Buscan el secreto de la longevidad en ADN

    George Eberhardt cumplió 107 años el mes pasado y como los científicos están muy interesados en saber cómo ha vivido tanto, va a entregarles una muestra de su ADN.

    Es uno de cien centenarios que participan en un proyecto anunciado el miércoles que examinará a algunos de los ciudadanos más longevos con una de las herramientas científicas más modernas: la secuencia completa del genoma, el desciframiento de toda la colección de ácido desoxirribonucleico en un organismo.

    Llegar por ejemplo a los 105 años “es muy difícil sin tener algunas ventajas genéticas”, afirmó el doctor Thomas Perls, experto en geriatría en la Universidad de Boston.

    Perls ayuda a detectar centenarios para la competencia Archon Genomics X Prize de la Fundación X Prize, más conocida por una competencia de vuelos espaciales, que ofrece un premio de 10 millones de dólares a los investigadores que descifren todo el código de ADN de cien personas mayores de cien años. El certamen juzgará en qué medida esa secuencia es precisa y completa y cuál es su costo.

    El pionero del genoma J. Craig Vender dice que el proyecto es apenas un primer paso para descifrar los secretos genéticos de una vida prolongada y saludable.

    Eberhardt, de 107 años, residente en Chester, Nueva Jersey, jugó y enseñó tenis hasta los 94 años. Dijo que participa en el proyecto porque está interesado en la ciencia y la tecnología. No está claro si sus genes revelarán gran cosa. Nadie más de su numerosa familia alcanzó los cien años y cree que sólo un par llegó a los 90, según dijo en una entrevista telefónica.

    ¿Cuál cree es el secreto de su longevidad? Lo acredita a 70 años de matrimonio con su esposa Marie. Ella en cambio cita el “intenso interés” de su marido “en tantas cosas” durante toda su vida, desde construir radios de pequeño hasta seguir una carrera en investigación electrónica.

    Sin embargo, los científicos creen que hay otros motivos ocultos y quieren usar la secuencia del genoma para investigar.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorMuere John McCarthy, padre de la inteligencia artificial
    Noticia siguienteLos zapatitos me aprietan… y los tacones me matan