Artistas convertidos en minas de oro tras su muerte

    No sólo las compañías discográficas, también los familiares tocan una gran parte del pastel monetario. La muerte de estas figuras del arte traen consigo diferentes propuestas con las cuales se busca el éxito y convertir esas discografías en “minas de oro”, gracias a la gloria que obtuvieron mediante sus felices y angustiadas carreras como celebridades. ¿Pero cómo es posible beneficiarse con la muerte de un artista? Casos como el de la  cantante y actriz estadounidense Whitney Houston, conocida como La Voz, que tras su muerte la empresa discográfica Sony Music aprovechó su inesperada partida, en febrero de este año, y aumentó los precios de sus éxitos para la venta en iTunes.

    Con esta decisión, las críticas hacia la  discográfica no se hicieron esperar, no porque la compañía decidió elevar el precio hasta en un 60%, sino por hacerlo a pocas horas después de que se anunciará el deceso de Houston, quien según Guinness World Records, es hasta la fecha la artista más galardonada de todos los tiempos con más de 400 premios en su carrera.

    Otro caso es el del legendario Rey del Pop, Michael Jackson. Después de su muerte, lo que dejó tras de sí ha generado un atractivo imperio económico que le valió para pagar deudas y para que su familia, que no estaba tan unida en vida, estén hoy haciendo negocios con su legado. Ahora, sus hermanos Tito, Jackie, Jermaine y Marlon Jackson se aprestan para llevar a cabo una gira de conciertos en homenaje a Michael, el cual iniciará el próximo 8 de octubre en el estadio Millennium de Reino Unido, donde se espera una asistencia de 75,000 personas y un tour por varias ciudades de los Estados Unidos.

    La muerte del afamado cantante en el 2009 generó una impactante ola económica, hasta tal punto de que se produjo el estreno de la película documental This is It, un filme de 111 minutos que recogían los ensayos de lo que iba a ser su última gira, generando  aproximadamente 215 millones de dólares en un ciclo de cinco semanas en cines.

    Además de hacer dinero con homenajes y estrenos en la gran pantalla, las canciones siguen siendo potenciales hits sin fecha de caducidad, como lo demuestran los sencillos de la inolvidable “reina del tex-mex”, Selena, transcurrido 17 años de su asesinato.

    Las bondades de la tecnología permiten hoy nuevas versiones, con la voz de Selena de fondo, en la que Don Omar ofrece un cover actualizado del hit “Fotos y recuerdos”; Juan Magan grabó “Enamorada de ti”, un merengue mix, y “Como la flor”, con el astro mexicano Cristian Castro, son solo algunos de esos temas que siguen generando ingresos para el clan Quintanilla. No solo a través de discos, los familiares de la inolvidable estrella han recibido millones por varias vías, como lo fue con el filme Selena, una película exitosa en la taquilla que protagonizó Jennifer López. La cinta recaudó alrededor 80 millones de dólares y sigue aumentando.

    Pero no solo los parientes cercanos se han vistos beneficiados sino que hasta el viudo de esta leyenda mexicana, Chris Pérez, ha podido saborear el fruto de su éxito poniendo a circular un libro Para Selena con amor, con 324 páginas que recogen su reveladora relación.

    Otra obra muy esperada es Amy, My Daughter que cuenta la relación de su padre con Amy Winehouse, quien murió por envenenamiento accidental de alcohol con tan solo 27 años, el pasado 23 de julio de 2011 en su residencia de Londres. El libro salió a la venta en el día de ayer.

    Mitch Winehouse, músico y progenitor de Amy, publica este texto como una autobiografía donde incluye algunas notas personales escritas por su hija desde los 12 años, así como cartas  producidas mientras se encontraba de gira.

    Aunque su álbum más famoso Back to Black vendió más de 20 millones de copias alrededor del mundo no fue después de su muerte que crecieron las ganancias.

    La literatura se alimenta de historias atractivas

    La muerte de las celebridades son hechos que entristecen a sus seguidores, pero que definitivamente favorecen las arcas de sus herederos. Según la revista Forbes, el año pasado Michael Jackson, Elvis Presley y Marilyn Monroe fueron los tres artistas fallecidos que generaron más dinero en los últimos meses de 2011, seguidos por el escritor J.R.R. Tolkien, autor de la saga de El Hobbit y El señor de los anillos, según publicó la agencia AFP.

    A pesar de la pérdida de un ser tan querido y “famoso”, las familias de los artistas del micrófono  no son los únicos en sacarle ventaja al trago amargo que tiene la muerte, ya que existe para ellos un dulce postre al final con grandes ganancias para sus generaciones.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anterior“Calma Pueblo” que ya tocó Calle 13
    Noticia siguienteAl día con "la chica del tiempo"