Vicente García define su horizonte

    Ganó el Premio Casandra en el 2010 cuando pertenecía al grupo Calor Urbano. Tras su inesperada salida de la banda, decidió marcar distancia y caminar en solitario, encontrando apoyo entusiasta del Todopoderoso Juan Luis Guerra.

    Poco tiempo después, sacó Melodrama, su primer álbum, bajo la sombrilla de la multinacional EMI Latin, y hace poco, bendita fue la luz que iluminó su pujante carrera, cuando el grupo Maná le abría las puertas para que abriera su gira de conciertos por algunas ciudades de Estados Unidos.

    La noche del jueves, Vicente García se presentaba por primera vez, a casa llena, en la sala Máximo Avilés Blonda de Bellas Artes.

    Poquito a poquito (de a mucho, dirían algunos de su clase que en años no han logrado ni un cuarto de todo esto), el ex cantante líder de Calor Urbano ha ido cimentando su propio camino, a un ritmo impensable hasta hace poco.

    Su salida al escenario ocurrió a las 9:45 de la noche, con su cabello rastas y su look de rockero hippie que tiene bien clara su meta.
    Con “Caramelo” prendió el entusiasmo, y después entonó “Bai bai bonita” a punta de su voz peculiar, esa que sube inesperadamente y asume tonos tan melodramáticos como la mayoría de las canciones en su primer disco.

    Vicente García todavía se mueve en escena con timidez, es de poco hablar y cuando lo hizo la noche del jueves, obtuvo como respuestas el chillido de las adolescentes fanatizadas con sus canciones. “Indiferencia”, “Poquito a poquito”, “Yo robo” y “Jameo” mantuvieron en alza el entusiasmo del público.

    Con una banda de ocho músicos, instrumentos que enriquecieron su repertorio (como la flauta, el contrabajo y el piano), García se arriesga y entra en el terreno más peligroso del cantautor: sacar desde las profundidades emocionales el solo --en su caso a piano-- que le permite a un artista marcar distancia de los cantantes promedio.

    Sin embargo, no estuvo a la altura que se espera de quien a pesar de su juventud ya lleva escenarios de fogueo y audiencias que se han contado por miles, cuando le ha tocado ser parte de carteleras compartidas, con un Juan Luis Guerra o con Maná.

    De Guerra, interpretó “Tú”, una canción que no pierde sus bondades en ningún género. “Dos y siete”, “Junto a ti”, “Mientras cae la noche” y “Cómo has logrado” cerraron la segunda mitad del show. Luego llegó el turno de su hit “Mi balcón”, “Me faltabas tú” y cerró la velada con “Agua lluvia”.

    Desde ya, para Vicente todo cuenta. Tuvo éxito en Bellas Artes, ahora solo resta esperar por lo que viene, y el futuro en la música es tan impredecible como la vida misma. Pero el chico va muy bien.

    Un artista con garras

    Vicente García sabe hacia dónde va. Si bien es cierto que ha tenido el espaldarazo que necesita un intérprete en ciernes, también es cierto que tiene el talento para ganarse su espacio, y permanecer en el mercado que siempre está abierto a las buenas tendencias, esa que representa con su música bien producida.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorBéisbol japonés se conmociona por muerte de Hideki Irabu
    Noticia siguienteTrinidad teme accidente aéreo en Guyana afecte turismo