“Me siento orgulloso de dirigir el destino de Baní”

1638
Nelson Camilo Landestoy lleva más de dos décadas de ejercicio político en el Partido Revolucionario Dominicano (PRD).
La gestión de Landestoy en la Alcaldía ha sido reconocida por el Sistema de Monitoreo de la Administración Pública en varias ocasiones

Por casi dos décadas Nelson Camilo Landestoy ha sido alcalde del municipio de Baní, posición de la que dice ha sido una de las experiencias más gratificantes de su vida. Desde muy joven sintió el llamado del servicio, llegando a dirigir varias organizaciones comunitarias y a ser un activo dirigente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

Su infancia transcurrió entre Nizao y Baní, dos comunidades muy diferentes, pero que guardan en común algo muy importante para él: el amor de su familia. Sin embargo, para él, Nizao representó más en su vida que el municipio cabecera de la provincia Peravia, ya que era la comunidad donde prefería pasar sus vacaciones al lado de sus abuelos.

En su juventud también estuvo ligado al deporte, llegando a ser presidente de la Asociación de Béisbol de Baní, cuando apenas tenía 19 años, y a formar parte de varios grupos deportivos, como “La Famosa”, en el cual también logró destacarse.

Landestoy, quien tiene 23 años en diversos puestos públicos, afirma que su carrera profesional es ser alcalde, la trayectoria que más enseñanza le ha dejado, pero confiesa que pese a sus intenciones de ofrecerle más apoyo a la provincia, el incumplimiento de la Ley 166-03 de Ingresos Municipales es una barrera, ya que la Alcaldía recibe menos recursos de lo que por ley está estipulado.

1. De Nizao
Nací en el municipio de Nizao, un 21 de noviembre del 1949, y llegué a Baní a los 6 años. Mis padres fueron Aida Guerrero y Rafael Camilo Landestoy, ambos fallecidos. Tengo 17 hermanos. Recuerdo que en unas vacaciones no me querían dejar ir a Nizao, y yo me fui a pie; siendo un niño recorrí todos esos kilómetros, porque realmente me gustaba mucho pasar mis vacaciones allí. Aunque el estilo de ambos municipios era diferente, tenían para mí algo muy parecido, ya que mis abuelos tenían ganado en Nizao, y mis padres también tenían vacas en Baní. Pero me sentía más cómodo con mis abuelos”.

2. Estudios y trabajos
Comencé a estudiar en Nizao a los 6 años, y después vine a Baní para seguir mis estudios primarios en la Escuela Canadá. Luego, pasé a la secundaria en el Liceo Francisco Gregorio Billini. Cuando terminé ahí ingresé a la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde hice el Colegio Universitario, que eran dos años, pero por asuntos de trabajo tuve que abandonarlo. Conseguí empleo en Empresas E. León Jimenes, aunque luego me inscribí en APEC a estudiar Administración de Empresas, donde llegué casi a terminar la carrera. Trabajar en ese momento fue provechoso para mí, porque recuerdo que me mandaron a Barahona cuando todavía era promotor, y tras tres meses me ascendieron a vendedor, a los 9 meses me hicieron supervisor, y comencé una carrera ascendente en las empresas privadas. En E. León Jimenes duré 19 años”.

3. Experiencia laboral
Trabajé también un tiempo como gerente de Ventas en Brugal, donde además fui representante de la región Sur, lo que significó un momento muy favorable para mi futuro, porque aprendí a trabajar con diferentes tipos de personas, ya que tenía que ir a bares y cabarets, justo donde el consumo de alcohol era masivo. Tenía alrededor de 50 empleados bajo mi dependencia, fue como una universidad”.

4. Trayectoria en el deporte
Cuando era joven también fui dirigente deportivo, etapa en la que alcancé varios logros importantes. Recuerdo nuestro equipo “La Famosa”; primero, pequeña liga juvenil, y luego amateur. Por varios años la empresa Peravia Industrial nos patrocinaba con su producto. De ahí terminé esa etapa, y luego fui presidente de nuestra Asociación de Béisbol, cuando tan solo tenía 19 años. Yo era el más joven del país al frente de una organización como esa. Los fines de semana estaba involucrado en clubes y dirigiendo equipos juveniles, pero cada vez tenía menos tiempo, ya que a la vez me veía con la necesidad de trabajar. Algo que no voy a olvidar relacionado con esa etapa del deporte fue que encabecé la reconstrucción del play de softball del municipio, después de los huracanes David y Federico. Ese play se hizo muy famoso, ya que alcanzamos muchos logros, a tal punto que Baní era una de las tres provincias del país con mayor calidad en softball. Desde que estaba trabajando siempre estuve dándoles apoyo a los clubes, y los incentivaba a ser deportistas. Creo que eso influyó mucho para que yo pudiera alcanzar posición en la política”.

5. Aspiraciones políticas
A finales de los 90 me dediqué a fortalecer mi papel como dirigente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), cuando ganó el presidente Hipólito Mejía, quien me ofreció la gobernación provincial, y tuve que salir de la empresa para dedicarme por completo a la labor política . Aunque desde mucho antes tuve contacto con la política como dirigente, la ejercía con limitaciones por el empleo. Duré dos años con Hipólito, y en el año 2002 aspiré por el PRD, pero esta vez a la candidatura a síndico, aunque antes de eso había ganado una candidatura a regidor, eso fue en el 1996. Y fui regidor hasta el 2000. Al hacerme gerente de las empresas E. León Jimenes, en el 1998 no pude aspirar, pero sí en el 2002, cuando ya se habían separado las elecciones nacionales de las congresuales y municipales. Siendo gobernador, aspiré a alcalde y desde ese entonces soy alcalde. Cumpliré 17 años en esa posición, pero tuve dos como gobernador y cuatro como regidor”.

6. Reconocido como gobernador
Cuando fui gobernador me reconocieron como “Gobernador Histórico”, ya que transformé nuestro pueblo, con el apoyo indiscutible del gobierno de la época. Asfaltamos varios barrios y comunidades de la provincia, en los dos primeros años. Y no solo eso, sino que construimos varias obras que desarrollaron a la comunidad. Cuando gané como síndico, en el año 2002, fue con un 41%; en el 2006 me postulé y llegamos con un 51%, luego en el 2010 volví a ganar con un 58%, y en el 2016 ganamos con el 60%. Como se nota, fue ascendiendo la participación de la gente votando por nosotros. Soy un alcalde de profesión. A nivel profesional, la labor política es una de mis mayores satisfacciones. Me siento orgulloso de dirigir el destino de Baní”.

7. El valor de la familia
He tenido muchas emociones en esta vida, pero creo que una, sin duda, la supera a todas: la llegada de mi primer hijo, Nelson Camilo Landestoy. Esa alegría que sentí al ver a mi primogénito estuvo muy ligada a que me encantan los niños, y saber que tenía uno me hacía sentir el hombre más privilegiado del mundo. Para mí la familia es lo más importante. Considero que hay que ser buenos padres, ahí radica la unidad familiar. Cuando existe esa consonancia en el seno de la familia, todo se vive con mayor alegría, porque se refleja en sus integrantes”.

8. Su incursión en la ganadería
Fui ganadero, y estaba entre los tres primeros lugares de la región Sur entera en el manejo de vacas. Aquí en Baní hacían un festival lechero, de forma regional, y de 30 trofeos yo me llevaba más de 20. A mí siempre me ha gustado lo bueno, y siempre he trabajado para que las cosas queden bien. Desde luego, uno ha tenido adversidades, pero es tanta la satisfacción de obtener cosas importantes, que yo hasta ignoro los fracasos”.

9. Falta de recursos para labor
Una de las dificultades que he tenido que enfrentar durante muchos años en la gestión política intentando dirigir el destino de este pueblo, es la escasez de dinero. Los ayuntamientos, por ejemplo, recibimos un 2.8% de un 10% que establece la ley. Cada día hay más exigencias por parte de la ciudadanía. Cada día administrar la Alcaldía se incrementa más, el costo de los combustibles, la papelería… son cosas que parecen insignificantes, pero nos enfrentamos a la realidad de que no sabemos cómo hacerle frente con la falta de ingresos. Pero salimos a flote, porque somos un ayuntamiento modelo, según el Sistema de Monitoreo de Gestión Municipal, a nivel nacional. Por mucho tiempo hemos estado en los primeros tres lugares en sus reconocimientos. Somos considerados, además, una de las primeras provincias más limpias de todo el país, gracias a la gestión municipal, pero también al compromiso de todos los banilejos en mejorar las condiciones de su entorno. También, gracias al esfuerzo de los empleados, sin ellos no se puede. Soy la cabeza, pero sin ellos nada es posible”.

10. Devoto y fuerza en la adversidad
Puedo decir que soy un hombre afortunado. Pero, como todos, pasé momentos muy duro. Lo más doloroso fue la pérdida de mi madre en 2005, y la de mi padre en 2007. En esos momentos parece que todo se te ha derrumbado, pero confié en Dios, y eso me dio fuerzas. Soy católico, aunque no voy mucho a la iglesia. Soy devoto de la virgen de Regla, y tuve la suerte que nací el mismo día de la Virgen. Hasta en eso fui afortunado”.

Elección de obras en asambleas comunitarias

“En estos momentos estamos desarrollando el Plan de Desarrollo Municipal, donde están plasmadas las obras de mayor importancia en los próximos 8 años. Si se cumple con eso, nosotros alcanzaremos el estatus verdadero de una gran ciudad. Sin embargo, las precariedades económicas, el incumplimiento de la ley 166-03, eso conlleva a que nosotros estemos escasos de recursos y no podamos hacer las obras prioritarias que verdaderamente necesita nuestro pueblo. Pero a pesar de eso, hemos desarrollado aquí en Baní el presupuesto participativo, que no es más que la participación de la gente en la toma de decisión en cuanto a los recursos que nos llegan. Mediante asamblea comunitaria, se eligen tres obras de ese sector o barrio, y en un cabildo abierto, donde se reúnen todos los delegados, dos hombre o mujeres por cada sector, barrio o comunidad. Luego, se escoge la obra de cada sector en el mes de octubre, que automáticamente se aprueba para el próximo año. Nosotros hacemos 104 asambleas comunitarias, toda una revolución en la cual la gente opina y exige que el dinero que le toque sea invertido sabiamente. 104 pequeñas obras, el desarrollo de todo un pueblo. Alrededor del 55% del dinero de inversión se lo damos a la gente a través del presupuesto participativo, es ahí la dificultad de una obra grande, porque no nos toca dinero para lograrla, pero la gente se siente contenta, y se siente satisfecha porque se le tomó en cuenta. Mientras que una obra grande para el gobierno o para cualquier instancia del poder es importante, para esos sectores pobres ese arreglo de lámparas, contenes, aceras, eso es lo prioritario. Se les cumple, se ve el progreso y se sienten bien”.

Apoyo
“Hemos rescatado las tradiciones deportivas de la provincia. Invertimos en lo que es el deporte y ahora tenemos un torneo de niños, donde participan más de 400 niños, se trata de la Copa Ayuntamiento”.

Privilegiado
“Soy un humilde servidor que dirige una empresa pública, donde me siento comprometido con toda la gente. Alcancé muchos logros en todo este trayecto. Me siento muy agradecido”.

Labor política
Cumpliré 17 años como alcalde, pero tuve dos como gobernador, y cuatro como regidor. Si estoy aquí es porque el pueblo así lo ha querido”

Deporte
Desde que estaba trabajando siempre estuve dándoles apoyo a los clubes, y los incentivaba a ser deportistas”.

Distinción
Cuando fui gobernador me reconocieron como el gobernador histórico, ya que transformé nuestro pueblo con el apoyo indiscutible del gobierno”.

Dolor
Lo más doloroso fue la pérdida de mi madre en 2005, y la de mi padre en 2007. En esos momentos parece que todo se te ha derrumbado”.