El musical sobre Jhonny Ventura ya está en ensayos

    Vimos en el musical “Esperanza”, de Isadora Bruno, cómo la música de Juan Luis Guerra servía de cordón umbilical para desarrollar una historia de amor que ganó tanto ovaciones por su originalidad como por su favorable puesta en escena.

    El turno ahora es para el cantante Johnny Ventura, esa leyenda viva del merengue que se resiste a dejar los escenarios y que el público insiste en que se mantenga vigente, tocando, intentado bailar como lo hacía en sus años de inicio, por allá por el 1964. La idea se le ocurrió al actor y dramaturgo Antonio Melenciano, quien le planteó el proyecto al propio merenguero, la cual generó entusiasmo y aprobación tanto por el intérprete de “Pitaste” como de sus familiares cercanos.

    Intercambio de ideas

    Ya con el visto bueno del homenajeado, Melenciano echó a andar la imaginación, se lanzó al proceso de escritura y fue compartiendo con Johnny Ventura cómo iba la preparación de este musical que aún no tiene escenario, pero va viento en popa en su fase de ensayos, según explicó el propio Melenciano a elCaribe en una conversación telefónica hace unos días.

    “El hecho que quieran hacer un musical sobre mi vida es un altísimo honor que agradezco infinitamente. Creo que de mi vida podría hacerse hasta una serie, por las tantas vertientes, ya que he sido una persona muy inquieta”, comentó Ventura en una nota enviada a esta redacción por los productores del show.

    Melenciano considera que el montaje de este musical es “una aventura de un ser humano que es familiar para cada uno de nosotros, que crecimos escuchando su música contagiosa, viéndolo en la TV y dejándonos seducir por sus encantos naturales”.

    Un proyecto soñado por Antonio Melenciano

    Todo empezó a cuajar un día en que Antonio Melenciano coincidió en Bellas Artes en una función del musical “I Love RD”. En esa reunión fortuita, el reconocido actor teatral le manifestó a Johnny su “gran deseo de hacer un musical sobre su vida, y él generosamente me atendió en su casa, como el caballero que es, y ahí empezaron nuestras conversaciones”.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorNi ahora, ni mañana...
    Noticia siguienteAdorna las paredes con fotografías familiares