En España, los noticieros no podrán ser patrocinados

    El conjunto de programas españoles considerados informativos; es decir, telediarios, espacios de investigación, reportajes... no podrán ser patrocinados. Este es el punto más destacado, y posiblemente más controvertido para las cadenas comerciales, del reglamento de desarrollo de la Ley General de la Comunicación Audiovisual aprobado en ese país desde 2010, pero que entrará en vigencia este 7 de enero del estrenado 2012. De ese modo, nada que tenga que ver con “informativo” podrá tener ningún tipo de publicidad.

    De igual forma, ese reglamento establece que los patrocinios que inciten a la compra –sí, esos que los presentadores motivan a comprar o a usar ropa de tal tienda durante el programa- solo podrán durar 10 segundos y no podrán rebasar los 3 minutos por cada hora de programación; claro, eso solo en espacios que no sean noticiosos.

    Además, las cadenas solo pueden dar 12 minutos de comerciales por cada hora; contrario a lo que vive la televisión dominicana de que en un programa de una hora, 45 minutos son de comerciales y los 15 restantes de programa.

    En cuanto a la autopromoción –es decir, a los anuncios del mismo canal-  esa ley  establece para este tipo de anuncios un límite de 5 minutos por hora.

    Por otro lado, según apunta la agencia Europa Press, el reglamento trata el tema de las emisiones de publicidad durante retransmisiones deportivas; y permite emitir anuncios publicitarios aislados cuando el acontecimiento se encuentre detenido.  Es decir, nada de dejar de lado la narración del juego por mencionar una marca. Mientras el juego esté avanzando sí se puede poner publicidad mediante sobreimpresiones que no ocupen más de una quinta parte de la pantalla (nada de un muñequito bailando mientras le tapa la cara al jugador), pero debe seguir el audio de la retransmisión. 

    ¿Qué les parece?... Igualito que aquí... ¿No?

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorLo natural y sus bondades
    Noticia siguienteSe cierra para siempre el lente de Eve Arnold