Hombres gordos transmiten a sus hijos el gen de la obesidad

464
Para evitar tener hijos obesos es necesario que el padre cuide su dieta.

Diversos estudios han mostrado que la obesidad tiene un alto componente genético y que los hijos de padres obesos tienen mayor riesgo de serlo en el futuro.

Que la obesidad puede ser hereditaria se sospecha ya desde hace unos años. De hecho, en 2014 un estudio en el que participaron investigadores del Hospital Germans Trias i Pujol permitió entender por qué hay gente obesa y cómo afecta directamente la dieta de los progenitores. Ahora, una nueva investigación vuelve a apuntar en la misma dirección.

Un estudio reciente liderado por el profesor Romain Barrés, de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, sostiene que la dieta podría provocar un cambio de comportamiento en los padres antes de la concepción. “Y es que si las mujeres deben cuidar de su salud durante su embarazo, es decir, que no beban alcohol, eviten la contaminación, etc., estas recomendaciones también deberían hacerse a los hombres”, explicó el investigador.

El estudio sostiene que la dieta de un padre obeso cambia la composición molecular de los espermatozoides. Estos cambios, que se dan en sus moléculas de microARN, podrían programar el embrión para la obesidad o la enfermedad metabólica más tarde en la vida.

Aunque los padres transmiten la obesidad tanto a hijas como a hijos, las primeras son las más perjudicadas, ya que ellas tienen un incremento de 67% en su grasa corporal en proporción al peso de su cuerpo. Eso casi no se da en los hijos. Ahora, tanto hijos como hijas tienen un desorden metabólico similar a la diabetes tipo 2, que se hace más evidente, a temprana edad.

La investigación también se extendió a la segunda generación de la descendencia (los nietos), que mostró signos de trastornos metabólicos y obesidad, aunque no tan severamente como en la primera generación. De hecho, la proporción de grasa de los nietos llegó a 24% respecto de su peso corporal. La salud de la madre antes, durante y después del embarazo puede tener un impacto en la salud de su hijo, pero la salud de su padre durante este período es a menudo pasada por alto.