Isabella Santo Domingo, la más inteligente de todas las "brutas"

    Con su visita a nuestro país para presentar el monólogo basado en su best seller, Isabella Santo Domingo nos da a ver cómo, desde su perspectiva, ha sido todo desde que salió su libro, que ha vendido más de 500,000 copias en Latinoamérica y hasta hay una serie de televisión basada en las lecciones que dejó a las mujeres.

    Aquí las respuestas de una mujer sin arrepentimientos y que cree firmemente en el dejar fluir la vida.

    ¿Qué tan malo debe ser un novio para que se escriba un libro?

    No fue uno (risas). Es una compilación de experiencias mías, de familiares, de amigas y de las películas denominadas “chick flicks”, donde las mujeres se alimentan de la búsqueda del amor, esperanza e ilusión.

    Me di cuenta de que, claro uno necesita el amor, pero siempre tuve una perspectiva diferente. Creo que se vale también el valorar tener estabilidad emocional y además sentirse realizada en el plano laboral o sentirse feliz sola, encontrar la felicidad uno y luego compartirlo. Hay muchas formas de ser felices, no sólo con el encontrar “el hombre ideal”.

    La “fiebre” del libro llegó hasta a las pantallas… ¿qué tanto crees que ha influenciado todo este movimiento a las mujeres latinas?

    Cada vez más mujeres piensan diferente, y sí el libro ha sido parte de eso… pero es algo que va más allá. A estas alturas ya muchas de menos de 35 años no se quieren casar, sueñan con realizarse, tener experiencia y no creen que sean “solteronas” porque a los 20 y algo no ha encontrado al amor de su vida. Ya no vives la ilusión de que todo es boda, casa e hijos. Estoy orgullosa por los cambios, por supuesto.

    Lo peor que le puede pasar a la que no se haga “la bruta”… Puede pasar que se embarque en tener una familia y luego sentir frustración porque no logró algo más que quería, o al revés, puede sólo enfocarse en lo profesional y luego darse cuenta que ansía una familia.

    Una mujer que se haga la bruta no significa que no se enamore o que no trabaje, cada quien sabe lo que quiere de su vida. El ideal es que sea independiente, que separe las dinámicas en su vida y viva cada una intensamente.

    De joven querías ser diseñadora, terminaste en el periodismo… y así muchas cosas no salen como uno lo planea. ¿Qué tan diferente ha sido todo de lo que planeaste?

    No tan diferente, porque ni el qué, ni el cómo lo he diseñado yo, sino la vida misma. Creo en el mantenerse abierto a lo que te toque, lo positivo y lo negativo; creo en agradecer por todo y poner mucha pasión en lo que se esté haciendo… Si hay corazón pues uno no se arrepiente.

    Tu fortaleza: Mi sentido del humor agudo y negro. Es un código totalmente distinto, los estadounidense utilizan mucho el humor negro y no es malo, es sólo un modo distinto de ver y decir las cosas. Cuando digo las cosas, aún sea con humor, lo digo porque tengo convicción en eso y lo creo.

    Tu debilidad: Escoger escribir con humor. A veces pienso “¿Cómo hubiese sido todo si hubiese hecho novelas, algo más ‘serio’?” Pero el humor es lo que me gusta, aunque a veces tenga dudas sobre cómo hubiese sido la experiencia.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorSiguen disturbios por diversos reclamos en comunidades del Cibao
    Noticia siguienteMaría Montez, los 100 años de una estrella