrón de Escobar; Rays vencen a Mellizos
    Noticia siguienteAlta Costura Otoño-Invierno