Riesgo de cardiopatías congénitas en la niñez

    El hecho de que el 25% de los niños que padecen cardiopatías congénitas presentan malformación en otros órganos, agrava la situación, lo que combinado con lo costoso de los tratamientos y con la estrechez económica de sus familias se convierte en una bomba de tiempo.

    De acuerdo con la presidenta del Consejo de Cardiología Pediátrica  de la Sociedad de Cardiología, Janet Toribio, esas afecciones son el problema cardiológico más importante en la niñez, no solo por su frecuencia sino por su gravedad. El soplo es el principal motivo de consulta.

    Indica que del promedio de 900 niños que nacen al año con una anomalía, cerca de la mitad será sintomática durante el primer año y la mayor parte requerirá de una cirugía correctora o paliativa.

     “Una cardiopatía congénita no diagnosticada, ni tratada, siempre es algo serio, y a diferencia de lo que ocurre con otros órganos, con un corazón enfermo la situación clínica de los niños pequeños, en especial de los recién nacidos, cambia rápidamente pudiendo ser grave en pocas horas o días”, explica.

    Que su hijo sea paciente cardíaco es motivo de preocupación para los padres, sobre todo, cuando son de escasos recursos. Aunque hay organizaciones que se dedican a realizar jornadas quirúrgicas gratuitas, la cantidad de niños atendidos al año queda muy por debajo de los que necesitan el procedimiento.

    El tema se tratará en  la celebración del 50 aniversario de la Sociedad de Cardiología, del 9 al 13 de abril,   y del Simposio Internacional de Cardiología  los días 12 y 13, dedicado al doctor Mariano Defilló.

    Toribio advierte sobre factores que pueden incidir en las cardiopatías congénitas. Cita  la ingesta de alcohol y de otras drogas durante el embarazo, las infecciones virales, sobre todo, durante el primer trimestre de  gestación,  la  diabetes y el lupus eritematoso.

    Dice que hay más de 50 tipos de lesiones, que con frecuencia se combinan en un mismo niño y ciertos nombres de cardiopatías engloban realmente varias anomalías, como es el caso de la Tetralogía de Fallot. No existe, sin embargo, necesariamente, una relación directa entre el número de lesiones asociadas y la gravedad del caso.

     

    Preocupante

    La situación es más preocupante cuando en un mismo hogar hay más de un miembro afectado, lo que ocurre porque un matrimonio con un primer hijo con cardiopatía congénita, tiene una probabilidad aproximada de un 3%  de que un segundo nazca  cardiópata.

    Ese panorama se complica cuando además está de por medio el síndrome de Down, cerca del 45% de los  niños con esa patología  padece alguna malformación cardíaca, lo que puede reducir significativamente su promedio de vida.

    Toribio precisa que no todas las cardiopatías aunque sean congénitas, existen al momento del nacimiento, que algunas se manifiestan días, semanas, meses o incluso años después, no obstante “su origen es también congénito, pues al nacer existía ya la tendencia o predisposición a que se generara posteriormente esa cardiopatía. 

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anteriorMás que un simple beso de enamorados
    Noticia siguienteAmbulancia del Cesfront detenida con ilegales