10 días más

    La ansiedad que hay en muchos por los resultados de las sesiones del Consejo Nacional de la Magistratura iniciadas ayer han de prolongarse por lo menos por otros 10 días más, en razón de que –tal y como se había adelantado- la reunión inicial llevada a cabo en el Palacio Nacional en la víspera solamente conoció y aprobó los reglamentos para la aplicación de su propia ley orgánica y para la evaluación de los jueces de la Suprema Corte de Justicia, abriendo un compás de espera por el tiempo ya citado para que quienes quieran (entidades, instituciones y hasta personas físicas) presentar candidaturas para la integración de las altas cortes lo hagan por secretaría de la SCJ. Es decir, que vienen 10 días más de nervios, runrunes, cabildeos ¡…y lomotil!

    A unanimidad

    Para los que llevan y traen anotaciones: todas las decisiones adoptadas en la sesión de arranque del CNM fueron adoptadas ¡a unanimidad! pese a que se presentaron a la consideración de los miembros de esa instancia, todos presentes, por iniciativa del Poder Ejecutivo. ¿No querían transparencia..?

    No se sabe

    Hay teóricos que postulan sobre el estado de precariedad de la familia como institución, a causa de la crisis del matrimonio como tal, aunque dicen que “no todo está perdido” a juzgar por la competencia manifiesta y palpable por el trofeo de boda del año entre los enlaces respectivos de Félix Bautista y de Francisco Fernández, nupcias separadas apenas por unos pocos días. A las del senador Bautista acudieron  el presidente Leonel Fernández, funcionarios, colegas, amigos y otros relacionados de los desposados. A las del alcalde de Santo Domingo Norte acudieron Miguel Vargas Maldonado, Peggy Cabral viuda Peña, importantes dirigentes del PRD, funcionarios edilicios del norte del Gran Santo Domingo, amigos y relacionados de ambos novios.

    La nota resaltante en este último enlace fue el trapecista que atado a un riel por el pie izquierdo, parecía volar cruzando el salón para llegar sobre la mesa principal con una espumosa champaña y servirla en las copas de los novios y padrinos, y retirarse tal cual llegó. Eso se llama una boda envipí, perdón, …vip.
    [email protected]

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorEste mes regresa el Circuito de Galerías
    Noticia siguienteBeto y Enrique de Plaza Sésamo: no son gay