TSE inicia trabajos desde la estrechez

    El TSE comenzó a funcionar con una lista de 10 audiencias. El PRD y el PRSC presentaron quejas por juntas municipales. En su primer día de audiencia, y en un ambiente de estrechez e incomodidades administrativas, el Tribunal Superior Electoral (TSE) aplazó para el miércoles 1 de febrero el conocimiento de tres demandas de recurso de amparo interpuestas por dirigentes del Partido Revolucionario Independiente (PRI) contra acciones de Trajano Santana y otros altos directivos de la organización.

    En la jornada de trabajo, que se agotó en el salón de usos múltiples de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), el pleno del TSE también aplazó para la misma fecha el recurso con que un grupo de dirigentes del Partido Cívico Renovador (PCR) piden la anulación de la alianza electoral de esa entidad con el candidato a la presidencia del  Partido de la Liberación Dominicana (PLD),  Danilo Medina.

    Los demandantes Mariano Madé, Eugenio Matos, Amalio Pinales Puello, Antonio Almodóvar Haché, Víctor Peralta, Manuel Ysauro Rivas, Vicente Báez, Euclides Rojas e Isidro Araujo  aseguran que el presidente del PCR, Jorge Radhamés Zorrilla Ozuna, firmó el convenio en una asamblea que no incluyó sus opiniones como dirigentes de la fuerza política.

    El sector del PRI que pide el desconocimiento de Trajano Santana como presidente del partido está encabezado por Julio Jiménez y, además, reclama que la Junta Central Electoral (JCE) congele los fondos que entrega actualmente a la organización de bandera verde.

    Jiménez y Santana estuvieron presentes durante las audiencias presididas por el juez Mariano Rodríguez, quien actuó en compañía de los titulares John Guilliani, Mabel Féliz, José Manuel Hernández Peguero y Marino Mendoza. Ayer el pleno del TSE emitió su primera resolución, concerniente a los parámetros de vestimenta que seguirán los jueces y abogados de la corte.

    Dificultades en las primeras audiencias

    Las primeras audiencias del TSE se vieron afectadas en varias ocasiones por ruidos de voces y teléfonos celulares. La estrechez del salón de reuniones de la Suprema Corte limitó el trabajo de los medios de comunicación.

    Delegados de los partidos políticos se quejaron porque no pudieron encontrar sillas para sentarse, porque estaban ocupadas por seguidores del PRI.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorAcroarte responde a la queja de Marcel
    Noticia siguienteEl país se prepara para vivir su carnaval