Cómo lograr una decoración veraniega

371
La elección de los colores es importante para darle un toque de frescura a cada espacio de la vivienda.
La luz, los detalles coloridos y las tonalidades naturales son los aliados estrella para una decoración fresca y estival

Todavía no estamos en verano, pero el calor “aprieta”, situación que se convierte en el momento ideal para darle un giro a la decoración del hogar en sus distintas estancias, lo que ayudará a “vestir la vivienda” de una atmósfera fresca y alegre para dar la bienvenida a las elevadas temperaturas.

No se trata de hacer grandes cambios ni de invertir una gran cantidad de dinero, sino de realizar algunos giros decorativos para que la casa se sienta fresca y acogedora.

La primera recomendación será cambiar los tejidos de la casa, y para lograr una casa fresca es importante optar por las telas naturales, con las que conseguirás que la sensación térmica sea mucho menor de la que hay fuera de la casa, además de ser unos tejidos realmente transpirables. Textiles como el algodón o el lino son los más aconsejables para usar durante estos meses de verano. Ambas opciones son perfectas para combatir las altas temperaturas propias de la temporada estival.

El color es uno de los puntos más importantes dentro de este estilo de decoración; de ahí que durante estos meses de verano es recomendable optar por colores neutros y claros relativos a las telas que se usarán para decorar la casa. Con colores claros la casa tendrá un toque fresco que ayudará a combatir las altas temperaturas. Tonalidades como el azul o el verde evocan mucho al verano por lo que se pueden usar en cojines, colchas de cama o cortinas. La combinación con el blanco permitirá disfrutar de una estancia luminosa y fresca en la que descansar tranquilamente.

Otra excelente idea con la para refrescar una determinada estancia de la casa consiste en usar diferentes estampados. Para combatir el calor, se pueden revestir los cojines del sofá con unos textiles estampados con motivos veraniegos como las frutas de temporada. Con dichos motivos se consiguirá romper la monotonía del espacio y darle cierto dinamismo. Aunque las flores son también propias de la primavera en verano, igualmente dan mucho color y alegría a las estancias. Elige aquellas de temporada y que mejor soportan las inclemencias meteorológicas de tu ciudad y disfruta de la naturaleza dentro de tu casa y también en el exterior. El uso de las plantas es un agregado que toda decoración con este estilo debe de tener. Ya sea en la cocina, en la sala, comedor, cuartos y hasta en el baño, las plantas deben ser una de las protagonistas de la decoración veraniega
Los materiales naturales, desde la madera a las fibras, son también muy recurrentes en esta época del año. También, materiales como la madera, el bambú o el mimbre son muy impleados durante esta temporada. Una madera que se suele usar en la decoración veraniega es la teca, sobre todo en el mobiliario.

En cuanto a los detalles, añade objetos decorativos a las estanterías. En esta temporada encontrarás un “montón” de artículos de decoración con motivos marinos, como estrellas de mar, corales y conchas, incluso velas con esta temática. Pequeñas cosas harán de una estantería típica y aburrida un lugar que aporte estilo al resto de la estancia.