Sombra aquí, sombra allá...

    Nos confiesa que desde pequeña pintaba y dibujaba, coleccionaba sus dibujos y todos los días 15 y 30 iba a la oficina de su papá a venderlos a los empleados que iban a cobrar. Tomó durante nueve años clases de pintura para luego, cuando entró a la universidad, cambiar los pinceles por brochas y el óleo por maquillaje... y surgió Anamía Make Up Artist.

    "Desde pequeña veía a mis hermanas maquillarse cada noche cuando iban a salir, me quedaba embelesada observando cada paso de su rutina, luego cuando empecé a salir a fiestas y discotecas le pedía a mi hermana mayor que me maquillara y así fui aprendiendo todas sus técnicas hasta que más adelante me convertí en la maquilladora de mis mejores amigas y poco a poco he ido evolucionando", cuenta Anamía, quien es una nueva promesa en el maquillaje.

    Se inspira en... "Antes de iniciar cada maquillaje hago una pequeña oración en silencio pidiendo a Dios que a la cliente le guste y no se lave la cara cuando acabe (risas). Luego que empiezo me olvido de todo y trato de hacer lo mejor posible. La mayor satisfacción que recibo es cuando termino y al verse en el espejo sonríe".

    Sus metas... Realmente estoy en un momento de mi vida en el que tengo muchas metas y sueños que espero poder cumplir con mucha dedicación y esfuerzo. Acabo de finalizar mis estudios en UNIBE en la carrera Comunicación Publicitaria. Si Dios me lo permite a mediados de año iré NYC a coger un curso de maquillaje en la escuela Make Up Designory en Soho y luego ya será una sorpresa para todos los proyectos nuevos que tendré en el mundo del maquillaje", dice.

    Puedes ver más de ella y su trabajo en su página de Facebook.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anteriorPiezas claves del arte dominicano
    Noticia siguienteNúñez llega “íntimamente” a su décimo aniversario