La institución musical más importante del país

    “Entre la relación de una orquesta y el director se forma una gran familia musical, donde el propósito es que todos vibremos en producir el espíritu y la esencia de la interpretación de una obra de un gran compositor”, señala José Antonio Molina, director  de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN). Mientras habla, un reducido grupo de músicos, integrado por dominicanos y extranjeros, fija la mirada hacia él compartiendo el mismo lenguaje de los códigos musicales, a pesar de la diferencia geográfica.

    Desde sus inicios, la OSN ha estado integrada por destacados instrumentistas de diversas nacionalidades. Actualmente, destacan tres cubanos y ocho yugoslavos, los cuales fueron contratados por el maestro Gimbernard. Tal es el caso de la veterana concertista Zvezdana Radojkovic, la cual ha enriquecido notablemente la vida musical de la Sinfónica. Con más de 27 años en el país, ya reconoce a Santo Domingo como su casa. “Empiezo a formar parte de la Sinfónica para el año 1985, con la idea de ser miembro por un tiempo, pero por el amor y las ganas que tengo de siempre enseñar a los demás músicos, que serán los que nos van a reemplazar en el futuro, me he quedado”, expresa la también maestra del violín, en una entrevista con elCaribe, en compañía de Molina y otros músicos.

    “La cantidad de músicos con los que cuenta la orquesta son alrededor de 90 por ciento dominicanos y 10 por ciento extranjeros, todos ellos han sido de gran apoyo para la institución”, señala su director. Incluso, precisa que la cantidad de músicos varía dependiendo del repertorio, pero que en su totalidad la orquesta tiene entre 65 y 70 instrumentistas.

    En el año 2009, el maestro José Antonio Molina asumió el cargo de director, y una vez toma el mando decide reestructurar la Sinfónica, y desde ese momento empieza a hacer evaluaciones en jóvenes, que a pesar de que no tenían experiencia orquestal, mostraron destrezas y talentos en la música clásica, y tras obtener resultados favorables logran formar parte de la OSN. “Estamos encontrando talento joven de primera en el país y los estamos poniendo en manos de instructores especializados como lo es la maestra Zvezdana, una gran instrumentista que tiene las herramientas y la pasión de enseñar”, asegura el también pianista.

    Otro de los músicos destacados es el vegano Sandy Rodríguez, quien por su buen trabajo logró en mayo de este año desempeñarse como el primer Director Principal en Residencia, luego de sus estudios de dirección en Madrid, España.

    “Agradezco a la Sinfónica por la oportunidad que me brinda y sobre todo tengo ganas de aprender y de seguir desarrollándome cada vez mejor”, sostuvo Sandy, quien en el 2011 asumió el cargo de director de la Orquesta Filantrópica del Cibao. Como todo un gran clarinetista principal de la OSN, Jorge Torres Sena, tiene más de 25 años en la representativa institución de música clásica dominicana. Sin embargo, Jean Carlos Ureña, a pesar de ser un novel en la Sinfónica, demuestra un enriquecido talento como marimbista, y se “convierte en el primer instrumentista de percusión”, el cual en un concierto celebrado durante la Temporada Sinfónica, sacó las garras y la energía para entregar lo mejor.

    Para ser miembro de la OSN. La Sinfónica Nacional no tiene un reglamento que obligue a los futuros músicos a cumplir con una instrucción para hacerse miembro de la  institución musical, sino más bien ésta se vale de elegir jóvenes que cuenten con un nivel técnico superior, los cuales son sometidos a ciertos ensayos  y audiciones.

    “Para formar parte de la Orquesta no es necesario hacer diversos cursos, sino tener el talento y lograr pasar las audiciones. Sin embargo, es en este preciso momento que está germinando una gran presencia de jóvenes en la Sinfónica, algo que no se había visto durante los últimos años”, comenta Molina.

    Aunque el director de la OSN no dio detalles precisos sobre el salario que ganan los músicos, dijo que cuando  asumió el mando  como director, observó que  lo que ganaba un músico en ese entonces era injusto, pero con el tiempo, ha logrado que sean mejor remunerados, por lo que “ellos ganan el doble de lo que anteriormente ganaban y seguiré luchando para que más adelante sean mejor favorecidos”, afirma.

    La música tiene su historia en la OSN. Desde su fundación ha sufrido transformaciones en su nombre. Primero se conoció como la Orquesta Sinfónica de Santo Domingo, y más tarde, el 5 de agosto de 1941, se decidió cambiar de manera oficial como la  Orquesta Sinfónica Nacional. Su historia viene desarrollándose a principios del siglo XX. Desde 1941, hasta hoy en día ha tenido 10 directores, siendo José Antonio Molina el actual incumbente, aunque en principios formó parte de la orquesta como pianista.

    Pero fue en noviembre de 1904 que la Sinfónica, dirigida por el maestro José de Jesús Ravelo, empezó a dar sus primeros pasos en la música clásica, mostrando en los escenarios diversas interpretaciones de obras importantes. Para 1932, fue presidida por los Maestros Enrique Mejía Arredondo y Julio Alberto Hernández.
    Con el paso de los años, la OSN ha sido una de las más representativas instituciones musicales dominicanas. Su repertorio abarca desde las más importantes obras del Barroco y el Clasicismo hasta piezas de compositores contemporáneos. Toca, además, ópera, ballet y zarzuela, distinguiéndose en todas las producciones anuales en esos géneros.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorFedogolf y Orange se unen para tour nacional
    Noticia siguientePapa canoniza siete santos en busca de reanimar la fe