Libertad condicional para Ai Weiwei

    La policía de Pekín ha dejado en libertad bajo fianza al artista y disidente chino Ai Weiwei (Pekín, 1957), según ha informado la agencia oficial de noticias china, Xinhu, debido "a su buena actitud al confesar sus crímenes y a la enfermedad crónica que padece".

    Esto ha sido posible ya que el artista ha manifestado estar dispuesto a pagar los impuestos evadidos, por los cuales fue detenido el pasado 3 de abril en el Aeropuerto Internacional de Pekín, cuando se disponía a volar a Hong Kong. Además se le acusa de destruir de forma intencionada documentos de contabilidad.

    El Ministerio de Exteriores chino ha confirmado que el artista no podrá abandonar su ciudad de residencia, ya que el caso sigue bajo investigacion; por lo que sin el permiso de las instituciones ocupadas del cumplimiento de la ley, no podrá salir. Esta situación puede durar según la ley hasta 12 meses, y deberá responder a las citaciones judiciales a tiempo.

    Por su parte, la esposa del artista, Lu Qing, considera una broma las acusaciones contra su marido.

    El artista de 53 años, quien sufre hipertensión y diabetes, ha asegurado a las puertas de su estudio que se encuentra bien de salud, pero ha explicado que no podía decir más. A éste siempre se le ha considerado un crítico con el Gobierno chino. "La sociedad china actual no tiene moral, juicio propio, y la gente no está acostumbrada a asumir su responsabilidad", ha llegado a afirmar.

    Se desconoce la situación de los ocho empleados que también fueron arrestados con Ai Weiwei.

    Su estilo. Su carrera está basada en el arte conceptual y los ready mades, bajo la influencia de la obra de Andy Warhol y Marcel Duchamp, de los cuales siempre se ha declarado admirador. En sus obras no falta la crítica social o histórica: por ejemplo, rompió un jarrón de la dinastía Han de 2.000 años de antigüedad para “liberarse” de la tradición cultural, o “reconvierte” piezas de mobiliario de la dinastía Ming en muebles sin lógica.

     

     

     

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorLugar evaluado: restaurante Gallo Pinto
    Noticia siguienteMínimo loca, pero millonaria: Hughette Clark