Por el optimismo

    los problemas pueden apreciarse en perspectivas negativa o positiva; cada quien puede decidir llevar el sombrero del pesimismo o el optimismo para abordar las contrariedades.

    Para enfrentar las crisis, la premisa básica es vencer el desaliento que éstas presuponen.

    Al tiempo que “se aprieta el cinturón”, el Gobierno debe fomentar el optimismo, a fin de que el país no pierda las esperanzas y el entusiasmo. Así, es oportuno el mensaje del presidente Danilo Medina de que enfrentará las dificultades económicas sin sacrificar el derecho de los ciudadanos.

    La población necesita percibir que esta administración trabaja con la creatividad y el espíritu justos para evitar afectar más la calidad de vida, especialmente entre la golpeada clase media. l

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorA las terrenas con confort
    Noticia siguienteBásicos, pero no desapercibidos