Empresarios dicen sector productivo no soporta alza luz

    El Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) advirtió ayer que un alza de 18% en la factura eléctrica impactaría fuertemente en la economía popular y en los costos del aparato productivo nacional. El Conep dejó claro que el país no puede darse el lujo de recibir un aumento del nivel sugerido por el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero que tampoco puede romper el acuerdo que tiene con ese organismo externo.

    El presidente del Conep, Manuel Diez Cabral, planteó que cualquier solución que se busque al problema debe ser sobre la base de conversaciones con el FMI, porque el acuerdo con el organismo debe cumplirse y llegar hasta el final.

    “Tenemos que trabajar para que no se rompa el convenio con el Fondo, pero tampoco podemos darnos un aumento del 18% de un solo golpe a la tarifa eléctrica, porque eso sería contraproducente en estos momentos”, dijo Diez Cabral.

    El dirigente empresarial se refirió al tema ante la insistencia de los periodistas que acudieron a la apertura de la Cuarta Convención Nacional Empresarial, organizada por el Conep, que esta vez tiene el lema “Rompamos la inercia”.

    Con ese evento los empresarios buscan lograr una visión común hacia el futuro en República Dominicana que permita avanzar en áreas como la agricultura, la industria, el turismo y la energía, según explicó la ex presidenta del Conep, Elena Viyella de Paliza, en las palabras introductorias.

    “Quisiéramos que en esta convención trabajemos para lograr un destino turístico más influyente, donde prosperen los hoteles y los restaurantes y todos aquellos que provean bienes y servicios en sus alrededores. También una industria eficiente, respaldada por una oferta energética competitiva y sobre todo un país más solidario, más influyente y más seguro”, dijo Viyella de Paliza.

    La convención tiene tres ejes de discusión y análisis que son: económico, social e institucional.

    La actividad, iniciada ayer en el hotel Meliá, concluye hoy miércoles con la votación de las propuestas en forma de resoluciones y un almuerzo al mediodía con la presencia de los principales candidatos presidenciales.

    Las conclusiones serán presentadas por el presidente del Conep, para que sean tomadas en cuenta en los programas de gobierno de los candidatos.

    Dependencia de capitales

    La empresaria Elena Viyella dijo ayer que “si bien República Dominicana ha mejorado en muchos aspectos, el resto del mundo se ha movido más rápido que nosotros y por ende nos hemos quedado rezagados, especialmente porque dependemos en gran medida de la influencia de capitales para equilibrar las cuentas externas”.

    Sostuvo que es el momento de concentrar la atención en hacer al país más competitivo, de trabajar aunados al sector público, el Congreso, el Gobierno, los partidos, líderes políticos y los sectores sociales para promover empleos sostenibles que creen valor.

    Viyella resaltó que la convención empezó hace tres meses, primero con encuentros regionales en el norte, sur y este del país. Sostuvo que de cara a las elecciones del próximo año existe una gran oportunidad para alinear los intereses de la nación y trabajar unidos el sector público y el privado para construir un futuro promisorio.

    Cada sector tuvo una representación en evento

    La sala del hotel Meliá donde el Conep realiza su convención estuvo bien acoplada en la primera jornada.
    Allí fueron vistos desde temprano los principales líderes de las organizaciones que componen esa institución.

    Participaron entre otros, la Asociación de Hoteles y Turismo, la Cámara Americana de Comercio, la Asociación Dominicana de Zonas Francas, la Confederación Patronal Dominicana, la Asociación de Industriales de Herrera, la Confederación de la Pequeña y la Mediana Empresa.

    Las mesas de trabajo se realizaron a puerta cerrada, es decir, que los periodistas no tuvieron acceso a esa parte.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorDiabéticos ¿por millones?
    Noticia siguienteSe atrevió a soñar