Uso de los emojis determina rasgos de la personalidad

240
La cara con lágrimas de alegría es el emoji más usado en todo el mundo.

Los emojis que utilizamos a lo largo del día en WhatsApp o en las redes sociales nos ayudan a expresarnos y a transmitir mejor nuestros sentimientos. Pero, además, estos símbolos son capaces de mostrar rasgos de nuestra personalidad.

Durante las interacciones cara a cara, son esenciales las señales verbales y no verbales, como movimientos faciales, tono de voz y movimientos de manos, son importantes para entender el significado de lo que estamos comunicando.

Los investigadores creen que los emojis y emoticonos se emplean de manera similar como ayudas visuales para aclarar y entender un mensaje.

En la actualidad existen diversos estudios que confirman la utilidad de los emojis. Dichas investigaciones suelen centrar sus análisis en dos perspectivas distintas: Las intenciones detrás de quién envía los emoticonos y cómo los destinatarios los perciben. Porque aunque te cueste creerlo, el 25% de los emojis se malinterpretan.

El emoticono que representa a una cara sonriente con la boca abierta y los ojos cerrados es de hecho el que más lleva a confusión. El 44% de los participantes en un estudio de la Universidad de Minnesota aseguraron que significaba algo negativo, frente al 54% que lo vio como positivo. Pero unos investigadores de la Universidad de Rochester (2017) fueron un paso más allá y analizaron la relación entre el uso de los emoticonos y la personalidad.

En su investigación analizaron 1.130 millones de ´tuits´ de 352.000 usuarios y llegaron a las siguientes conclusiones. Las personas introvertidas son las que utilizan más emoticonos. Esto se debe a que “les gusta más la ambigüedad y no quieren dar mensajes explícitos. Las personas amables tienden a utilizar más los emoticonos con corazones o las caras lanzando besos.

Los emoticonos de sonrisas amplias, guiños o las caras con gestos expresivos están vinculados a las personas más extrovertidas. Por el contrario, las personas emocionalmente inestables suelen utilizar los emoticonos con gestos de exageración, como el rostro con los ojos en blanco o el que llora un mar de lágrimas.