JM le busca la vuelta al modelo desarrollo de DM

    La política monetaria está acomodando el escenario de acción de uno de los pilares de desarrollo del programa de Gobierno del presidente Danilo Medina: las pequeñas y medianas empresas.
    Un conjunto de reglamentos y resoluciones aprobados por la Junta Monetaria están allanando el camino para una mayor canalización de créditos al hasta hace poco tiempo sacrificado sector mipymes.

    En la dirección se inscribe también- al parecer como punto inicial y de impacto estructural- la política de baja tasa de interés inducida por el Banco Central mediante el manejo de uno de sus principales instrumentos para incidir en el costo del dinero, la tasa de política monetaria (TPM), conocida como Overnight. Luego de tres reducciones efectivas entre junio y septiembre del año pasado, el nivel de la tasa de referencia del Banco Central se ha mantenido en un 5% hasta el mes de abril en curso.

    Despegue

    Desde ese nivel, la Junta Monetaria ha estado adoptando medidas para que el financiamiento- que fue el soporte o insumo principal del elevado crecimiento global de la economía dominicana en el 2010- fluya en forma más económica y con menores restricciones, especialmente hacia los pequeños y medianos negocios.

    La parte programática del gobierno de Medina, en la parte crediticia, se sustenta en el “financiamiento para el desarrollo”. La idea es facilitar el financiamiento al desarrollo productivo, promoviendo acciones y líneas de políticas públicas encaminadas a diseñar e instrumentar mecanismos que permitan ampliar y democratizar la oferta financiera, a fin de que los sectores productivos puedan disponer de recursos económicos para financiar sus proyectos de inversión, y propiciar el dinamismo de la producción y creación de empleos.
    Objetivo

    En ese esquema plantea crear las condiciones para qué el sector público y el privado desarrollen instrumentos financieros con precios competitivos y plazos convenientes, sobre todo, para sectores que tradicionalmente han tenido dificultad para obtener créditos, tales como el agropecuario, el industrial y las pymes.

    El punto del programa de gobierno de Medina que aparenta ser el más asimilado por la política monetaria, en la parte operativa, es  el que plantea “rediseñar las normas prudenciales y el Reglamento de Evaluación de Activos, respetando los estándares internacionales en materia de supervisión y regulación, de forma que no se conviertan en una barrera para el crédito a la inversión productiva”.

    En esa dirección, la Junta Monetaria, en su sesión del 21 de marzo, flexibilizó los requerimientos regulatorios para la evaluación y otorgamiento del crédito bancario hacia las pequeñas y medianas empresas, incrementando de RD$15.0 a RD$25.0 millones, el monto de los préstamos que las mypimes pueden tomar en la banca en base a su historial crediticio, sin necesidad de garantías específicas.

    Esa revisión y actualización del Reglamento de Evaluación de Activos (REA), conforme a las mejores prácticas internacionales, propiciará una mayor canalización de recursos de las entidades bancarias hacia este importante sector, que contribuye de manera tan significativa con el crecimiento económico y la generación de empleos en el país.

    Políticas financiera y monetaria consistentes

    La política monetaria ha tenido una dirección consistente con la política financiera y social del gobierno, de promoción al desarrollo del sector de las mipymes. En esa vía van las iniciativas adoptadas por la Junta Monetaria, como es la creación de la figura del Subagente Bancario, que busca democratizar y facilitar la inclusión financiera a nivel de toda la geografía nacional y permitir un mayor acceso al financiamiento y la bancarización de amplios segmentos de la población que hoy en día se ven imposibilitados de usar los servicios financieros, o que siendo usuarios, tienen que movilizarse a grandes distancias para recibir dichos servicios, con el consiguiente aumento en los costos de transporte. Luego, las autoridades monetarias complementaron el reglamento sobre tarjetas de crédito, que contempla una serie de disposiciones que deben inducir a una reducción del costo del financiamiento de llamado dinero plástico, una clasificación del crédito al consumo que en ocasiones  actúa como una operación de crédito comercial, porque hay propietarios de pequeños negocios que utilizan la tarjeta de crédito para financiar compra de bienes.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorAIRD: panorama de la industria de RD es alentador
    Noticia siguienteMilagros, la mejor, y Luz, la peor