El merengue se revitaliza en el Grammy Latino

    El panorama para el merengue en el Grammy Latino no es tan crítico según opinan muchos, donde el ritmo perdió hace unos años su propia categoría.Pocos especialistas entienden la diversidad de estilos y géneros que reconoce la Academia Latina de la Grabación (LARAS, por sus siglas en inglés), y los parámetros que establece para mantener abierta una categoría, con un requisito que establece que se deben inscribir más de 25 producciones discográficas para dejar hábil un renglón. De todas formas, el 2012 puede considerarse como el año del “renacimiento” del merengue en esta ceremonia que entregó su edición número 13 la noche del pasado jueves.

    Más que a Juan Luis Guerra, porque es un artista que trasciende el merengue tradicional, ese retorno triunfal del merengue en escenarios internacionales se debió a Milly Quezada, que había ganado su último Grammy Latino en el 2006 con su producción MQ precisamente en la categoría Mejor álbum de merengue.

    Un regreso en grande

    La legendaria merenguera, intérprete de éxitos como “Volvió Juanita”, “La Guacherna” y “Solo faltas tú” no solo subió al escenario a recoger sus dos gramáfonos que sumó a su lista de reconocimientos, sino que también tuvo el honor de presentar varias categorías. Quezada ganó en los apartados Mejor canción tropical por su éxito “Toma mi vida”, que grabó a dúo con Juan Luis Guerra y su disco Aquí estoy yo se llevó el galardón como Mejor álbum tropical contemporáneo. La ocasión motivó a la artista a gritar bien fuerte mientras agradecía su premio más reciente: “¡Qué viva el merengue! ¡Qué viva la República Dominicana!”

    Pero el momento más entusiasta para los dominicanos, otro de ellos, fue cuando Juan Luis Guerra subió con su grupo 440 a cantar “En el cielo no hay hospital”, merengue que también estaba nominado. Guerra recogió el gramáfono en la categoría Productor del año, por el álbum Unplugged del colombiano Juanes. Si bien Guerra, que con el premio recibido el jueves ya tiene en su haber 13 Latin Grammy y dos Grammy, contó con seis candidaturas, sólo podía ganar cuatro premios ya que compitió por partida doble en dos apartados.

    Los más esperados

    Jesse & Joy fueron los grandes ganadores de los Latin Grammy el jueves por la noche al llevarse cuatro de los cinco premios a los que aspiraban incluyendo, a mejor canción y mejor grabación del año por su éxito “¡Corre!”. Juanes, en tanto, se alzó junto a Juan Luis Guerra con el galardón al álbum del año por su “MTV Unplugged”. “Estoy demasiado alegre y agradecido con Dios y la música. Haber recibido el premio al álbum del año ...¡Imagínate! No sé qué decir”, manifestó Juanes al aceptar el premio, el último entregado durante la ceremonia.

    El CD/DVD en vivo del rockero colombiano también obtuvo el premio al mejor video musical versión larga, en tanto Guerra se consagró como el mejor productor. El trompetista cubano-estadounidense Arturo Sandoval recibió tres premios el jueves, pero en una ceremonia previa no televisada en la que se repartieron la mayoría de los galardones.

    Y el codiciado trofeo al mejor artista nuevo fue para 3BallMTY. Los hermanos mexicanos Jesse & Joy conquistaron también los gramófonos al mejor álbum vocal pop contemporáneo por “¿Con quién se queda el perro?” y al mejor video musical versión corta por “Me voy”. “De verdad es algo increíble, esta canción es medio boricua”, expresó Joy refiriéndose Tommy Torres, coautor del tema, al recibir uno de los reconocimientos.

    “Gracias a la gente como Juanes y Juan Luis Guerra que nos han inspirado. Amor y Paz”, manifestó su hermano Jesse. El espectáculo, transmitido en vivo por Univision desde el Centro de Eventos Mandalay Bay de Las Vegas, comenzó con imágenes que recordaban premiaciones de años anteriores a las que siguió de inmediato una actuación de Pitbull, quien acompañado por más de una docena de bailarinas en diminutos pantalones encendió la fiesta al ritmo de “Don’t Stop the Party”.

    Uno de los números más emocionantes llegó casi al finalizar el espectáculo, cuando Sergio Dalma acompañó a Daniela Romo a interpretar su éxito de los 80 “Yo no te pido la luna”, poniendo a los presentes a cantar y bailar. La bachata urbana no podía faltar en la ceremonia, honor que recayó en el popular Prince Royce que cantó su nuevo hit “Incondicional”. En definitiva, una noche en la que la música tropical tuvo su protagonismo en Las Vegas (EU).

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorBody Worlds: una visión fascinante del cuerpo humano
    Noticia siguientePelotazo da triunfo a las Estrellas sobre las Aguilas Cibaeñas