Jueces se reservan el fallo en el caso de Affe Gutiérrez

    La Tercera Sala Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional se reservó el fallo en el caso que se le sigue a Affe Gutiérrez Gil, esposo de la comunicadora Sara Pepén, y a su padre Rafael Gutiérrez por el asesinato de un menor.

    Ambos están acusados de asesinar al menor Webster Junior Solís en junio de 2005.

    Los magistrados Manuel Bonelli, Nancy Joaquín y Doris Pujols fijaron la fecha de lectura de la sentencia para próximo 4 de abril, a las 11:00 de la mañana.

    Los magistrados tomaron la decisión luego de escuchar los alegatos de ambas partes y de escuchar los testimonios de las partes, tanto de la víctima como de los imputados.

    Al hacer uso de su defensa material, el imputado Rafael Gutiérrez se limitó a decir que solo quería justicia por el caso que se le sigue.

    De su lado, su hijo Affe explicó que luego de salir de prisión hizo una investigación de todo lo que le había sucedido y de quienes estaban confabulados en su contra.

    Explicó que durante su investigación salió a relucir que muchas de las personas vinculadas en su cao y de los testigos que fueron presentados, con personas con fichas en la Policía y con procesos pendientes en la justicia       

     “Todavía no me he recuperado de la sentencia de la Suprema  Corte de Justicia en donde se revocó la decisión que me  descargó”, y que todavía no has notificados de dicha sentencia “porque nunca fuimos convocados”.

    Affe dijo estar asombrado de las dos condenas en su contra y de la forma en que habían procedido los jueces

    “hay una mano poderosa que mueve esto”, señaló, y resaltó  que perdona tanto a la madre y otros familiares del joven asesinado y del cual se le acusa por el daño que le han hecho, así como “al monstruo que está detrás de todo este andamiaje”.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorWill Ferrell, Diego Luna y García Bernal en película western
    Noticia siguienteEl lado “locamente talentoso” de la bipolaridad