Una demanda federal por una cuenta de Twitter

    Cuando Adorian Deck estaba enfermo en casa y no podía ir a la secundaria se entretuvo igual que numerosos adolescentes en los últimos años abriendo una cuenta en Twitter. Pero a diferencia de otros chicos, su cuenta se convirtió en una sensación.

    Deck, que está en Twitter como @OMGFacts, escribía un poco de chismes sobre celebridades y datos interesantes, aunque extraños. En menos de un año tenía más de 300.000 seguidores.

    Ahora, con 17 años, está demandando a un socio comercial que le prometió que impulsaría OMG Facts, pero que terminó por engañarlo para que entregara los derechos de su creación, dice el adolescente de California.

    Para ambas partes la disputa no depende tanto de quién puede ser el dueño de los más de 5.500 tweets que tiene la cuenta @OMGFacts sino de quién tiene los derechos de la marca OMG Facts que podría volverse bastante lucrativa.

    Emerson Spartz, de 24 años, el acusado en el caso, rechazó hacer declaraciones al respecto de la demanda por el proceso que lleva, pero dijo que OMG Facts no podría ser tan popular si no fuera por sus esfuerzos.

    Spartz llamó la atención de los medios como fundador de mugglenet.com, uno de los sitios más populares de aficionados a Harry Potter, que comenzó cuando él tenía apenas 12 años. Después comenzó Spartz Inc., una compañía de medios e internet que supervisa una red de sitios destinados a jóvenes.

    Spartz dijo que desde que se asoció con Deck en febrero de 2010, Spartz Inc. creó un sitio popular de OMG Facts, desarrolló un canal de YouTube con muchas subscripciones e investigó y escribió casi cada tweet en @OMGFacts.

    "Deck casi no ha levantado un dedo en gran parte del crecimiento de OMG Facts, pero la gente le ha dicho que es un genio desde hace tanto tiempo que está comenzando a creerlo", dijo Spartz.

    Desde que Spartz se involucró en el sitio @OMGFacts pasó de menos de 400.000 seguidores a casi 1,9 millones, convirtiéndose en el sitio con el puesto 126 de los más populares entre más de 200 millones de usuarios de Twitter, según estadísticas de la misma red.

    La página de @OMGFacts está debajo del músico haitiano Wyclef Jean y por encima del actor Peter Facinelli, de las películas de Twilight.

    Una gran cantidad de seguidores en el Twitter puede alimentar algo más que los egos, también pueden ser beneficiosos para las cuentas de banco. Los tweeteadores más populares como Kim Kardashian (7,4 millones de seguidores) pueden cobrar hasta 10.000 dólares por tweet para recomendar un producto.

    Las leyes también han reconocido el poder de un tweet y La Comisión Federal de Comercio requiere que los blogueros, incluyendo los usuarios de Twitter, revelen si les pagan para recomendar productos.

    La mezcla de tweets, dinero y la ley puede llevar a asuntos muy complejos. El rapero 50 Cent (4,5 millones de seguidores) publicó en enero un elogio a una empresa con valores muy especulativos, conocidas como Penny Stock, en la que él tenía dinero. Tras el mensaje del rapero, las acciones de H & H Imports Inc. se dispararon. El asunto llevó a que surgieran rumores de que la Comisión de Valores y Cambio podría investigar la empresa, pero no se confirmó esta pesquisa.

    Además de las posibilidades de la influencia de Twitter para llegar a líos legales, el caso de OMG Facts subraya una cuestión complicada sobre quién puede reclamar la propiedad de un tweet.

    Como los tweets son tan cortos puede ser difícil escribirlos de una forma que les proporcione la protección total de los derechos de autor, dijo Eric Goldman, profesor de derecho sobre propiedad intelectual e internet en la Escuela de Derecho de Santa Clara.

    Además, Twitter incluye un botón para "retweetear" o volver a publicar el tweet de otro usuario en tu propia página, lo que podría implicar un reciclaje del material de otras personas.

    En cuanto a las colecciones de tweets o la marca de identidad, la ley es más complicada, como en el caso de OMG Facts.

    La demanda presentada por Deck sostiene que el contrato que firmó con Spartz buscaba sacar provecho y engañar al adolescente para que entregara sus derechos sobre la marca sin darse cuenta de lo que estaba haciendo. Mientras Spartz dice que la madre de Deck firmó el contrato como su tutora y que Deck busca simplemente explotar el trabajo de Spartz Inc. para obtener una ganancia rápida.

    Quizá lo único que queda claro es que la ley corre para tratar de evolucionar al paso de los sitos de socialización.

    "Hemos tenido 600 años para desarrollar reglas sobre los libros", dijo Goldman. "Hemos tenido menos de cinco años para descubrir cómo aplicar esas reglas a los tweets."

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorSe celebrará el primer congreso de redes sociales
    Noticia siguiente"Sed", el debut de Danza Contemporánea